4 de diciembre de 2009 12:11 PM
Imprimir

Dicen en el campo…

.. que, con el clima (por exceso y por defecto) dominando todas las conversaciones, esta semana terminó de disparar las reuniones de fin de año que se fueron ...

.. que, con el clima (por exceso y por defecto) dominando todas las conversaciones, esta semana terminó de disparar las reuniones de fin de año que se fueron superponiendo ya que, para muchos, el próximo 10 pasó a ser la fecha tope para este tipo de encuentros. En todo caso, en el sector se supone que después de la asunción de los nuevos legisladores y del megaacto que propone la Mesa de Enlace en el Rosedal poco y nada queda para un año que la mayoría trata de olvidar. Respecto a esto último, se espera que en los próximos días se multipliquen las acciones de convocatoria para ese encuentro que, dicen los organizadores en voz baja, no debería ser menor a aquel multitudinario de la noche del 16 al 17 de julio, cuando se siguió el voto de Senadores por la 125. Para ese día están previstos varios invitados, aunque los oradores de base serán los 4 titulares del campo: Hugo Luis Biolcati (SRA), Carlos Garetto (Coninagro), Eduardo Buzzi (Federación Agraria) y Mario Llambías (CRA), cada uno de ellos acompañado en el palco principal por otros 4 miembros de su entidad. Igual son cautos, y si bien confían en que vastos sectores de la sociedad urbana capitalina los acompañen y que esta presencia sea acompañada por la de gente del interior (varias rurales están despachando micros para traer asistentes al encuentro), se sabe que muchos productores están complicados por el clima y no podrán asistir. «A los que les llovió porque están sembrando, a los que siguen en seca porque no tienen ni plata ni ánimo para moverse, y para los que recibieron agua en exceso, porque están tratando de salvar hacienda y prever reservas en los altos», fue el resumen escueto y descarnado de un dirigente que pintó la situación que hoy se está viviendo en el interior.

… que, al margen de estos preparativos contra reloj, hubo múltiples y variados encuentros, desde el asado de los criadores de Brangus en la UCA, hasta el impresionante cóctel aniversario en el ACA de avenida Del Libertador, de una tradicional casa consignataria que remata mucho en el norte del país, pasando por el lanzamiento del ambicioso libro de la Cámara de Semillas y Fertilizantes (CASAFE) en el Palacio San Miguel (un voluminoso texto que intenta definir la posición estratégica de la Argentina agropecuaria al 2050, o sea, dentro de «apenas» 4 décadas), y hasta una reunión de Naciones Unidas sobre el cada vez más mediático «cambio climático», que se realizó en el Sheraton Libertador y un brindis con clientes vip de un importante banco del Mercosur. En todos los casos, las versiones fueron muchas y variadas aunque algunas pasaron por el clima y las especulaciones sobre cuál puede ser, finalmente, la cosecha a lograr por la Argentina. Se sabe, por ejemplo, que el trigo que se pudo sembrar ahora está complicado por excesos de agua en muchas zonas, como en Entre Ríos. Y no es sólo que no pueden entrar las máquinas a cosechar, sino además, que se está perdiendo calidad por lavado de granos y brotado, y también por enfermedades y plagas. De todos modos, no son los únicos males que trajo el exceso de lluvias en medio país. En el litoral, por ejemplo, donde en noviembre llovió igual o más que en los primeros 10 meses del año, hay invasión de escorpiones y alacranes, además de los tradicionales mosquitos, tábanos, jejenes y mosca de los cuernos, por mencionar algunos. La hacienda, que venía muy mal por la falta de pasto a causa de la seca, ahora se enloquece con las alimañas y siguen perdiendo peso. De ahí que los supuestos comentarios que habría realizado el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, respecto de la «vigencia» de los precios de referencia para la hacienda que, habría dicho, «están en el nivel de agosto pasado», cayeron muy mal entre los productores.

… que, también se comentó mucho el tema de la ONCCA, la cuestionada oficina que fuera creada a mediados de la década pasada por Agricultura, y que estuvo prácticamente congelada por los escándalos con pagos de compensaciones irregulares. El tema es que esto trajo aparejados muchísimos problemas a nivel de producción ganadera (al punto que varios abandonaron la actividad, agudizando más aún los faltantes de carne). Y ahora habrían comenzado a destrabarse los desembolsos aunque, dicen, es por «cuentagotas» y, en el caso de los feed lots no alcanza ni para empezar ya que hay más de 1.800 establecimientos inscriptos. Algo de esto también surgió en la reunión de Naciones Unidas sobre cambio climático, ya que el gas metano que emiten estos establecimientos, sería 4 veces más contaminante que el anhídrido carbónico, sindicado como el principal causante del calentamiento global y que ya se ubica en un alarmante 3,3% de emisiones contra 1,3% que había en 2000.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *