19 de febrero de 2021 11:11 AM
Imprimir

Presidente del INAC invitó a Gates a Uruguay: “¡Llámenlo como quieran, pero no es carne!”

Fernando Mattos destacó que Uruguay tiene "más de 400 años de explotación ganadera en base a pasturas naturales y que es ejemplo de sostenibilidad".

Quizás el hecho de que la carne bovina fue el principal producto de exportación el año pasado, con colocaciones por US$ 1.585 millones (de acuerdo al informe de Uruguay XXI) explique la reacción que ha despertado en Uruguay los dichos del fundador de Microsoft, Bill Gates, quien señaló días atrás que “todos los países ricos deberían pasar a la carne 100% sintética” como una de las medidas para combatir el cambio climático.

Políticos de todas las tiendas se han expresado sobre la entrevista del filántropo estadounidense a la revista MIT Technology Review publicada el domingo pasado. Es que Gates ha insistido en el último tiempo que la amenaza del calentamiento global dejará cada año “un número de muertos incluso mayor al que hubo en esta pandemia” del coronavirus. Por este motivo ha publicado recientemente el libro “Cómo evitar un desastre climático”, con una serie de reflexiones sobre el estado de situación actual y medidas a adoptar para frenar el deterioro.

“Invitaremos a Bill Gates a conocer el Uruguay, país con más de 400 años de explotación ganadera en base a pasturas naturales y que es ejemplo de sostenibilidad”, fue uno de los comentarios que hizo este jueves el ingeniero agrónomo Fernando Mattos, presidente de Instituto Nacional de Carnes (INAC). 

El directivo señaló a través de una carta publicada en el sitio web del instituto que Gates “ha manifestado en una entrevista realizada por un prestigioso medio de prensa que la producción de carne es causante de ‘un desastre climático que provoca el calentamiento global y dejará más muertos que la pandemia del COVID-19‘, al tiempo que promociona sus empresas de sucedáneos hechos en laboratorio”.

Mattos señaló que desde el organismo “rechazan” las “aseveraciones por temerarias e infundadas, pues no hay evidencia científica que determine tal extremo y tampoco es aceptable que se pueda generalizar ni señalar a la ganadería como causante de tales efectos, mientras se revisan a la baja los cálculos de emisiones del sector, en la medida que se publican estudios más rigurosos”.

Apuntando directamente al filántropo estadounidense, manifestó que este “promociona los productos de empresas de laboratorio que imitan a la carne y de las que es accionista, pretendiendo atribuirse los beneficios y atributos de una industria milenaria, pero denostándola al asociar injustificadamente con un perjuicio ambiental”.

Mattos entiende que esto es “un engaño deliberado al consumidor al llamar carne a un producto que no debe denominarse de esa manera”. Además, señaló que fue el INAC quien promovió el artículo 292 del Presupuesto Nacional que prohíbe usar comercialmente nombres como “carne sintética”.

“¡Llámenlo como quieran, pero no es carne!”, sostuvo el jerarca, quien también puntualizó que desde el instituto no están “en contra de ese producto, ni consideramos a estas iniciativas una amenaza”.

En esa línea, Mattos precisó que “respetan” a los consumidores que elijan esta opción, pero advirtió que se “defenderán” de los “ataques infundados y reclamaremos el derecho de respetar las denominaciones, rechazando cualquier intento de apropiación genérica con el ardid del falso beneficio”.

Para el instituto no todo son diferencias, ya que su presidente señala que “comparten” algunas declaraciones de Gates “en cuanto a la preocupación con la sustentabilidad de los procesos productivos en ganadería”.

Si bien invitan al magnate estadounidense a visitar el país, precisan que “no se puede acusar a un sector generalizando, sin respetar a decenas de miles de productores que de generación en generación han recibido y transmitido un estilo de vida, basado en el legado de cuidar del recurso natural que nos otorgó la naturaleza y que deberemos traspasar de la mejor manera”.

Además de Mattos, en las últimas horas se expresó el líder de Cabildo Abierto, el senador Guido Manini Ríos, quien aludiendo a Gates señaló a través de su cuenta de Twitter de forma irónica: “Ya nos indicaron quiénes tienen derecho a usar las redes y quiénes no, cómo pensar, quiénes pueden o no nacer, cómo vestirnos… ahora nos dicen qué deberíamos comer…”.

Desde el gobierno, este miércoles, el ingeniero agrónomo Carlos Rydström, director de Desarrollo Rural del MGAP, apuntó a las declaraciones de Gates, destacando que “el debate en materia de cambio climático debe ser sustanciado con datos científicos, no haciendo una huella de carbono y una simple regla de tres”.

En tanto, uno de los representantes que se expresó con más efusividad sobre el tema fue el senador del Partido Nacional Sebastián da Silva, que en la discusión parlamentaria del año pasado para prohibir que se denomine carne al producto de origen sintético comentó que “la carne sintética hoy es la principal amenaza que tiene Uruguay en el mundo”, y consideró que Uruguay “será pionero en el combate a la carne sintética”. Inclusive envió una serie de mensajes a Gates a través de su cuenta de Twitter en esta línea.

Fuente: El Pais

Publicidad