3 de diciembre de 2010 08:16 AM
Imprimir

El agro en peligro

Pronósticos para el campo no son favorables. La directiva de Fedeagro alerta que La Niña también se hará presente en 2011. Los productores deben estar prevenidos ante las precipitaciones que se extenderán hasta el próximo año.

  Mejorar la capacidad de reacción y empezar a tomar previsiones", es el llamado que hace el director de Fedeagro, Ricardo Bello, ante la emergencia en la que posiblemente siga sumergida el sector productivo nacional, como consecuencia de las fuertes precipitaciones, que seguirán presentes en el país durante el año próximo. La información que maneja Fedeagro, con base en un estudio realizado por Eduardo Sierra, especialista argentino en el área de Agroclimatología, es que en el 2011 también van a estar presentes las persistentes lluvias debido al fenómeno La Niña que azotó al país durante este año. "Durante los años 2008 y 2009 sufrimos de una intensa sequía debido al fenómeno El Niño. Pero este año, como ya ha quedado demostrado, y el que viene, estarán marcados por fuertes lluvias", señaló Bello. Detalló que la presencia de La Niña implica un 50% más de precipitaciones que el año pasado: en el estado Carabobo, según precisó el directivo, cayeron 530 milímetros de agua en el 2009 y este año, al 30 de noviembre, se registraron 975 milímetros, "y con la lluvia del martes acabamos de pasar los 1.000 milímetros y en el 2011 el comportamiento va a ser similar", alertó Bello, quien hizo un llamado a los productores para que se activen planes que eviten las calamidades que están surgiendo en la actualidad. El informe elaborado por Sierra detalla que debido al notable desarrollo alcanzado por La Niña, la mayoría de los principales centros internacionales de pronóstico climático coinciden en anunciar que su duración se extenderá, por lo menos, hasta el inicio del invierno de 2011. Esto originará precipitaciones sobre lo normal en el norte y el centro del área agrícola venezolana donde se concentra la mayor parte de la producción agraria del país. El especialista alertó que las altas temperaturas y la excesiva humedad, favorecerán las plagas y enfermedades de los cultivos mientras que las condiciones de los suelos causaran pérdida de calidad en los cultivos. PAPAS DE ALTO RIESGO
Bello informó que los productores de papa se encuentran a la espera de que lleguen las semillas importadas, provenientes de Canadá, para dar inicio al ciclo de siembra que tradicionalmente se realiza en la última quincena de diciembre. Pero ni las trasnacionales privadas ni el Gobierno han podido concretar la llegada al país del importante insumo. "Si se retrasa la siembra de papa y se realiza a finales de enero, la cosecha se daría para finales de abril, justamente cuando aparece La Niña, lo que arruinaría los cultivos y las papas del país se podrirían por la excesiva humedad", alertó el vocero. La siembra de los cereales también se encuentra en riesgo por la amenaza de las precipitaciones. Con respecto al rubro de Frutales, el cual Bello encabeza en la directiva de Fedeagro, el productor indicó que las naranjas no se han visto afectadas por las constantes lluvias debido a que como son cultivos permanentes, los sembradíos tienen sus desagües muy bien construidos. "En la parte de fruticultura no hay mayores impactos", destacó

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *