3 de diciembre de 2010 10:47 AM
Imprimir

Los fabricantes de maquinaria a punto de romper con la Expoagro de Clarín y La Nacion

La transformación en el campo que hoy muestra su esplendor empezó en los últimos años de la dictadura, cuando uno de los grandes productores de maíz argentino, Juan Avellaneda, viajó a los Estados Unidos a ver el Farm Progress Show, una exposición distinta a todo lo conocido, porque no se mostraban las maquinarias en forma estática, sino trabajando, mostrando su potencial en movimiento, lo que fascinaba a los farmers, y los incentivaba a probar la nueva tecnología en sus campos propios o alquilados.

Eso fue en 1981. Al año siguiente, en el 82, empezó a realizarse algo similar en estas tierras. Más especificamente en un campo de Chacabuco llamado "La Laura", bajo el impulso de Dante Quinterno, director de la mítica Dinámica Rural. Cuando el hijo del popular caricaturista argentino se fundió y decidió dejar el país e instalarse en Brasil, donde es dueño de una poderosa red de televisión por cable, tomó la idea la revista Chacra, de la editorial Atlántida, propiedad de la familia Vigil, con otras espaldas. Fue en el año 1992.

Allí talló fuerte Constancio Vigil, con campo en la zona de Balcarce, pero sobre todo su mano derecha en la muestra, Rubén Bartolomé, que se transformó en un verdadero experto en la organización de esta complejísima exposición, que obliga a montar una ciudad con los servicios de electricidad, telefonía, alimentación, salud e higiene, donde suelen trabajan hasta 20.000 personas, y hasta donde han asistido 500.000. Aguantaron otros diez años. La crisis de la editorial y los graves problemas de competitividad del campo ahogaron también a Atlántida.

La dinámica del campo cayó en manos de la empresa francesa Exposium, que se asoció con el diario La Nación. Argentinos y franceses nunca andan del todo bien haciendo negocios juntos y, para colmo, el Grupo Clarín le salió a la competencia, armando Feriagro. Pero los mismos expositores le pidieron a ambos medios que hicieran una sola, y se logró la unión en Expoagro en el 2006, que aún sigue funcionando. Incluso, ya se presentó su nueva edición, que volverá a realizarse en el kilómetro 121 de la ruta 9, entre San Pedro y Baradero.

El efecto Antonini

Pero todo lo bueno dura poco. Apareció una delegación oficial venezolana junto a Antonini Wilson y su valija con 800.000 dólares de procedencia dudosa, y los diarios Clarín y Nación pusieron la lupa en los negocios entre Venezuela y Argentina.

Nada volvió a ser lo mismo en el mundo de las exposiciones dinámicas. Es que la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (CAFMA), y su presidente, Jorge Médica, dueño de la empresa argentina Yomel, quedaron en el centro de la tormenta, sospechados de haber pagado comisiones a funcionarios venezolanos para poder concretar operaciones de venta de equipos. Conclusión uno: retiraron su respaldo institucional a Expoagro. Conclusión dos: dieron respaldo a una nueva muestra, Expocampo, que estará en manos del ya nombrado Bartolomé, representando seguramente al también mencionado Vigil.

El golpe para los diarios Clarín y Nación es duro, porque es obvio que aunque consigan alguna empresa de maquinaria agrícola que acuda a Expoagro, no habrá una dinámica como la que les gusta a los chacareros.

Lo insólito, es que cuando LPO empezó a chequear la información, se enteró de otro dato increíble: el mismísimo Gobierno, nacional y popular, está detrás de la realización de su propio exposición dinámica en los campos sojeros de la Argentina profunda. Primero, intentaron comprar una exposición más chica, llamada AgroActiva, pero a su impulsor, Luis Nardi, no le gustó la idea. Sin embargo, las fuentes aseguran que siguen buscando dónde y con quién poner en marcha una muestra compleja de realizar, donde si algo puede salir mal, siempre sale mal, aunque se sabe que el kirchnerismo tiene escuela en la materia.

A dos años de que se cumplan 30 del inicio de las dinámicas del campo, otro dato es curioso. Como el país, los dueños de las dinámicas cumplen ciclos de 10 años. La primera década estuvo en manos de Dinámica Rural, la segunda en manos de Revista Chacra, la tercera en manos de Nación/Clarín. Falta poco para empezar la cuarta década. Parece claro que el liderazgo de los dos grandes medios terminó. Se viene otro, aunque no se sabe –todavía- quién ganará: el experimentado Bartolomé o el gobierno que, por primera vez, quiere intervenir en forma directa en la fiesta del campo.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *