13 de enero de 2021 14:00 PM
Imprimir

Bolsonaro pone en crisis al Mercosur, al marginar a la Argentina de la compra de trigo

Eligió priorizar la compra del cereal a Estados Unidos, con la intención explícita de "cortar la dependencia" de Argentina. Scioli lo cuestionó.

El embajador argentino en Brasil, Daniel Scioli, salió vía Twitter a cuestionar al Presidente, Jair Bolsonaro, por la oficialización de las compras de trigo a Estados Unidos en el marco de una política orientada a cortar la dependencia con la Argentina.

“Expreso mi profunda preocupación y rechazo por el Decreto 10.557. A través del mismo se habilitó una cuota de importación mínima, de forma permanente, de 750.000 toneladas anuales de trigo de países fuera del Mercosur”, señaló el embajador argentino.

Cabe mencionar que dicha cuota cuenta con un arancel de importación del 0%. Se trata de un beneficio reservado únicamente a los países del bloque. Hasta 2020 el cupo era de carácter excepcional. “Esto afecta severamente al Mercosur”, aseguró Scioli.

El trigo es uno de los principales productos que exporta la Argentina a Brasil. En la actualidad representa -en valor- el 15% del total de los envíos al vecino país. Scioli conoce el tema ya que la provincia de Buenos Aires produce el 70% del trigo nacional.

En rigor, según pudo averiguar LPO, la resolución que critica Scioli en la que Bolsonaro oficializa la cuota de 750.000 toneladas extra-Mercosur de forma permanente fue firmada el 1 de diciembre pasado por la Secretaría General de Presidencia de Brasil.

Las compras de trigo brasileñas también se harán, aunque en menor medida respecto a Estados Unidos, a países como Canadá, Ucrania y Rusia, que también son grandes productores del cereal a nivel mundial y compiten con la Argentina.

Los especialistas consultados advierten que establecer un cupo de exportación debería pasar por el Mercosur, e incluso, por la Organización Mundial del Comercio (OMC) dado que toda cuota debe ser consensuada con el resto de los países del bloque.

Brasil viene ejecutando una política estratégica comercial a largo plazo para cortar la dependencia casi exclusiva que tiene con la Argentina a partir del 2011 cuando nuestro país restringió las exportaciones del cereal y las cosechas cayeron a mínimos históricos.

Para tener una idea, en 2020 Brasil importó alrededor de 7 millones de toneladas de trigo, de las cuales casi 6 millones (un 84%) las compró en la Argentina por las ventajas competitivas, mientras que el segundo proveedor en volumen fue Paraguay.

En la presente campaña 2020/21 se sembraron en todo el territorio nacional alrededor de 6,5 millones de hectáreas con una cosecha prevista en 17 millones de toneladas con un rinde promedio de 28,2 quintales, según la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA).

Esto quiere decir que este año la Argentina tendrá un saldo exportable de 10 millones de toneladas en función de que el consumo interno ronda las 7 millones de toneladas (siempre y cuando no empiecen a operar nuevamente los registros de exportación).

En el recinto de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) se pagó este lunes por el trigo disponible unos 19.300 pesos por tonelada, al tiempo que hace exactamente un año atrás cotizaba a 10.790 pesos. En el Mercado de Chicago, en tanto, cotiza a 233 dólares. 

Fuente: LPO

Publicidad