18 de febrero de 2021 11:01 AM
Imprimir

El frigorífico municipal de Goya sin veterinario y en negro

CompartiremailFacebookTwitterEl frigorífico municipal de Goya funcionó más de 10 días sin médico veterinario, quien decidió tomarse unas merecidas vacaciones. Su lugar no fue cubierto por otro profesional, como determinan las normas de sanidad animal para el funcionamiento de esta clase de establecimientos. El SENASA ni enterado. Los vacunos fueron faenados y comercializados sin el control […]

El frigorífico municipal de Goya funcionó más de 10 días sin médico veterinario, quien decidió tomarse unas merecidas vacaciones.

Su lugar no fue cubierto por otro profesional, como determinan las normas de sanidad animal para el funcionamiento de esta clase de establecimientos.

El SENASA ni enterado.

Los vacunos fueron faenados y comercializados sin el control especializado.

En la planta, administrada por la municipalidad que conduce el radical Ignacio Osella, se desempeñan alrededor de 40 operarios, la mayoría de ellos en negro, sin cobertura social, sin obra social y, menos aún, ART, Aseguradora de Riesgo de Trabajo.

Simplemente no tienen seguro. Los encargados de la faena realizan sus labores sin guantes y sin la vestimenta adecuada de protección.

Usan botas precarias, muchas ellas rotas, las que no le son reemplazadas, más allá de ser calzados especiales de seguridad.

El frigorífico fue inaugurado el 15 de marzo de 2018. El 18 de marzo, pero ya de 2019, hubo obras de ampliación en su capacidad de faenado diario.

Un buen desarrollo industrial, que se olvidó de poner sus empleados en blanco, contratar un veterinario más, y otorgarle la ropa que corresponde a sus trabajadores.

Publicidad