10 de enero de 2021 17:58 PM
Imprimir

Tierras en Uruguay : se vendió más que en 2019, y mejoran perspectivas para 2021

En su habitual análisis al cierre del año, y en base a la última información disponible referida a las compra ventas de tierra publicadas por el Instituto Nacional de Colonización, la consultora Agroclaro realizó una nueva evaluación de lo acontecido en la materia, y proyectó una tendencia a la mejora en el negocio para este año nuevo.

Pablo D. Mestre.
El 2020 fue también un año particular en todo lo que refiere a la compraventa de tierras en el país. La pandemia fue la principal protagonista, pero hubo otros asuntos vinculados al negocio agropecuario que también destacaron e incidieron. Faltaron las lluvias en los primeros meses del año y lo mismo está aconteciendo desde primavera hasta estos primeros días del 2021, los ganados no tuvieron los valores que vimos en 2019 y los granos, incluyendo soja, cultivos de invierno y arroz lograron precios que hace tiempo no se registraban”.

De esa forma, el Ing. Agr. Nicolás Clement, uno de los directores de Agroclaro, describió el escenario general del año transcurrido.
“Las ventas ocurridas durante el segundo semestre, indican que se confirma la tendencia alcista, con variaciones según el tipo de campos que se evidenciaba a mediados de 2020, dejando atrás el ciclo de baja que vimos en los últimos años”, explicó.

“Los granos han tenido una importante recuperación, las tasas de interés a nivel mundial vuelven a bajar y las inversiones en tierra recobran demanda. Vemos que los compradores tienen un mejor ánimo que años atrás, probablemente fundada en un escenario a mediano plazo favorable para el negocio”.

Quiénes compran.

Según el Ing. Clement, “en el mercado hay muchos uruguayos con intenciones de comprar, probablemente motivados por la notoria diferencia entre los precios actuales y los registrados años atrás. Vemos además a algunos interesados argentinos, así como a fondos de inversión uruguayos y extranjeros e inversores particulares del exterior”.

En su opinión, “por motivo de la pandemia, se generaron restricciones para el ingreso de extranjeros, lo cual representa una limitante importante en las inversiones en tierra, ya que generalmente los campos se visitan antes de su compra”.

¿Cuál es la tendencia?

“La demanda no es pareja para todo tipo de campos”, aseguró Clement, estableciendo que “tal vez aquellos con alto porcentaje agrícola y forestal son los que tienen más demanda y donde los valores se han incrementado en mayor medida. Se trata de estancias bien ubicadas para este tipo de actividades, con suelos aptos para ello, en zonas con infraestructura suficiente y con distancia cercana a los destinos de la producción”.

Reveló que también “vemos interés, especialmente por uruguayos radicados en Montevideo, por campos que no estén alejados de la capital, que generalmente presentan valores un tanto superiores a campos productivamente similares pero más alejados. Tal vez los campos ganaderos en zonas más extensivas, en el norte y noreste del país, sean las que no han recibido aún una demanda que haya presionado tanto los precios al alza”.

Ventas y perspectivas.
Según los datos del Instituto Nacional de Colonización (INC) en 2019 excluyendo ventas de grandes áreas forestales, se vendieron unas 100 mil hectáreas de tierra; y en 2020 el valor fue aproximadamente un 10% superior, al igual que la cantidad de negocios concretados, que el año pasado alcanzó los 116.

Clement dijo que se observa al 2020 “como un año en el cual hubo muchas operaciones y donde fueron similares la cantidad de ventas para tipos de campo que tienen como principal rubro la ganadería, la agricultura y la forestación”.

Con respecto a las perspectivas, el director de Agroclaro señaló que “existe mucha expectativa depositada en las vacunas para el Coronavirus que permitan mitigar la pandemia. Como ha ocurrido en escenarios similares, esperamos tasas de interés mundial bajas que determinarán aumento del precio de las materias primas y revalorización de activos como la tierra. A nivel global, destacaría el cambio de gobierno en Estados Unidos y la salida del Reino Unido de la Comunidad Económica Europea y los cambios políticos que se generarán”.

Lo que pasó en 2020.

“Nosotros analizamos los distintos negocios y excluimos aquellos que tienen afectaciones que generen desvíos en el valor de mercado del campo, como pueden ser ventas de nuda propiedad, padrones indivisos, etc.”, precisó.

“Del total de ventas publicadas, un 80% lo representan campos agrícolas, ganaderos y forestales distribuidos en forma equitativa; dentro del 20% restante hay campos turísticos, tambos, sucesiones familiares, disolución de sociedades anónimas, etc.”.

Ganaderos.

Agroclaro identificó 34 ventas de campos ganaderos, ubicados principalmente en el norte, centro y noreste del país, que totalizan 38.000 hectáreas. En promedio son establecimientos con 1.120 hectáreas, IC (Índice Coneat) promedio de 93 comercializados a 2.867 US$/Há.

Como referencia pueden citarse 1.784 hectáreas al sur de la ciudad de Artigas, con IC 104 y uso ganadero arrocero, a 2.000 US$/Há. Por otra parte, en la zona de El Eucaliptus, en Paysandú, se adjudicaron mediante remate 3.442 hectáreas, IC 90 a 2.179 US$/Há.
Al sur del río Negro se destacan 1.787 hectáreas, IC 97 ganadero agrícolas ubicadas entre las ciudades de San José y Trinidad vendidas a 3.357 US$/Há y 675 hectáreas en Durazno, entre Carlos Reyles y Paso de los Toros, con suelos de basalto, IC 114 vendidas a 3.187 US$/Há.

Agrícolas.

Hubo casi 26.000 hectáreas vendidas que incluyen 36 campos agrícolas y agrícola ganaderos, localizados en el litoral y centro sur principalmente. En este caso, la escala promedio es de 720 hectáreas, IC 137 a un valor de 5.363 US$/Há.
Como negocios recientes se destaca una fracción de 43 hectáreas, próxima a Nueva Palmira, con suelos Coneat 10 y 11 e índice promedio de 206 vendidas a 9.700 US$/Há.

Se vendieron tres estancias con recursos naturales similares, donde aproximadamente la mitad del área son suelos del grupo 5.02b y la superficie restante suelos de distintos grupos Coneat 10, con precios acordes a la ubicación, escala y uso potencial; corresponde a una estancia de 2.312 hectáreas IC 114 al sur de Trinidad a 4.500 US$/Há; por otra parte 697 hectáreas al norte de Cardona, IC 136 vendidas a 5.142 US$/Há. y por último un establecimiento de 950 hectáreas próximas a Santa Catalina, IC 117 a 6.000 US$/Há.
Al sur de la represa de Palmar, fue vendido un establecimiento de casi 600 hectáreas, con la mayor parte el área destinada a cultivos, con larga historia agrícola y Coneat promedio de 158 a 5.600 US$/Há.

Forestales.

Durante 2020 hubo unos 20 negocios de campos que son considerados con potencial para forestación ubicados mayoritariamente en las zonas este, centro y litoral. Son establecimientos con una escala promedio de 968 hectáreas y que cuentan con suelos de aptitud forestal en la mayor parte del área, con un IC promedio de 80 y un valor de 2.931 US$/Há.

Fueron vendidas 1.003 hectáreas al norte de Cerro Chato, con suelos de prioridad forestal, IC 73 a 3.090 US$/Há y 1.220 hectáreas al este de Batlle y Ordóñez, IC 56 a 2.575 US$/Há.

Como ventas de campos forestal ganaderos, actualmente con plantaciones de Eucaliptus, se destacan 541 hectáreas próximas a Trinidad, vendidas a 3.300 US$/Há y 1.353 hectáreas en la zona de Mariscala, en Lavalleja a 3.518 US$/Há.

Otros.

En el sur, en la cuenca lechera, hubo dos compraventas interesantes; 246 hectáreas IC 111 próximas a la ciudad de San José vendidas a 4.060 US$/Há y 193 hectáreas, IC 135 en 25 de Mayo, departamento de Florida, a 4.800 US$/Há.

En el departamento de Maldonado, sobre la ruta 109 y al sur de Aiguá, se vendieron 2.091 hectáreas de sierra, IC 29 a 1.052 US$/Há.

Al norte de San Carlos, fueron rematados varios padrones separados geográficamente entre sí en el mes de setiembre, cuyas superficies variaban entre 5 y 49 hectáreas, en un rango de precios de entre 5.000 y 10.500 US$/Há.

Fuente: El Pais

Publicidad