8 de febrero de 2021 15:19 PM
Imprimir

Empresa israelí convierte plagas de langostas en “plaga de proteínas”

De plaga bíblica a proteína moderna, una empresa israelí quiere hacer de las langostas una opción alimentaria sostenible en Israel y más allá.

En cuanto a si los insectos son o no kosher, la respuesta no es tan sencilla.

En la granja de Hargol Foodtech, en los Altos del Golán, un recinto rectangular que antes servía de gallinero está lleno de miles de langostas, una especie de saltamontes que tiene una fase de enjambre muy destructiva.

En una serie de jaulas de malla meticulosamente apiladas y con control climático, los insectos reciben hierba de trigo durante su ciclo vital de tres meses, antes de ser enfriados, matados y horneados.

El director ejecutivo de Hargol, Dror Tamir, dijo a la AFP que creció escuchando historias de cómo las langostas destruían los campos de su kibbutz en la década de 1950.

Sin embargo, los judíos yemenitas de la zona no veían las langostas como plagas que arruinaban los cultivos, sino como una fuente comestible de nutrientes, recordó Tamir.

Los saltamontes son la “solución”

De adulto, Tamir se convirtió en un empresario de la alimentación y la nutrición cada vez más preocupado por el coste medioambiental de proporcionar a la creciente población mundial suficiente proteína animal.

Tamir dijo que fundó Hargol -saltamontes en hebreo- hace seis años y medio tras darse cuenta de que los insectos eran la solución.

El objetivo de la empresa es ser “la primera del mundo en cultivar saltamontes a escala comercial, y proporcionar al mundo una fuente de proteínas más saludable y sostenible”.

Ram Reifen, profesor de nutrición humana de la Universidad Hebrea, coincidió en que el planeta se enfrenta a crecientes problemas de suministro de alimentos.

Con la previsión de que la población de la Tierra alcance los 10.000 millones de habitantes en 2050, la cría de ganado para alimentar al planeta será cada vez más insostenible, dados los ingentes recursos de agua y tierra necesarios.

“El temor es que haya escasez de proteínas”, dijo Reifen a la AFP.

El factor “asco”

Tamir dijo que las langostas sin procesar consisten en más del 70 por ciento de proteínas y contienen todos los aminoácidos, junto con otros nutrientes.

“Lo que sí les falta es grasa saturada y colesterol”, dijo. “Tienen lo bueno. No tienen lo malo”.

Según sus propias estimaciones, unos 2.500 millones de personas -principalmente en los países en desarrollo- consumen insectos como parte de su dieta habitual.

Y los “insectos más consumidos en el mundo son los saltamontes”, dijo Tamir.

Pero, añadió, “cuando se trata de dirigirse a los clientes norteamericanos y europeos, es realmente difícil superar el factor “asco”.

Para que su producto sea más apetecible para los occidentales, Hargol convierte las langostas en polvo, que se puede mezclar con diversos alimentos.

Tamir dijo que la empresa estaba a punto de lanzar la venta de mezcla para panqueques y batidos en polvo mejorados con langostas en todo el mundo.

Algunos bienes producidos en los Altos del Golán se enfrentan a restricciones a la exportación, incluidos estrictos requisitos de etiquetado, porque la mayor parte de la comunidad internacional no reconoce la soberanía israelí en la zona.

Pero Tamir dice que, aunque las langostas se cultivan en el Golán y en otro lugar de Galilea, el polvo se produce en otro lugar de Israel, lo que le permite evitar las restricciones a la exportación.

El apoyo de los inversores ha ayudado a sostener la empresa antes de que las ventas aumenten, añadió.

¿Pero es kosher?

En la Biblia, las langostas aparecen en el Libro del Éxodo como una de las Diez Plagas desatadas sobre los egipcios para obligar al Faraón a liberar a los israelitas de la esclavitud.

En el Levítico, hay un pasaje en el que se afirma que ciertas clases de saltamontes, incluidas las langostas, son kosher.

Los judíos de Yemen y del norte de África han comido langostas durante generaciones, pero los judíos europeos, o asquenazíes, no.

Tamir dijo que esperaba poder introducir las langostas en la cocina israelí convencional obteniendo una certificación kosher para su producto por parte del rabinato principal del país.

El rabino Eliezer Simcha Weisz, miembro del Consejo del Gran Rabinato, el máximo órgano de adjudicación religiosa de Israel, dijo a la AFP que la cuestión de si las langostas son kosher se había debatido “largamente”.

Y aunque la Torá designa algunas especies como kosher -incluida la criada por Tamir- prohíbe otras, dijo.

En la literatura rabínica de los judíos asquenazíes, “durante los últimos 400 a 500 años, se establece específicamente que tenemos la tradición de no comer estas langostas”, dijo. “Por eso probablemente no sea aceptado de forma general por todas las comunidades comer las langostas”, dijo, señalando que el Gran Rabinato ha aplazado una decisión final sobre la cuestión.

Pero Weisz dijo que, a pesar de la complejidad de obtener la aprobación del Gran Rabinato, un rabino local del Golán podría aprobar el producto.

En general, dijo, el regreso de las langostas a la cocina judía es “algo maravilloso”.

“Creo que el hecho de que en la Torá diga que se pueden comer, parece indicar… que podría ser el alimento del futuro”, dijo Weisz. “¡Quién lo iba a decir!”.

Tamir se mostró optimista de que el rabinato acabe dando su aprobación, señalando el apoyo de destacados rabinos y una cooperación prevista con Tnuva, el mayor productor de alimentos de Israel, para fabricar polvo de proteína de langosta para atletas a finales de año.

Mientras tanto, Tamir dirige sus productos a los cristianos estadounidenses y europeos con barritas energéticas enriquecidas con saltamontes y tarros de saltamontes asados junto a la miel israelí.

“Según el Nuevo Testamento, Juan el Bautista comía langostas con miel”, dijo.

Publicidad