27 de febrero de 2021 10:15 AM
Imprimir

Se exportó más carne en enero, pero los precios jugaron en contra

En el contexto de pandemia los precios internacionales cayeron en promedio 23%. China se lleva casi el 75% del total de exportaciones, aunque demanda cortes de menor calidad e Israel se consolida como el segundo mayor mercado para las carnes argentinas.

Las exportaciones de carne vacuna totalizaron las 48.218 toneladas en el primer mes del año, un incremento del 14,7% en relación al mismo mes de 2020, pero en valores se registró una baja de 12% en términos interanuales.

La razón hay que buscarla en la evolución de la demanda y de los precios internacionales en el contexto de la pandemia y el peso que está adquiriendo China como el mayor demandante -por lejos- de los cortes made in Argentina.

Según un relevamiento del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA), las exportaciones cárnicas alcanzaron los u$s 199 millones, una caída del 12% respecto de las u$s 226,1 millones logrados en enero del año anterior.

Esas 48.218 toneladas representan 68.931 toneladas de volumen equivalente res con hueso. Así, la Argentina destinó al mercado de exportación el 30,3% de la producción de carne bovina obtenida en enero de 2021, señaló el instituto.

Argentina destinó al mercado de exportación el 30,3% de la producción de carne bovina obtenida en enero de 2021, señaló el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA) 

Pero acá viene el impacto negativo de los precios. “El precio promedio de exportación correspondiente al mes de enero de 2021 es significativamente inferior, (-23,2%), al observado a lo largo del primer mes del año 2020″. 

La buena noticia parcial, en todo caso, es que comparado con el mes precedente (diciembre) el precio promedio “resultó moderadamente superior (2,5%)“, indicó el IPCVA. 

Es un reflejo de lo que viene ocurriendo en los mercados internacionales en los últimos meses, con el precio fluctuando según la demanda de los principales mercados, que a su vez está muy condicionada por las aperturas de las actividades económicas y en especial lo que en la jerga se conoce como el canal HoReECa (hotelería, restaurantes y catering).

Sólo para tener una medida, hay que recordar que 75 de cada 100 toneladas de carne vacuna que se exportan se embarcan rumbo a China, y el resto se divide entre Israel (8%), Chile (4,9%), Brasil (3,5%), Alemania (2,4%) y Estados Unidos (1,8%), y más atrás un conjunto de países con menor  volumen demandado.

Pero mientras los productos que se venden a China, especialmente carne congelada con hueso y procesada, tiene un precio promedio de u$s 3384 dólares por tonelada, un 27% que en enero de 2020, en la Unión Europea, que demanda cortes de calidad (enfriada sin hueso) pagan en torno a los u$s 7700 la tonelada, un 15% menos que el año anterior.

Un caso semejante es el de Israel donde los precios de los cortes promediaron los u$s 6925 la tonelada en enero (-9,4% interanual) o Estados Unidos que con precios de u$s 5659 la tonelada acusó una baja de precio de sólo el 4,9%.

Para los analistas del sector la esperanza del mercado es el plan de la vacunación contra el Covid y la posibilidad de que Europa tenga una buena temporada turística en el verano septentrional.

Publicidad