26 de enero de 2021 22:51 PM
Imprimir

Después de la carne, habrá acuerdos por frutas y verduras?

El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, anticipó hoy que tras el acuerdo con frigoríficos y supermercados por el precio de la carne vacuna, el Gobierno va “a tratar de generar un mecanismo similar” para “contener los aumentos en el sector de frutas, verduras y otros productos de huerta”. Si bien el sector productivo es […]

El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, anticipó hoy que tras el acuerdo con frigoríficos y supermercados por el precio de la carne vacuna, el Gobierno va “a tratar de generar un mecanismo similar” para “contener los aumentos en el sector de frutas, verduras y otros productos de huerta”.

Si bien el sector productivo es diferente, ya que está compuesto por pequeños productores y comercios, con un esquema más complejo, la intención de repetir el esquema logrado con las carnes se mantiene. En ello están trabajando codo a codo con el Ministerio de Agricultura.

Kulfas señaló que el sector también tiene componentes estacionales, y recordó que en septiembre-octubre pasados subió el precio del tomate, que estuvo arriba de los $ 150, porque es el momento en que se termina la cosecha y baja la producción; y que después, con la cosecha nueva el precio bajó muchísimo.

Sobre el comportamiento de los precios durante 2020, el ministro indicó que la inflación fue de 36%, es decir, 20 puntos menos que en 2019, pero en alimentos hubo una disparidad importante en la góndola: el producto industrial (leche, manteca, harina, etc.) subió alrededor del 23%, pero los frescos (carne, verduras, frutas, hortalizas) aumentaron entre 50 y 60%.

“Hubo un proceso que tuvo que ver con la pandemia y con los precios internacionales, y este año queremos evitar que se repita ese fenómeno”, declaró.

Agregó que “cuando suben los precios de commodities a nivel internacional son una buena noticia para el país, porque van a entrar más dólares, lo que es un tema central para la economía argentina ya que se evitan las presiones devaluatorias, y sabemos que con la devaluación el principal impacto es sobre el salario real, como se vio en 2019”.

Pero al mismo tiempo, reconoció, se introducen tensiones de precios en el mercado interno, porque los productores locales quieren trasladar los valores externos.

Eso se ve en el maíz, principal insumo para los pollos, o el trigo, materia prima de la harina, panificados, pastas, etc. “Por eso trabajamos en acuerdos específicos con el armado de un fideicomiso para esos granos, como ya se hizo con el girasol”, sostuvo el ministro.

La idea, concluyó, “es el desacople de una parte de esa producción para evitar que el precio internacional se traslade al local y mantener precios accesibles para los consumidores.(Télam)

Fuente:

Publicidad