6 de febrero de 2021 12:00 PM
Imprimir

Buscan generar valor agregado en la producción de alimentos

nstituciones gubernamentales, universitarias y vecinales se reunieron para proyectar acciones.

Representantes del Ministerio de Producción de San Luis, del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), de los municipios, de las universidades y de las asociaciones vecinales de la zona se reunieron en Concarán para planificar acciones y trabajar en el agregado de valor en el origen de la producción local de alimentos de la agricultura familiar en el norte de la provincia de San Luis. “Buscamos allanarles el terreno y brindarles herramientas a los pequeños y medianos productores rurales de la zona para mejorar la calidad de lo que hacen”, indicó Hernán Pinciroli, agente de la Comisión de Agricultura Familiar del Senasa (Senaf).

En la reunión hicieron hincapié en la “importancia estratégica del desarrollo de una identidad regional, en función de las características propias, en la historia y en las culturas locales, en la creación de una red local de lugareños que recibirán capacitación y apoyo de las entidades públicas sobre tecnologías sociales, de producción, elaboración, comunicación y comercialización, entre otros aspectos”, según el parte de prensa del Senasa.

“Vamos a asesorarlos en cuestiones técnicas, de trámites o jurídicas que tienen que llevar adelante; por ejemplo, en la sanidad animal de inocuidad alimentaria y en procesos de habilitación de establecimientos. Si bien Senasa no se ocupa de habilitarlos —eso deben buscarlo en el Municipio en el que residen—, sí vamos a ayudarlos a que consigan un estatus de calidad”, explicó Pinciroli, y agregó que la oportunidad es propicia para afianzar las relaciones interinstitucionales.

Otros puntos delineados en la reunión fueron la integración y vinculación entre actores, y la incorporación de tecnologías que mejoren la cantidad, la calidad y el valor agregado en origen.

“En general trabajamos más enfocados en alimentos de origen animal, como los chacinados. Las agriculturas familiares se caracterizan por producir primero para ellos y comercializar los excedentes; lo mismo que consumen, venden”, dijo el funcionario.

Además, en la reunión analizaron las capacitaciones que les brindarán para que aprendan técnicas de comercialización y pongan el acento en la identidad regional de los productos.

Tuvieron en cuenta la incorporación de nuevas tecnologías de la información y la comunicación para promover la integración, la comunicación y la capacidad de gestión de los actores.

En el informe indicaron que algunos de los objetivos del plan son fortalecer la red de huertas familiares y comunitarias; implementar pequeños invernaderos para la mejora productiva de especies hortícolas y aromáticas; mejorar la red de intercambio entre productores, elaboradores y comercializadores; afianzar la articulación entre la comunidad y las instituciones; y tecnificar y sistematizar la producción y la comercialización de alimentos con valor agregado a quienes elaboran conservas y dulces, entre otros productos.

“Desde su lugar como garante de la sanidad animal y vegetal y la inocuidad de los alimentos, el Senasa apoya este tipo de iniciativas para favorecer el desarrollo de las economías regionales, generadoras de trabajo y arraigo local”, concluyó el funcionario.

Publicidad