26 de febrero de 2021 00:27 AM
Imprimir

Detectan materia fecal de roedores en el pan que le dan a los internos de la cárcel de Senillosa

La justicia federal solicitó a la unidad penitenciaria que en 30 días acondiciones las instalaciones que deberán ser supervisadas por funcionarios municipales.

El juez federal de Neuquén, Gustavo Villanueva hizo lugar a un habeas corpus correctivo por el agravamiento en las condiciones de detención para la población privada de su libertad en el pabellón B1 de la Unidad Residencial II del Complejo Penitenciario Federal V-Senillosa.

En ese lugar se detectó materia fecal de roedores en los panificados destinados al consumo de las personas detenidas.

La fiscalía federal impulsó una causa penal para determinar responsabilidades.

El habeas corpus correctivo, que dispone modificaciones en las medidas de higiene y capacitaciones para el personal del SPF, había sido requerido por un grupo de internos que se encuentran alojados. Según se denunció en la presentación, en dos ocasiones fue hallado excremento de roedores en productos panificados que se destinaban al consumo de la población carcelaria.

En las inspecciones se encontraron heces de roedores en la máquina amasadora, además de detectar gorgojos y otros insectos. A su vez, se advirtió que las personas que realizan la manipulación de alimentos no cuentan con la habilitación para ello.

La resolución judicial sostiene que se acreditó “un agravamiento en las condiciones de detención, atento las deficientes condiciones de sanidad que presenta la panificación que les es entregada diariamente [a las personas detenidas], con un riesgo potencialmente grave para su salud producto de la presencia de roedores y las deficiencias observadas en la infraestructura, equipamiento y limpieza de las instalaciones”.

El juzgado ordenó que en treinta días el complejo penitenciario subsane las falencias registradas por la inspección de los funcionarios del área de Bromatología de la Municipalidad de Senillosa y acondicione las instalaciones en consonancia con el respeto de los requisitos generales para establecimientos elaboradores de alimentos en la zona de manipulación, que incluye revestimiento de paredes, instalación de cortinas plásticas, lámparas atrapa insectos, rejillas, ente otros.

También se dispone que el municipio  inspeccione de forma mensual el cumplimiento de las medidas sanitarias correspondientes y se al establecimiento penitenciario a exhibir las constancias de las fumigaciones a las autoridades comunales.

El juez Villanuva además solicitó la colaboración de la Dirección de Calidad Alimentaria de la Municipalidad de Neuquén para dictar  un curso de manipulación de alimentos y buenas prácticas de elaboración para personal que trabaja en el taller de panadería del establecimiento federal.

Publicidad