12 de febrero de 2021 11:35 AM
Imprimir

CHILE INICIA INVESTIGACIÓN QUE BUSCA VALIDAR EL USO DE MACROALGAS EN LA AVICULTURA

CompartiremailFacebookTwitterRecientemente se realizó el lanzamiento del proyecto «Investigación en macroalgas como ingrediente funcional para la avicultura», el cual proviene del Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC-R), del Gobierno Regional de Coquimbo, Chile. El estudio será ejecutado por un equipo del Centro de I+D Tecnológico en Algas y Otros Recursos Biológicos (CIDTA) de la UCN, […]

Recientemente se realizó el lanzamiento del proyecto «Investigación en macroalgas como ingrediente funcional para la avicultura», el cual proviene del Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC-R), del Gobierno Regional de Coquimbo, Chile. El estudio será ejecutado por un equipo del Centro de I+D Tecnológico en Algas y Otros Recursos Biológicos (CIDTA) de la UCN, liderados la investigadora, Dra. Fadia Tala González.

La investigación tiene por objetivo validar un nuevo ingrediente funcional en base a macroalgas marinas para gallinas ponedoras y proponer un modelo de negocios que permita introducir esta innovación al mercado regional.

El proyecto tiene seis propósitos principales:

  1. incorporar macroalgas marinas a las dietas de gallinas ponedoras,
  2. permitir la modulación nutricional y organoléptica del huevo,
  3. generar un nuevo producto con valor agregado y funcional para la población humana,
  4. abrir un potencial mercado para el posicionamiento de la industria regional de macroalgas,
  5. usar materia prima que actualmente no tiene un uso productivo y
  6. generar, de esta forma, un uso circular de la biomasa algal que hoy no tiene un destino comercial.

El estudio está siendo impulsado por la Universidad Católica del Norte (UCN), sede Coquimbo, de Chile.

Rodrigo Sfeir, secretario de Investigación de la Universidad Católica del Norte, indicó que “esto es algo que nos tiene bastante satisfechos y contentos como institución, ya que vemos que el trabajo que se está desarrollando desde la universidad, pasa a contribuir de manera de significativa al desarrollo de nuestra industria regional, también al desarrollo de nuestros pescadores artesanales, a través de esta posibilidad de generar nuevos encadenamientos y, de alguna manera, se comienza a consolidar esta alianza entre lo que es el desarrollo tecnológico y el desarrollo empresarial regional”.

Por su parte, Mario Suárez, coordinador de la Unidad de Fomento de Innovación para la Competitividad de la División de Fomento e Industrias, explicó que “estas iniciativas tienen un triple impacto. Uno en aspectos socioeconómicos, otro en el desarrollo de conocimiento y otro en el ámbito ambiental. Todos estos proyectos son muy importantes para nosotros, ya que tienen ese enfoque. Como Gobierno Regional estamos muy contentos de este trabajo conjunto, que se ha dado en este caso con la UCN, pero que también ha sido otras veces con el resto de las instituciones educacionales de la región, todo en pos de mejorar la economía regional y también el sistema de innovación regional”.

16 M de ponedoras en Chile

En Chile hay, aproximadamente, 16 millones de gallinas ponedoras, de las cuales entre un 80% y 90% ponen huevos diariamente, lo que equivale a 350 millones de huevos al mes. Cada gallina consume entre 100 y 150 gramos de alimento al día, que en total significan 2 mil toneladas de alimento diario. Esto supone un alto potencial para el uso de macroalgas, que poseen una gran cantidad de nutrientes, entre ellos, proteínas, lípidos, hidratos de carbono, vitaminas y minerales.

El programa Transforma MÁSMAR, de Corfo, ha apoyado el desarrollado diversos bioproductos con alto valor agregado, a partir del aprovechamiento de la biomasa marina y es por eso que apoyará la investigación ejecutada por el equipo investigador.

En ese sentido, Guillermo Molina, gerente de MÁSMAR, indicó que “este proyecto permitirá generar a partir de una estrategia de economía circular, valorizar desechos de la industria de algas regional, aportando al buen uso de la materia orgánica que hoy no se usa, y en el caso del borde costero, apostar al uso de algas, como la ULVA (lechuga de mar) que generan contaminación de playas. Esto podría ser un triple impacto, abordar una solución ambiental a un antiguo problema, generar una nueva unidad de negocios para la pesca artesanal, y aportar a la alimentación de gallinas ponedoras de empresas avícolas de la región”

Publicidad