2 de diciembre de 2010 07:25 AM
Imprimir

Por el trigo reapareció la Mesa de Enlace

Para denunciar una "estafa" a los productores de trigo y consumidores, por cuarto año consecutivo, las entidades pidieron en forma unánime una solución urgente y normalización de la comercialización del cereal.

“Hacía rato que no teníamos una postal de la Mesa de Enlace” arrancó Eduardo Buzzi (FAA) ayer en la conferencia de prensa que llevaron a cabo en sede de Coninagro los máximos dirigentes de las cuatro entidades agropecuarias que conformas la Comisión de Enlace.No hizo falta que el titular de la FAA explicara el motivo de sus palabras. Las diferencias entre las organizaciones del campo son “de público conocimiento” apuntó al pasar el federado.
Pero como el espacio que integran las cuatro entidades continúa en pie mientras se perciba una “agresión” generalizada para todas ellas, en la reunión de prensa se anunció un plan de acción gremial conjunto para afrontar las “distorsiones” generadas en el mercado de trigo por la intervención del “señor Guillermo Moreno” en el mercado.Dicha intervención, que es motivo de quejas calcadas desde hace cuatro años sin que nada haya cambiado un milímetro, representa para los productores una transferencia de recursos de unos “600 pesos por hectárea” cosechada del cereal, según explicó el presidente de CRA, Mario Llambías.La transferencia, todos los lectores lo saben, es la que se produce entre el FAS teórico (precio de referencia publicado por el gobierno, equivalente al precio internacional menos retenciones) y el valor real que cobra el productor, menor en un 30% aproximadamente al FAS teórico.Si al caso del trigo se suma el del maíz, en condiciones similares también desde hace varios años, el monto transferido desde el campo a los exportadores y la agroindustria “representa unos 1.600 millones de dólares” aseguró Llambías a El Enfiteuta.En definitiva, el “escandaloso” caso del trigo implica que “con lo que le arrebatan al productor el gobierno podría dar gratis el pan a los consumidores” explicó Eduardo Buzzi. De todos modos, la propuesta de la Comisión de Enlace no pasa porque la población reciba pan a costo cero.
La demanda de las entidades es, una vez más, que se “normalice el mercado de trigo para que el productor cobre un precio lo más cercano posible al FAS teórico”, aclaró Hugo Biolcati titular de la SRA.El plan de acción anunciado por las entidades es el de pedir reuniones formales con gobiernos provinciales y nacional para comenzar a delinear alguna solución a la comercialización de trigo. Para la Mesa de Enlace los gobernadores son parte interesada en este drama que lleva cuatro años de cartel, y hasta tuvo su propia “función” en el teatro Broadway de la avenida Corrientes en enero de 2010 con idénticos argumentos. Sobre los gobernadores Buzzi se preguntó “Scioli qué piensa hacer”, porque “el 60/70% del trigo se produce en la provincia de Buenos Aires”, aclaró el santafesino. Una de las exigencias que plantea la Mesa de Enlace es el fin de los cupos para la compra del cereal. En el Chaco por caso, la primicia triguera ya tiene un volumen de 300 mil toneladas, pero desde la Secretaría de Comercio se aplicó un cupo de 100 mil toneladas para la venta del cereal entre exportadores y molinos. “Las otras 200 mil toneladas no tienen comprador”, aclaró el federado.Desde hace mucho la mesa de enlace critica la modalidad de cupificar el volumen comercializado de trigo y maíz. Cada vez que se produce una apertura para la exportación, prevalece la sensación de que los exportadores ya tienen acopiado el volumen liberado luego de haber comprado en un mercado externo cerrado. “Siguen cazando en el zoológico”, graficó Biolcati.Ganadería
Las entidades también remarcaron el daño que puede ocasionar a los productores ganaderos el cierre del ejercicio a fin de año, sobre todo para personas físicas, por el pago de impuestos sobre la hacienda. Llambías explicó que para atenuar una mayor liquidación de vientres que podría producirse para financiar el pago de impuestos, el gobierno acceda a un cronograma de pagos diferido. Este año se va terminar faenando 10,5 millones de vacunos, es decir 3,7 millones menos de los que se sacrificó hace un año. Si el productor no tiene algún tipo de diferimiento impositivo, es posible que termine mandando a faena unas 821 mil terneras, otra reducción de vientres que tendrá impacto en el mediano plazo en el ya castigado rodeo vacuno nacional, explicó el presidente de CRA.Para conocer los números en la inversión ganadera a nivel nacional la Mesa de Enlace financió con recursos propios del Fondo Solidario un estudio realizado por Aacrea que será presentado el próximo 13 de diciembre en la SRA, toda una radiografía del sector pecuario nacional

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *