7 de diciembre de 2010 10:25 AM
Imprimir

No descartan que la soja pueda llegar a 1500 $/t en algún momento del año 2011

La posibilidad de que los precios de la soja registren en los próximos meses niveles superiores a los observados durante 2010 no puede descartarse a partir del impacto del fenómeno de "La Niña" en Sudamérica en un escenario de demanda sostenida de los productos del complejo oleaginoso (biodiesel incluido).

“En la medida que se complique la situación climática en Sudamérica, el mercado irá en alza recuperando lo de las últimas semanas", comentó hoy a Infocampo.com.ar Javier Buján, titular de la corredora Kimei Cereales.

"No me animo a decir cuál será el techo del precio de la soja , aunque no es muy difícil que supere los 1400 a 1500 $/tonelada", señaló Buján.

El último informe de oferta y demanda mundial de granos del USDA previó para el ciclo 2010/11 una cosecha de soja argentina de 52 millones de toneladas, cuando la Bolsa de Comercio de Rosario indicó que, en el mejor de los casos, la producción local sería del orden de 49,5 millones de toneladas (el próximo informe del USDA será difundido el próximo 12 de diciembre).

"No existen fundamentos para afirmar que la soja no pueda llegar a esos valores el año próximo, aunque la realidad es que hoy existe un desconcierto muy grande en cuanto a precios", dijo a Infocampo.com.ar Teodoro Zorraquín, codirector de la consultora Z&M Asociados.

"Si se analizan todos los indicadores negativos del mercado se observa que es posible que haya una ola alcista, pero la mirada debe ser más amplia y precavida", apuntó Zorraquín.

Más allá de los fundamentos propios del mercado de granos en general y de la soja en particular, las materias primas vienen registrando una tendencia alcista desde mediados de 2010 hasta el presente (más allá de las esperables correcciones a la baja registrada en agosto y noviembre pasado).

Esto sucede porque a medida que la oferta global de monedas internacionales (con el dólar estadounidense a la cabeza) crece de manera desmedida para alejarse cada vez más de la oferta real de bienes y servicios, los administradores de carteras globales siguen posicionándose en activos reales (tierras, metales preciosos, contratos futuros de commodities, etcétera) para protegerse de la desvalorización creciente del papel moneda.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *