24 de enero de 2021 03:17 AM
Imprimir

Uruguay y la fortaleza institucional del sector agropecuario

Presidentes de ARU, Federación Rural, CAF y CNFR hablan sobre los temas que preocupan a todos los productores

Manuela García Pintos

Señales positivas, pero insuficientes son las que ha dado el gobierno al sector agropecuario tras casi un año de haberse hecho cargo del país. Al menos eso es lo que expresaron los presidentes de las principales gremiales agropecuarias de Uruguay, que cuentan con una vasta representatividad en todos los rincones del país.

En diálogo con Rurales El País, Gabriel Capurro, presidente de la Asociación Rural del Uruguay (ARU); Julio Armand Ugón, presidente de la Federación Rural (FR); Pablo Perdomo, presidente de las Cooperativas Agrarias Federadas (CAF); y Fernando López, primer secretario de la Comisión Nacional de Fomento Rural (CNFR), coincidieron en que fue “muy positivo”, el hecho de que las autoridades decidieran congelar el precio del gasoil, aunque sostuvieron que la medida es insuficiente para paliar los costos que debe afrontar el sector.

Sobre el incremento de las demás tarifas públicas, opinaron que, en la medida que eso sea para mejorar la gestión de los entes públicos, acompañan la decisión, aunque no dejaron de remarcar que las tarifas “son muy elevadas” y complican, sobre todo, a la hora de producir.

Tres preguntas: 

1. Impuestos: El gobierno priorizó la reactivación la economía con un moderado ajuste en las tarifas públicas. ¿Qué lectura tiene de la situación?

2. Las autoridades decidieron seguir con los precios congelados del gasoil en señal de apoyo a sectores de la producción y el transporte. ¿Es suficiente?

3. ¿Qué posición tiene su gremial respecto a la modificación de la Ley Forestal?

Gabriel Capurro: “No es tarea del legislador definir qué se puede plantar”

Gabriel Capurro, presidente de la Asociación Rural del Uruguay (ARU), entidad que cuenta con unos 6.000 socios productores, señaló que es positivo, pero insuficiente, que el gobierno no haya aumentado el precio del gasoil, así como también fue radical en manifestar su postura en contra de los cambios a la ley forestal.

Gabriel Capurro, presidente de la ARU. Foto: Gerardo Perez – Archivo El Pais

1.  “Las tarifas públicas son muy altas y son parte importante de los problemas de competitividad que tenemos. El gobierno ha manifestado en reiteradas oportunidades y también previo a las elecciones que tiene el objetivo de lograr una mejora de la gestión de las empresas públicas que permita abatir las tarifas. Entendemos que es el rumbo correcto y esperamos que esa mejora de gestión se produzca lo antes posible y se traslade a una rebaja de tarifas que contribuya a bajar el costo país, el costo de vida de todos los uruguayos y a mejorar la competitividad de los sectores productivos y del sector turístico”.

2. “Consideramos que es una señal positiva, pero no es suficiente. Los precios de los combustibles están muy por encima de los países de la región que son competidores directos en los mercados internacionales. El compromiso es llevar el precio de los combustibles al valor de paridad de importación y nosotros esperamos que ese compromiso se cumpla lo antes posible. Al mismo tiempo somos conscientes de las dificultades del gobierno derivadas de la emergencia sanitaria y la necesidad de contemplar una situación social muy complicada. La situación actual del gobierno se nos representa como un barco que va saliendo del puerto y pone el rumbo correcto y cuando va a acelerar los motores, se desata una tormenta fenomenal lo cual obliga a enlentecer la marcha e incluso tal vez a dar algún rodeo, pero esperamos que manteniendo el rumbo y apenas pase la tormenta se pongan los motores al máximo posible. Esto es bajar el déficit fiscal, bajar el costo país y mejorar la competitividad de los sectores estratégicos de la economía. Nos preocupa la evolución del dólar. Esperamos que no sea utilizado como un instrumento para contener la inflación, error que se ha reiterado en el pasado, que nos ha transformado en un país muy caro para producir y para vivir, poco competitivo y poco atractivo para las inversiones”.

3. “Consideramos que no es una buena ley. Pensamos que no es tarea del legislador definir qué se puede plantar, dónde y hasta qué cantidad de hectáreas se pueden plantar. Entendemos que es un muy mal antecedente, una mala señal que cambia las reglas de juego de acuerdo a la visión del legislador, que no contribuye a atraer inversiones al sector productivo sino todo lo contrario y en definitiva no contribuye al desarrollo del país. Consideramos que la forestación ha tenido una serie de incentivos que han contribuido a su desarrollo y que en la medida que se han mantenido, generan una asimetría importante con los demás sectores productivos lo cual no es bueno desde el punto de vista de una eficiente asignación de recursos. Entendemos que en el corto plazo y para dar el puntapié inicial en el desarrollo de un sector que no existía, como la forestación, se generan una serie de incentivos para iniciar la producción y generar un volumen que permita luego su crecimiento en base a su competitividad genuina. Pero dichos incentivos y exoneraciones, en nuestra opinión, no deberían perpetuarse en el tiempo porque puede suceder que su producción en definitiva sea sostenida por el renunciamiento fiscal de la sociedad y no por su eficiencia y competitividad. Hemos reclamado en forma reiterada que todas las cadenas de producción compitan en las mismas condiciones desde el punto de vista impositivo y lo seguiremos haciendo porque es lo mejor para el desarrollo del país”.

Julio Armand Ugón: “Somos partidarios de la libre competencia”

Julio Armand Ugón, presidente de la Federación Rural del Uruguay. Foto Fernando Ponzetto – Archivo El Pais

Julio Armand Ugón es el presidente de la Federación Rural, entidad que engloba a 52 agremiaciones de todo el país. En diálogo con Rurales El País el productor ganadero oriundo del norte del país fue claro en sus posiciones. En primer lugar, destacó el “buen diálogo” que tienen con el gobierno que está a punto de cumplir un año en su gestión. Luego hizo hincapié en la necesidad de desmonopolizar Ancap y, finalmente, fue conciso al expresar la posición contraria que tiene la Federación Rural sobre una posible modificación de la Ley Forestal. 

1. “Siempre fue común, o normal, el aumento en las tarifas públicas a comienzo de año para cubrir la inflación. Si bien la medida no nos cae muy bien a los productores, entendemos que hay que asumir el costo del Estado y eso algo que hay que tenerlo presente. De todas formas, y si bien tenemos que pagar impuestos como todos los uruguayos, ya sea el BPS o cualquier otro, hemos pedido una prolongación en los pagos y se nos ha dado un mes o 45 días para hacer esos pagos, en modo de prróroga. Es decir, desde la Federación Rural vemos que hay sintonía y, al menos nosotros, mantenemos un buen diálogo con el gobierno”.

2. “En primer lugar te diría que la medida es buena porque no aumentó el precio del gasoil, que es uno de los costos que al campo más le pesa. La Federación Rural siempre fue muy crítica en ese sentido y se lo hicimos saber al presidente Luis Lacalle Pou y a la Comisión de Diputados, porque somos partidarios de la desmonopolización de Ancap. Los precios de los combustibles son elevados también porque, entre otros, tiene la mochila de ALUR, los subsidios del boleto metropolitano y eso, obviamente, encarece el valor del litro de combustible. Por eso, creemos que se tendría que desmonopolizar Ancap. Sacar todas estas cosas para tener un precio del combustible más competitivo. Respecto a los planteos de importación de gasoil, pienso que en la medida que el distribuidor sea Ancap vamos a asumir los costos del ente público y, por lo tanto, vamos a estar en la misma situación que ahora. Por eso, la Federación Rural siempre será partidaria de la libre competencia”.

3. “La Federación Rural tomó posición desde el día uno respecto a este tema. De hecho, hemos solicitado una reunión con la Comisión de Ganadería del Senado porque nuestra posición es totalmente contraria a lo que pretende la modificación de la Ley Forestal. Entendemos que en ella se ataca la propiedad privada y a la libre decisión del productor de cómo llevar a cabo su explotación agropecuaria. Eso es bien claro”.

Pablo Perdomo: “Alternativas de energía y tarifas acordes”

Pablo Perdomo, presidente de las Cooperativas Agrarias Federadas (CAF)

El presidente de las Cooperativas Agrarias Federadas (CAF), Pablo Perdomo -gremial que representa a 10 mil productores- destacó que han habido “señales positivas” para el agro aunque lamentó que las cooperativas agrarias aún no logran acceder a los beneficios fiscales de la Ley de Inversiones”.

1. “El gobierno tomó la decisión de ajustar las tarifas de los servicios públicos, sin embargo se resolvió el congelamiento del precio del gasoil productivo, en pro de la competitividad de los sectores productivos, y esto es una señal relevante para el sector. Consideramos como una señal positiva para el sector que no haya habido un aumento en el precio del gasoil. Desde CAF elaboramos un documento de propuestas al próximo gobierno, presentado en 2019 a los candidatos, e hicimos referencia al tema. Consideramos que el peso actual de los tributos y contribuciones sobre el activo tierra facilita la recaudación, pero impacta negativamente sobre la incorporación de innovaciones y le da mucha mayor rigidez al sistema impositivo en una coyuntura de menor nivel de actividad y mayor incertidumbre, de manera que es fuertemente procíclico. Creemos que se debe reducir el peso relativo que tiene la tributación sobre el activo tierra. Por ejemplo, priorizar la tributación empresarial a través del impuesto a la renta y no con impuestos ‘ciegos’ como son los de la tierra en el sector rural, volviendo a la idea planteada en la Reforma Tributaria de 2007. También consideramos que un Estado pesado como el nuestro necesita ser mas eficiente. La devolución de impuestos a las exportaciones es una herramienta válida para tenerla en cuenta, de hecho para el sector lanero ha sido importante las últimas decisiones tomadas con respecto a este tema. En cuanto a los tributos a nivel de las cooperativas agrarias, persisten asimetrías en relación a otras formas jurídicas, generando menor competitividad: ejemplo, las cooperativas agrarias aún no logran acceder a los beneficios fiscales de la Ley de Inversiones”.

2. “Como hemos mencionado, es una decisión positiva el hecho de no aumentar el precio del gasoil, principal combustible utilizado por el sector productivo y el transporte. Tenemos expectativas de conocer las propuestas de cambios en el esquema para el funcionamiento de toda la cadena de combustibles en Uruguay, que como sabemos es un tema complejo, ya que en Uruguay el precio, se explica casi un 50% por la carga de impuestos. Por último, para las cooperativas agrarias es indispensable contar con alternativas de energía (combustible, gas, electricidad, etc.), y tarifas acordes a las necesidades de competitividad del sector agrario y agroindustrial, es imprescindible. Por otra parte, y por efecto del covid-19, costos de fletes China-Uruguay se multiplicaron por 17 veces en apenas seis meses. El viaje en contenedor de 40 pies que costaba unos US$ 500 en junio de 2020, seis meses después pasó a costar entre US$ 8.100 y 9.100. Este incremento de alrededor de 1.600% es parte de un fenómeno global y no algo exclusivo de esta región”.

3. “La realidad de la cadena forestal ha cambiado en los últimos años, y han habido varias modificaciones en la Ley Forestal original de 1989, a través de decretos. Esto no merece una opinión apresurada, hay empresas que no estaban en ese momento, hay una decisión política de promover la forestación a través de la reducción de impuestos. Esto genera una competencia desleal con otros sectores, sin embargo hay algunas interacciones positivas, por ejemplo el sector ganadero que ha diversificado a través de la producción forestal”.

Fernando López: “Es una buena señal, pero el impacto real es relativo”

Fernando López, primer secretario de la Comisión Nacional de Fomento Rural (CNFR)

El primer secretario de la Comisión Nacional de Fomento Rural (CNFR), Fernando López, coincidió en que las medidas que ha tomado el nuevo gobierno son buenas y tienen buenas intenciones, aunque coincidió que no son suficientes y que su impacto real depende del sector agropecuario. También habló sobre la necesidad de tener medidas complementarias que incluyan a los pequeños productores o productores familiares, como pueden ser una asistencia técnica en tareas de riego. 

1. “Por un lado, creemos que dentro de la situación y la coyuntura económica y de pandemia que atraviesa Uruguay y el mundo, era previsible el ajuste de las tarifas públicas. Si bien se puede entender que fueron de un impacto moderado, se dio en un momento complejo para la situación económica y productiva del sector agropecuario. Además los temas comerciales se han visto aún más agravados por el impacto de la sequía que está pegando muy fuerte en el país”

2. “En primer lugar pienso que es una señal positiva que se no se haya aumentado en este momento y con esta coyuntura económica el principal insumo que mueve a la economía. Sabemos que el gasoil impacta en el sector primario, pero el impacto es directo sobre el sector productivo aunque es muy diverso sobre la explotación. Para nosotros quizás pueda ser un alivio relativo y donde es un componente minoritario, como el ganadero criador, si bien es una buena señal el impacto es bastante menor. Es un buen gesto, pero claramente el impacto real es muy relativo para el sector sobre todo para los pequeños y medianos productores. Es una buena señal, pero el impacto real es relativo. Es algo bueno, pero no es suficiente. La señal del gasoil es interesante, pero pensando en los pequeños productores hay otras medidas que se pueden impulsar como, por ejemplo, el apoyo a la asistencia técnica. Más allá de las líneas de financiamiento que se han anunciado hay otras medidas complementarias como apoyos al riego”.

3. “Desde CNFR es un tema que hemos estado trabajando en la Ley de Urgente Consideración y en la Ley de Presupuesto. Lo tenemos en agenda para comenzar las actividades, hay que analizar para tomar una posición. Reconocemos la expansión de la forestación y la movilización que ha generado en el interior del país, pero hay zonas de conflicto o competencia que van contra el desarrollo de la producción familiar. Hay que debatirlo. No tenemos una posición definida; compartimos que se ponga sobre la mesa y creemos que el mejor ámbito para discutirlo es el Parlamento”.

Fuente: El Pais

Publicidad