7 de febrero de 2021 11:38 AM
Imprimir

Nutrición y verano: los alimentos que nos ayudan a mantenernos frescos e hidratados

Convocada por OSDE, la licenciada en nutrición Mariana Páez nos cuenta qué alimentos son necesarios incorporar en esta época y cuáles debemos evitar para sentirnos plenos.

¿Existen alimentos específicos para consumir según la época del año (verano/invierno) o es solo un mito?

“Sí, claro. En verano buscamos alimentos o preparaciones frescas como ensaladas y licuados. Incorporamos estos alimentos sin cocción, es decir, sin pérdida de nutrientes. En cambio, en invierno, buscamos el calor, incorporamos vegetales más bien cocidos (sopas, estofados, guisos) e infusiones. Si bien no en todos los métodos de cocción hay perdidas de nutrientes, estos vegetales no aportarían tanto contenido de fibra buena para nuestra microbiota (bacterias buenas que habitan en nuestro organismo)”, nos explica Mariana.

¿Qué nutrientes son necesarios durante los meses de calor? ¿El cuerpo nos “pide” ciertos alimentos?

“Durante los meses de calor aparecen las frutas más jugosas, las que esperamos todo el año: la sandía, el melón, los duraznos, los damascos, las ciruelas, las peras de agua y las uvas”, nos cuenta y agrega: “Todas ellas son un gran aporte de líquido, nos hidratan los días de calor. Es época también de hierbas aromáticas como la menta y la albahaca, ideales para limonadas o naranjadas. Es una época ideal para incluir lácteos como el yogurt o la leche en desayuno o merienda, para licuados o para comer con cereales integrales. Con muchas de estas frutas de estación podemos hacer helados caseros con solo procesarlos, sin ningún tipo de agregado, y es un postre ideal para las noches de calor”.

¿Qué alimentos debemos incorporar durante el verano?

“Lo más importante a incluir en el verano es el agua. Los días de calor solemos tener mayor pérdida de líquido por la transpiración. Es ideal tener una botellita que vaya con nosotros a todos lados, la misma se puede saborizar con jugo exprimido de naranja o limón, podemos rallarle jengibre, que es un excelente antioxidante, y algunas hojas de menta que combinan muy bien. Otra forma divertida de incluir agua saborizada, para los niños, sobre todo, sería hacer cubitos con frutas o vegetales: podemos incluir el melón, la sandía, el pepino o los arándanos”, nos recomienda y agrega: “Existen aplicaciones para celular muy útiles que nos avisan cuando hidratarnos. Lo ideal sería incluir, al menos, dos litros de agua en el día”.

¿Cómo colaboramos con los alimentos en la prevención del golpe de calor?

“En los días de altas temperaturas, si tenemos la suerte de estar en la playa o en la pileta, debemos cuidarnos mucho del sol. Hay que evitar estar expuestos en horarios no recomendados y siempre llevar ropa liviana y clara, protección solar y gorro. De ser posible, mantener la cabeza mojada, nos evitará golpes de calor o deshidratación. Es importante no consumir preparaciones altas en grasas como frituras, guisos o estofados, ya que no nos harán sentir bien. El consumo de alcohol es otro de los factores que podría provocarnos deshidratación. Es ideal evitarlo, aunque creamos que una cerveza helada nos refresca”, explica la licenciada.

9 consejos para tener en cuenta durante el verano:

  • Elegir frutas y vegetales de estación. Además de ser más sabrosos, abundan en nutrientes (sandía, melón, pera, durazno, damasco, higos, uva, pelón, ciruela, tomate, pepino, pimientos, arvejas, zapallitos, zanahoria, choclo, chaucha, rabanitos, rúcula).
  • Tener a disposición en la heladera hojas de espinaca, rúcula o lechugas limpias para guarnicionar, y ensalada de frutas para los momentos de hambre o ansiedad.
  • Evitar preparaciones que no estén hechas en casa. No sabemos si los ingredientes son frescos o si fueron debidamente refrigerados. Incluir alimentos en mal estado podría generarnos un malestar.
  • Evitar preparaciones con cremas o aderezos como la mayonesa, o métodos de cocción que incluyan aceite, como salteados o frituras
  • Llevar siempre consigo, a donde vayas, tu botellita de agua.
  • Incluir en todas tus comidas frutas y verduras frescas: priorizá las ensaladas y las frutas como postres o colación.
  • Moderar el consumo de alcohol.
  • Disminuir el consumo de sal en las comidas.
  • Las legumbres son un excelente alimento y combinan muy bien en ensaladas. Es importante incluirlas en nuestro menú semanal.

________________________________________________________

Content LAB es la unidad de generación de ideas y contenidos de LA NACION para las marcas con distribución en sus plataformas digitales y redes sociales. Este contenido fue producido para un anunciante y publicado por el Content LAB. La redacción de LA NACION no estuvo involucrada en la generación de este contenido.CONTENT LAB

Fuente: La Nacion

Publicidad