6 de diciembre de 2010 17:52 PM
Imprimir

Carne bovina, más jugosa que nunca

Chile : Los precios son hasta 35% más altos que la temporada anterior. Para sacar partido a la buena racha, falta elevar la competitividad y estrechar el trabajo de la cadena. Este será el tema del VI seminario regional, en Puerto Varas, organizado por Revista del Campo y la SNA.

Más rojos que la carne misma estaban los retornos para los productores de carne bovina en las últimas temporadas. Las pequeñas subidas y grandes bajones los tenían con los nervios de punta.
En la última década, entre 2000 y 2009, el precio promedio por kilo de novillo pagado al productor apenas bordeó los $570. Con ese valor muchos habían dejado hace rato de ser competitivos. Y es que cuando empezaron en el negocio los costos de producción y de mano de obra eran más bajos; pero el escenario fue cambiando. Muchos productores apostaron a certificarse como Pabco con la esperanza de exportar, lo que sumó nuevos costos. Sin embargo, los cambios no vinieron acompañados con un reajuste en los precios.
Por eso a muchos no les quedó más que rematar sus crianzas y cambiar de negocio…  lo que no sabían es que el escenario estaba a punto de mejorar.
La baja en la oferta -porque muchos remataron su masa ganadera- y la subida de precios en la región hicieron que los valores despegaran y la carne pasara del rojo al azul. Este año, el precio promedio por kilo de novillo a productor es de $810, con precios que en meses como septiembre, llegaron a los $891 según cifras de la Odepa.
"Los precios este año han sido significativamente más altos que en la temporada anterior, hasta un 35% más altos", explica Christian Arntz, presidente de Fedecarne.
Las perspectivas de precios son alentadoras y los expertos sostienen que se van a mantener. Hay que saber cómo sacar provecho a la nueva buena racha del sector y ampliar las oportunidades de la carne en otros mercados. Precisamente ese es el objetivo del seminario regional organizado por Revista del Campo y la SNA el próximo martes 14 (ver recuadro). Por ahora tal como está la cosa y pese a lo jugoso de la carne, la industria está con el freno de mano puesto.
¿Cómo ser siempre "filete"?
Pero aunque los precios se mantengan, eso no significa que en la industria todo marche sobre ruedas.
Es que  despegar en cuanto a precios no tiene sentido si no se ‘saca el jugo’ a las oportunidades que el momento representa y no se empieza a trabajar en conjunto, tomando en cuenta la realidad de todo el sector, no sólo de una u otra parte.
"La cadena está muy disociada. Hay momentos en que el productor cobra caro por el novillo y los industriales pierden plata; otro momento en que se invierte, en fin, está todo desordenado", sostiene Juan Ignacio Bisso, gerente general de Think Meat, empresa especializada en carne gourmet.
Para ordenar a la industria, fortalecer el sector y aprovechar el buen momento, el primer consejo de los expertos es definir una estrategia país que incluya a toda la cadena: producción, procesos y exportación. Hoy cada sector está remando para lados distintos.
"Necesitamos una estrategia país y unión de toda la industria para poder proyectar mejores negocios", sostiene Arntz.
Un segundo consejo es promover la eficiencia desde todas las partes. Aunque los retornos están más azules que nunca, el llamado es a ‘no quedarse en los laureles’.
"Los productores, pero también quienes faenan y venden, deben ser más eficientes para que seamos cada vez más competitivos", explica Arntz.
Una tercera propuesta apunta a combatir las barreras auto impuestas.
Chile tiene características privilegiadas para la producción de agro alimentos. Las barreras naturales hacen que en el país se den excelentes condiciones sanitarias, así como facilitan la marginación de plagas. Pero, en términos de regulaciones, es poco el provecho que se ha sacado a esto.
Para los expertos sería clave un trabajo más estrecho entre la industria y los entes reguladores como el Ministerio de Salud y el Servicio Agrícola Ganadero para que, sin descuidar la cosa, se dé paso a una mayor apertura frente a las oportunidades.
"Somos más papistas que el Papa; estamos sobre regulados por nosotros mismos con exigencias que incluso los mercados de destino no piden, y eso nos entrampa porque nos hace asumir costos más altos de los que debiéramos tener", puntualiza Arntz.
Buscar nichos es otro de los objetivos que se deben tener en mente, recalcan los especialistas.
Chile por su capacidad productiva es un mercado que no puede competir en volumen -porque no tiene praderas suficientes para una gran masa bovina-, pero si puede competir con productos acotados que apunten hacia consumidores que prefieren la diferencia y la calidad.
Entonces, sin descuidar el necesario aumento de la masa ganadera, faltaría definir hacia dónde va la industria, para que toda la cadena se alinee frente a ese propósito y así pueda entregar un producto made in Chile que compita por su valor agregado.
"Hoy en la cadena, cada uno lucha por lo propio y no ha habido una visión de mediano y largo plazo teniendo en cuenta claros beneficios para todos. Hay que definir qué queremos conquistar en términos de carne natural, carnes específicas, o otras opciones, para proyectar los incentivos adecuados con miras al futuro", concluye Juan Pablo Matte, secretario general de la Sociedad Nacional de Agricultura, SNA. EL SeminarioAnalizar cómo está el negocio de la carne es el objetivo del seminario regional "Desafíos para elevar la competitividad de la ganadería de la zona sur", organizado por Revista del Campo y la Sociedad Nacional de Agricultura.
Las ponencias estarán centradas en las perspectivas del negocio, en los desafíos para exportar, las medidas del SAG para apoyar la competitividad y la innovación en el diálogo laboral.
El encuentro se realizará el 14 de diciembre, entre las 17:30 y 20:00 hrs., en el Club Alemán de Puerto Varas (San José 4150).Compradores afectadosCon la baja de oferta y los problemas más allá de la cordillera, los industrializadores y comercializadores están haciendo malabares para dar cuenta de la demanda. "Año a año ha ido bajando el stock ganadero y eso ha hecho más difícil desarrollar el negocio", puntualiza Juan Ignacio Bisso.  Revista de Campo

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *