5 de febrero de 2021 10:35 AM
Imprimir

Acuerdo por la carne: “Ni los chinos quieren eso”, dijo Alberto Samid

El "rey de la carne" dijo que la carne que se ofrece en las góndolas bajo el nuevo programa es "de tercera categoría"

Luego de que se pusiera en marcha el programa Carne para Todos impulsado por el gobierno -con precios hasta casi 30% inferiores a los de diciembre, para ocho cortes de carne- comenzaron las repercusiones sobre la calidad de los productos ofrecidos. “Es un rechazo de exportación, que ni los chinos la quieren”, dijo el empresario Alberto Samid, conocido como “el rey de la carne”, quien apuntó contra la forma en que la gestión del presidente Alberto Fernández administra las ventas al exterior, pero lo halagó en materia sanitaria.

“Este arreglo fue muy malo, porque es carne de tercera categoría, son vacas muy gordas”, opinó Samid, para Radio Futurock, sobre el nuevo acuerdo de precios e insistió: “Ese rechazo de exportación que tienen los frigoríficos no se lo pueden vender a nadie, ni a Europa, ni a Israel, ni a Chile, que son los mercados que nosotros operamos. A los únicos que nos pueden vender es a nosotros”.

Samid, que se encuentra con arresto domiciliario desde hace casi dos años, relacionó los precios y la calidad de los ocho cortes con el sueldo de los trabajadores. “No puede ser un precio popular cuando un obrero gana 1000 o 1200 pesos por día, entonces quiere decir que están trabajando por dos kilos de carne. En un gobierno peronista no podemos decir eso”, comentó, tajante, y señaló que se debería renegociar “con un precio razonable: 250 pesos el asado y, el resto, 300 pesos”.

Sobre ello, agregó: “Va a ser preferible pagar 100 pesos más el kilo de carne y llevarse carne buena y no de este tipo. Ese asado a 400 pesos… El 50% tiene grasa y hueso, entonces estás pagando la carne de ese asado 800 pesos el kilo”.

“Siempre mandamos a negociar a gente que no entiende nada”

Samid consideró que los ganaderos y los frigoríficos exportadores “ganaron mucha plata” y que, debido a eso, no debería ser difícil alcanzar un acuerdo que beneficie, principalmente, a los sectores con menos recursos. “Pero hay que negociar con gente que entienda”, advirtió el empresario de raíces peronistas. “El problema de los argentinos es que siempre mandamos a negociar a gente que no entiende nada. En este acuerdo y en todos los acuerdos: negociamos mal la carne, también con los fideos, la minería, los pescados, la agricultura. La ventaja siempre es para los demás, pero no es ventaja, es recontra ventaja”, sostuvo.

En cuanto al elevado precio del asado, dijo que hoy, de 200 frigoríficos, 90 trabajan para vender carne a China. “Los chinos han ejercido una presión no solo con la carne vacuna, también con los cerdos y los cereales. Entonces el precio está muy caro”, indicó, aunque pronosticó que con la asunción de Joe Biden como presidente de los Estados Unidos habrá un acuerdo comercial con el país asiático que permitirá así reducir la presión, para que bajen los precios.

Por otro lado, refutó que el principal problema que afronta la administración del Frente de Todos sea el control de los precios y aseveró: “El grave problema que tenemos los argentinos es el contrabando, la subfacturación y el dibujo de las liquidaciones de las exportaciones. Producimos 100.000 millones de dólares por año y cobramos 20.000. Entonces el Gobierno tiene que devaluar, que meterle la mano a los jubilados, que aumentar todo lo demás. No es de este gobierno, viene desde hace 13 años. El último gobierno que cobró lo que producíamos fue el de Néstor Kirchner. A partir de ese gobierno, nunca más”.

A pesar de las críticas, elogió la estrategia para abordar la crisis de Covid-19 implementada por la actual gestión, aunque insistió: “En este momento terminó hace diez días la cosecha de trigo, el trigo se lo contrabandea a Bolivia. Se están yendo todos los camiones para Bolivia y después cuando digamos ‘¿dónde está el trigo?’ van a decir ‘me rompieron el silo bolsa'”.

Samid fue condenado a cuatro años de prisión acusado de ser miembro de una asociación ilícita que evadió impuestos en sus frigoríficos.

Fuente: La Nacion

Publicidad