21 de enero de 2021 11:04 AM
Imprimir

La carne, con otro frente de conflicto: el gremial

La Federación de trabajadores del sector se declaró en alerta y movilización. Denuncia que las empresas no hicieron ofrecimientos concretos de revisión salarial. Desde la industria lo niegan.

La carne quedó en las últimas semanas en el centro de la polémica: el aumento de los cortes vacunos ocurrido en los últimos meses, como corolario de una incesante suba de la hacienda, fue uno de los argumentos esgrimidos por el Gobierno para trabar las exportaciones de maíz, lo que derivó en un cese de comercialización realizado por el campo.

En este marco, ahora surgió un nuevo frente de conflicto dentro de este sector: una desavenencia entre el sindicato que nuclea a los trabajadores y entre los empresarios.

A través de un comunicado, la Federación Gremial del Personal de la Industria de la Carne y sus Derivados, manifestó su “profundo malestar” porque –aseguró– las industrias no hicieron “ningún tipo de ofrecimiento concreto” en el marco de la revisión salarial acordada para esta época del año. 

Por tal motivo, la Federación declaró el “Estado de Alerta y Movilización, instruyendo a cada Filial llevar adelante en todos los establecimientos frigoríficos del sector, las respectivas asambleas informando lo resuelto”.

Según la versión sindical, en agosto la pauta acordada acumulaba un 28 por ciento de incremento y ahora lo que se iba a fijar es la recomposición para los meses que faltan del ciclo (va de abril a marzo): febrero y marzo de 2021.

La otra mirada

En la reunión, los gremialistas buscaron llegar a un acuerdo con representantes de la Asociación de Frigoríficos e Industriales de la Carne (Afic), de las Cámaras de Frigoríficos de Santa Fe y la Argentina (Cafrisa), del Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas (Ceca), de la Cámara de la Industria Cárnica de Entre Ríos (Cicer), de la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales (Fifra) y de la Unión de la Industria Cárnica (Unica).

Una fuente que participó del encuentro, desde el costado empresario, negó las acusaciones gremiales.

“Estamos negociando. La escala está cerrada para enero y ahora resta febrero y marzo. Y la voluntad es reconocer una mejora vinculada a la inflación. Un monto razonable sería entre un dos por ciento y un seis por ciento más para cerrar el ciclo al 31 de marzo”, manifestó el vocero consultado. 

En este contexto, mencionó que la suba acumulada de enero a diciembre no es del 28 por ciento, sino del 42 por ciento, a lo que hay sumar los 4.000 pesos pagados a principios de 2020 por el decreto 14/20202, más otro bono de 3.000 pesos y uno de 10.000 pesos que otorgaron los frigoríficos exportadores. 

“Está muy por encima de una inflación que fue del 35 por ciento”, señaló el industrial. 

Las partes buscarán acercar posiciones el próximo martes 26 de enero. Desde la Federación ya advirtieron que “se analizarán los pasos a seguir de no tener respuesta satisfactoria”. 

Fuente: AgroVoz

Publicidad