26 de febrero de 2021 14:16 PM
Imprimir

Controlador biológico para afrontar el HLB

Controlador biológico para afrontar el HLB, la enfermedad que está acabando con los cultivos de cítricos en Colombia. El proyecto se lleva a cabo con la participación y el apoyo del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural y el Instituto Colombiano Agropecuario – ICA, como parte de la estrategia para contrarrestar los efectos de esta enfermedad que afecta los cultivos de cítricos.

La idea es enfocar los esfuerzos y escalar la producción masiva de la Tamarixia Radiata, una pequeña avispa que actúa como parasitoide y regulador natural de la Diaphorina citri, insecto vector que trasmite la enfermedad.

En el año 2015 se reportó por primera vez la presencia del Huanglongbing – HLB, en Colombia. Debido a esto, la Corporación colombiana de investigación agropecuaria – AGROSAVIA, empezó a realizar trabajos de investigación con diferentes entes territoriales y asociaciones de productores, tanto en laboratorio como en predios de los productores, para buscar en conjunto soluciones inmediatas a las problemáticas que afectan la citricultura en el país.

Uno de ellos fue el establecimiento del “Protocolo de cría y liberación de Tamarixia Radiata”, un insecto que cumple la función de controlador biológico, específicamente para la Diaphorina Citri, el vector principal de la bacteria que ocasiona el HLB. Gracias a la investigación desarrollada por la Corporación; a partir de este protocolo, se decidió elaborar una propuesta de escalamiento para su producción y así atender parcialmente la emergencia.

Para darle cumplimiento al propósito de contrarrestar el efecto del HLB, AGROSAVIA comenzó las obras de construcción y adecuación de un espacio en el Centro de Investigación La Selva, ubicado en Rionegro (Antioquia) con todas las exigencias técnicas y fitosanitarias para adelantar este proceso masivamente. Para eso se diseñó una estructura de 2.000 m² con características estructurales acordes con las necesidades de bioseguridad, sistema de riego y climatización inteligente que favorecerán el proceso de escalamiento y multiplicación del parasitoide.

“Desde AGROSAVIA en Antioquia, con la gestión de la Sede Central, bajo el liderazgo técnico-científico del investigador Juan Humberto Guarín y con el apoyo de otros Centros de Investigación como Palmira en el Valle del Cauca, hemos asumido el reto, de construir los espacios necesarios para escalar y producir Tamarixia. Esperamos en un año, aportar un 5 % de lo que el país requiere de este parasitoide, como alternativa para contrarrestar la Diaphorina en cultivos de cítricos. Es necesario que toda la cadena citrícola desde el rol que tiene asuma y aporte al control de este factor limitante de la sostenibilidad y competitividad del cultivo que en el país supera las cien mil hectáreas”. Aseguró Juan Mauricio Rojas, director del Centro de Investigación La Selva en Antioquia.

El proyecto se va a llevar a cabo en una estructura tipo invernadero que permitirá controlar la temperatura (25±5 °C) y humedad relativa (70±15%), condiciones que garantizan la cría masiva de T. radiata. En su diseño se han contemplado siete áreas, así: módulos de asepsia, de cuarentena del hospedante Mirto (Murraya paniculata), de producción y mantenimiento del hospedero (Diaphorina citri) y finalmente, módulos de producción, mantenimiento y cosecha del parasitoide.

“Es muy importante a partir del apoyo del Ministerio, acompañar la participación de los diferentes actores de la cadena productiva citrícola; desde aquellos que trabajen en la bioplanta, los que se encuentren en los cultivos, áreas de traspatio y tenedores de hospederos alternos, para que todo esto, sea un verdadero esfuerzo colectivo y contribuyamos a la reducción de los índices de D. Citri”, comentó Juan Humberto Guarín, investigador Ph.D. y líder del proyecto.

La construcción y puesta en marcha de esta estructura es apenas uno de los compromisos que se proyectan, en el convenio interadministrativo firmado entre el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, y AGROSAVIA; adicionalmente se tiene dispuesto realizar una serie actividades complementarias que buscan entre otros objetivos, sensibilizar y fortalecer capacidades bajo el marco de la Buenas Prácticas para el control del HLB, todo como parte de la Política Sectorial que debe contribuir al control y prevención de la enfermedad HLB de los cítricos.

Entre las proyecciones, se espera que, a diciembre de 2021, se hayan producido 2.800.000 de individuos del parasitoide Tamarixia radiata. Junto con el MADR y el ICA se definirá bajo criterios específicos la distribución de este controlador, que será liberado en cultivos y zonas de traspatio, consideradas como áreas estratégicas para su incremento, conservación y adecuada disposición en el territorio nacional.

Publicidad