19 de enero de 2021 15:17 PM
Imprimir

Precio de la carne: las variables (todas) que influyen

La carne vacuna aumentó, solo en diciembre, 19,9 por ciento, y 74 por ciento durante 2020, el doble que la inflación total del año pasado. En contrapartida, el consumo medio tuvo el registro más bajo de los últimos 60 años. Estos datos se dan en un contexto de repunte de la producción y fuerte aumento […]

La carne vacuna aumentó, solo en diciembre, 19,9 por ciento, y 74 por ciento durante 2020, el doble que la inflación total del año pasado. En contrapartida, el consumo medio tuvo el registro más bajo de los últimos 60 años. Estos datos se dan en un contexto de repunte de la producción y fuerte aumento de las exportaciones, que cerraron el año con un récord que no se observaba desde la década del setenta, según informes privados.
Para completar el panorama –y a diferencia de la carne vacuna–, las menores subas se dieron en el pollo, que aumentó en 2020 un 57,9 por ciento, mientras el cerdo lo hizo en 59,3 por ciento. En ambos casos, más de 15 puntos por debajo de lo que subió la carne de vaca.
Según la Fundación Mediterránea, «desde mediados de la década de los ’70 hasta el presente, nunca habíamos producido ni exportado tanta proteína animal». De hecho, la industria cerró 2020 con una faena anual de más de 14 millones de animales, la cifra más elevada de los últimos 11 años.
El desempeño de los mercados de carnes –sobre todo la vacuna– y las ganancias de sus exportadores se destacaron ante el difícil contexto que debieron atravesar las actividades productivas y la economía en general en un año de pandemia.
La demanda para exportación presiona sobre los precios de la hacienda. Entre marzo y octubre, la demanda de exportación pasó de representar el 25,8% del total al 30,6%. Ese aumento de 5 puntos es mayor al del crecimiento de la faena: hay más oferta de animales, pero la demanda de exportación crece en mayor proporción y entonces queda menos oferta para el mercado interno. Y esa presencia mayor de los exportadores empuja los precios al consumidor local para arriba. Por otra parte, insumos como los granos para engorde aumentaron el año pasado casi el 100%.
Como se ve, y más allá de polémicas domésticas, el control del comercio exterior, la planificación de los encadenamientos productivos y la desconexión entre los precios locales e internacionales quedan aquí como materias de políticas públicas a analizar para resolver estos conflictos.

Publicidad