5 de diciembre de 2010 07:16 AM
Imprimir

Cada uruguayo consumirá unos 61 kilos de carne vacuna en este año

Clave. Con esa ingesta per capita sigue como el número uno en el mundo.

El 2010 cerrará con un crecimiento del consumo de carne vacuna de alrededor de 5% respecto a 2009. También aumentará la ingesta de carnes alternativas como cerdo y pollo. El gusto de los uruguayos está cambiando, porque comen menos asado y la carne picada lidera la demanda. Uruguay cerrará el 2010 consolidándose como el país con mayor consumo de carne bovina por habitante a nivel mundial. Según los datos estadísticos del Instituto Nacional de Carnes (INAC), los uruguayos estaban consumiendo 58,2 kilos anuales, unos 5,8 kilos de carne ovina, 8,6 kilos de carne de cerdo y 19 kilos de pollo, pero este año desde el organismo se estima un aumento de alrededor de 5% en el consumo de carne bovina, 7% en caso del cerdo y no de más de 2% para el pollo. Con el aumento planteado, en el caso de la carne bovina se llegará a cerca de 61 kilos por habitante, cuando en el 2004 no se sobrepasaba los 47,2 kilos/año por uruguayo. Lo interesante es que, más allá del crecimiento del mercado interno, también se viene incrementando la exportación. En 2008, año que se constituyó un récord histórico en cuanto a exportaciones de carne bovina se enviaron al exterior 548.327 toneladas peso canal, mientras el mercado interno demandó 172.221 toneladas. El año pasado se exportaron 575.504 toneladas peso canal e internamente se consumieron 184.837 toneladas peso canal. En el 2010 la tendencia se mantendría. Según Valentina Herrera, técnica de la Dirección de Contralor del Mercado Interno del INAC, el abasto local demanda 184.836.799 kilos de carne bovina, de los cuales el 83,1% es destinado al consumo y el 16,9% a la industria (básicamente a chacinerías). El 36% de la carne destinada al abasto es consumida en Montevideo y el 64% en el resto del país. Dentro de la capital, 26.696.731 kilos se vende en las carnicerías (48,3%) y unos 28.573.235 kilos (51,7%) en supermercados. Los argentinos consumían más carne que los uruguayos ya que llegaban a 63 kilos de carne por persona y al año, pero la escasez de ganado y la suba de los precios del producto hicieron descender bastante la ingesta y hoy quedó por debajo de Uruguay. Actualmente el segundo país con consumo más alto de carne bovina por habitante es Estados Unidos -otro de los grandes productores mundiales- con 53 kilos al año, seguido de Brasil con 37 kilos, Australia con 35 kilos, Paraguay con 32, Nueva Zelanda con 30, Israel con 22, Chile con 21 y la Unión Europea con 19 kilos/año, según datos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos. PAREJO. En 2010 no sólo creció el consumo de carne bovina y las alternativas (cerdo y pollo) en la capital, "también se mantendrá el consumo casi igual que el año pasado en el Interior del país", estimó Gabriel Costa, técnico de la Dirección de Contralor de Mercado Interno del INAC a El País. La carne bovina tuvo precios bastante estables a lo largo del año, salvo en los meses de invierno, cuando la escasez de ganado preparado -debido a las heladas y a secuelas de la sequía de 2008-2009 que todavía arrastra la ganadería-, se hizo notar bastante y algunos cortes como el asado se incrementaron notoriamente e incluso motivó al gobierno a presionar a los frigoríficos para que bajaran los precios. Cuando la oferta de ganado volvió a crecer, los valores de la carne volvieron a bajar. Pero en el mercado interno el gusto de los consumidores está cambiando. Cada vez se inclinan más hacia los cortes sin hueso y todo indica que comen menos asado que antes. En el 2005 los 10 cortes de mayor consumo eran los siguientes: paleta con hueso, asado, carne picada, aguja con hueso, nalga sin hueso, bola de lomo, cuadrada (cadera), falda, cuadril con hueso y vacío. Hoy en el 2010 el producto más consumido es la carne picada, seguida de nalga sin hueso, aguja con hueso, asado, bola de lomo, paleta con hueso, cuadrada, cuadril con hueso, falda y costillas.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *