6 de febrero de 2021 11:48 AM
Imprimir

Reflexionando sobre las proteínas del futuro…

El desarrollo de proteínas alternativas ha emergido como uno de los principales campos de innovación alimentaria en Europa. Pero ¿están los consumidores preparados para introducir en su dieta productos alimentarios nuevos o desconocidos? ¿Qué tienen que hacer la industria y los centros de innovación para avanzar en la aceptación de estas nuevas fuentes? Azti reflexiona sobre ello en este artículo.

Para profundizar sobre estas cuestiones, el proyecto EIT FoodFUTUREPROTEIN organizó un taller en el que participaron representantes de empresas alimentarias, centros de investigación y expertos en legislación alimentaria. En la jornada se presentaron los resultados obtenidos de una encuesta realizada a nivel europeo y en el que participaron 1.500 personas aportando información sobre sus preferencias alimentarias, así como su conocimiento sobre las distintas fuentes de proteínas existentes.

Partiendo del estudio y con las experiencias y conocimientos de los participantes, se obtuvieron reflexiones que dieron pie a la redacción de un manifiesto en el que se pusieron en común las necesidades y los retos a los que se enfrentan la ciencia, la tecnología y la industria agroalimentaria de cara a la normalización de las fuentes alternativas de proteínas.

foto

El manifiesto contiene los principales mensajes en torno a concienciar sobre las nuevas fuentes alternativas de proteína o proteínas del futuro. El documento completo está disponible online en la web de EIT Food (en inglés), pero aquí resumimos algunos de ellos:

  • Las proteínas son un elemento básico en una dieta sana, y considerando los desafíos que supone la producción de proteínas animales, reducir la presión en el ganado y el desarrollo de fuentes alternativas es clave para un sistema alimentario sostenible.
  • Las fuentes alternativas son saludables: son una buena fuente de proteína y pueden contar, además, con otros nutrientes igualmente beneficiosos para nuestra salud como vitaminas, minerales y fibra.
  • En general, tienen un menor impacto ambiental: consumen menos agua y recursos, producen menos gases de efecto invernadero e incluso pueden aprovechar determinados excedentes de la industria agroalimentaria para su producción. Además, se pueden producir en cercanía, reduciendo aún más ese impacto y garantizando el abastecimiento.
  • Son seguras, ya que para su comercialización deben cumplir con las normativas más estrictas de calidad y seguridad alimentaria establecidas por las instituciones europeas.
  • Se está trabajando mucho en hacer los productos más atractivos para el gran público, mejorando sus cualidades sensoriales, pero también para haciéndolos más asequibles.

El impacto de las proteínas de origen animal

Por si la necesidad de aceptar e integrar fuentes alternativas de proteínas en la dieta aun no convence como acción prioritaria, aquí van algunos datos: las estimaciones actuales calculan que alimentar a los casi 10.000 millones de personas que se prevé que vivirán en nuestro planeta en 2050 se necesitará un incremento de la producción alimentaria anual del 70% respecto a los niveles actuales.

El impacto ambiental que genera el consumo de carne procedente de animales de granja, debido a la gran cantidad de recursos que consume, es además enorme. En el informe sobre uso de la tierra divulgado por el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés, una organización intergubernamental de Naciones Unidas) se afirma que el alto consumo de carne vacuna y productos lácteos, especialmente en los países de mayor ingreso, está alimentando la crisis climática.

Fuentes alternativas de proteínas: clave para la alimentación del futuro

Es importante destacar que no se trata de eliminar las proteínas de origen animal, no se trata de dejar de comer carne, pero es fundamental hacer uso de la innovación para desarrollar productos que ayuden a diversificar las opciones, pues la base de una dieta sana está en la variedad y en la diversidad de productos que la industria alimentaria es capaz de ofrecer.

Mejores y más atractivos productos y una información clara y completa sobre cómo se producen y su origen ayudarán a crear una mayor aceptación y, sobre todo, confianza entre las personas consumidoras, contribuyendo a la lucha contra el cambio climático, pero teniendo también un impacto positivo en nuestra propia salud.

Publicidad