2 de diciembre de 2010 06:47 AM
Imprimir

Trabajan en la reglamentación de la Ley de Ordenamiento Apicola

Un grupo de productores y funcionarios vinculados a la actividad apícola se encuentra elaborando una propuesta para reglamentar la Ley 6.025, de ordenamiento del sector. Sanidad, tecnología en la producción y calidad del producto final, ejes claves del documento.

Productores, dirigentes y funcionarios vinculados a la actividad apícola en Corrientes se encuentran trabajando en la elaboración de una propuesta para reglamentar la Ley 6.025, recientemente aprobada por la Legislatura Provincial, que contempla criterios de organización y ordenamiento del sector, desde el punto de vista sanitario y territorial, y las herramientas para implementarla.
Teniendo en cuenta que la actividad se fue modificando en los últimos años, en aspectos de tecnología de producción, sanidad de las colmenas y calidad de productos y demandas crecientes, surge la necesidad de una organización territorial, que busca fundamentalmente establecer un sistema de vigilancia que preserve el estatus sanitario de los apiarios provinciales. Se propone entonces efectuar un seguimiento auditado por referentes técnicos y un sistema de vigilancia conjunto con el Senasa, bajo criterios de ordenamiento, lo que implica además un mapeo de los apiarios donde las cercanías no impliquen peligros sanitarios ni afecten la producción individual.La ley también apunta al desarrollo real del sector con el consecuente fortalecimiento institucional público, al crear una Dirección con dos Departamentos de funciones específicas en lo relacionado a las tareas nombradas de fiscalización y de promoción de la calidad. De este último depende el laboratorio para análisis de productos apícolas que fue financiado por el Gobierno Provincial e implementado, por convenio, en el Campus de la Unne. Además, se está tramitando la habilitación para formar parte de la red oficial de laboratorios del Senasa.Por otra parte, la norma formaliza la nueva composición del Consejo Asesor Apícola, con participación mayoritaria de los productores organizados, lo que además posibilita avanzar de manera participativa en el diseño e implementación de políticas acordes a las necesidades y a una visión compartida de la actividad.
Desde el grupo de trabajo consideraron que la producción apícola es altamente competitiva y con un gran potencial, por lo cual es prioritario, además de la sanidad, propiciar el agregado de valor para garantizar el buen rendimiento de cada unidad productiva desde lo económico y los beneficios de la comercialización directa para que los beneficios sean recibidos en origen.
Acorde con ese concepto, se fue fortaleciendo la infraestructura de servicios, con nueve salas de extracción comunitarias distribuidas en la provincia y se gestionaron fondos para mejorar esas instalaciones e incorporar otras, que abarquen también el fraccionamiento de miel. Esto implica un avance importante en la cadena de valor en origen y convierte a la apicultura en una de las pocas actividades que puede proveerse de todos los insumos y servicios dentro del territorio.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *