26 de enero de 2021 09:55 AM
Imprimir

Vitivinicultores alertan sobre el futuro de la producción

CompartiremailFacebookTwitterLos productores de uva destinada a la vitivinicultura en Mendoza hicieron público un reclamo de larga data para corregir diversas variables que atentan contra la competitividad del sector. En primer lugar, explican que los productores son tomadores de precio, esto es, deben aceptar el precio que ofrecen las industrias en el momento de la cosecha. […]

Los productores de uva destinada a la vitivinicultura en Mendoza hicieron público un reclamo de larga data para corregir diversas variables que atentan contra la competitividad del sector. En primer lugar, explican que los productores son tomadores de precio, esto es, deben aceptar el precio que ofrecen las industrias en el momento de la cosecha. Para poner un ejemplo, señalan que “de acuerdo al ajuste por inflación el kilo de uva Malbec debería valer 77 pesos, y estamos recibiendo 31 pesos”.

Desde el año 2007 a la actualidad la participación de la producción en el precio final al público del producto se ha reducido a la mitad, y eso ha sido pura y exclusivamente pérdida de precio al productor.

Por otra parte, al no estar regulados los pagos, usualmente sucede que, una vez generada la liquidación al productor de lo que ya ha entregado, el pago real se extiende en algunos casos hasta 7 u 8 meses, con los consiguientes efectos financieros sobre el productor, atrasos en los pagos de obligaciones fiscales, patronales, entre tantos otros, a los que se suman los correspondientes punitorios por las moras en los pagos.

De esta manera, los productores vitivinícolas entienden que la merma en el poder de negociación frente a proveedores es nula, ya que al no contar con una herramienta de pago pierde el poder de decisión económica de compra, que se manifiesta en el incremento costo del insumo o servicio productivo que adquiere.

De acuerdo al Departamento Económico de CRA, las tasas de crecimiento en los costos de producción duplican en dólares a los precios de venta de las uvas producidas. Este atraso acumulado a través de los años trajo como consecuencia una pérdida de reinversión en las fincas y suspensión de las tareas de mantenimiento o secundarias. Como consecuencia, se ve afectada la productividad en el corto plazo y la sustentabilidad del sistema en el futuro.

“La solución se encuentra en la mejora de la competitividad real del sector, basada en la mejora de su calidad y productividad, que tendrá que ser fuertemente respaldada por el Estado, la reconstitución de capital de trabajo; insumos; la reconversión tecnológica necesaria; créditos a tasas que guarden relación con la actividad que los demanda y la formalización de un sistema de comercialización transparente con precios ciertos y plazos de pagos razonables”, propone Mario Leiva, presidente de la Sociedad Rural del Valle de Uco.

“Se deben reducir los costos financieros ocultos, que erosionan la rentabilidad del productor y su capacidad de reinversión, la creación de un esquema tributario no distorsivo y adecuado acorde a la escala productiva, así los pequeños productores que son los más afectados bajo estas inequidades”, subraya, “Si no se atiende prontamente esta situación el futuro cercano del vino más que tinto será negro”.

por Verónica Salamanco

Fuente: a24.com

Publicidad