15 de febrero de 2021 22:14 PM
Imprimir

Ynvisible e Innoscentia desarrollan un sistema de etiquetado inteligente para la carne fresca

Las etiquetas inteligentes podrían ayudar a los consumidores a sentirse más seguros acerca de la frescura de la carne. En los EE.UU., Ynvisible, una empresa especializada en tecnología inteligente y pantallas electrocrómicas impresas, se asoció recientemente con Innoscentia, una empresa de tecnología alimentaria, para integrar sensores personalizados y producir un prototipo de una etiqueta inteligente […]

Las etiquetas inteligentes podrían ayudar a los consumidores a sentirse más seguros acerca de la frescura de la carne. En los EE.UU., Ynvisible, una empresa especializada en tecnología inteligente y pantallas electrocrómicas impresas, se asoció recientemente con Innoscentia, una empresa de tecnología alimentaria, para integrar sensores personalizados y producir un prototipo de una etiqueta inteligente diseñada específicamente para las industrias cárnica y avícola.

“La principal ventaja de esta tecnología es que puede ahorrar en desperdicio alimentario al extender la vida útil del producto. Las etiquetas tradicionales que llevan la fecha de caducidad tienen un margen de seguridad que garantiza que el producto se puede consumir hasta un umbral límite, independientemente de que se hayan cumplido las reglas para un perfecto estado de conservación”, dijo Philip Holgerss en, Business Developer en Ynvisible. “Al combinar la tecnología de sensores de Innoscentia con nuestras pantallas y experiencia en electrónica impresa, podemos crear una etiqueta que mide la frescura de la carne en tiempo real. Una tecnología que permite el monitoreo de la calidad de los alimentos en tiempo real puede reducir el desperdicio de alimentos al minimizar la cantidad de producto estropeado”.

En esencia, por tanto, se trata de una solución que tiene como objetivo reducir significativamente el desperdicio de alimentos y detectar que se echó a perder a tiempo, incluso antes de la fecha de vencimiento.

El expositor del prototipo de etiqueta en estudio está realizado con electrónica orgánica impresa y contiene tres indicadores cuyos parámetros cambian a medida que cambia el estado de frescura de la carne en el momento de la compra.

Los consumidores también podrán escanear la etiqueta con su teléfono móvil para ver más información sobre el producto en sí.

“La pantalla es un componente crucial de estas nuevas etiquetas, actuando como una interfaz entre el ser humano y el empaque de etiquetas inteligentes”, explicó Holgersson. Desde el punto de vista industrial tiene bajos costos de producción. La pantalla también se puede combinar con otras tecnologías de sensores para diferentes propósitos o para diferentes productos, que en el futuro podrían variar desde la detección de pH hasta la temperatura, la humedad o los productos químicos.

Fuente: Eurocarne

Publicidad