3 de marzo de 2021 12:31 PM
Imprimir

UNA CAMPAÑA DIFERENTE PARA EL SORGO

CompartiremailFacebookTwitter“Las condiciones ambientales revirtieron revirtieron ciertos escenarios y pronósticos desalentadores y consolidó un desarrollo seguro de los cultivos agrícolas de la campaña 2020/2021”, divulgó el informe del Sistema de Estimaciones Agrícolas de la Bolsa de Comercio de Santa Fe. Entre los cultivos, fue el sorgo granífero uno de los más “estables”. La mayor superficie sembrada […]

“Las condiciones ambientales revirtieron revirtieron ciertos escenarios y pronósticos desalentadores y consolidó un desarrollo seguro de los cultivos agrícolas de la campaña 2020/2021”, divulgó el informe del Sistema de Estimaciones Agrícolas de la Bolsa de Comercio de Santa Fe.

Entre los cultivos, fue el sorgo granífero uno de los más “estables”. La mayor superficie sembrada y las favorables condiciones ambientales que rigieron la campaña desde el inicio, le agregaron un plus muy importante al que tuvo en ciclos anteriores, explicó el SEA.

Al mismo tiempo, los valores comerciales influyeron mucho, haciendo que se fortaleciera aún más, y aumentara el protagonismo del sorgo; desde una mayor superficie implantada hasta el incremento de las utilidades.

Asimismo, un 90 % de los lotes presentó estado bueno a muy bueno, sin ningún inconveniente en su desarrollo, aunque continuaron los monitoreos por la presencia y daño del pulgón amarillo o pulgón de la caña de azúcar (Melanaphis Sacchari), en particular en los departamentos del norte.

Girasol

Continuó el buen ritmo de la cosecha en los departamentos del centro ? sur, lográndose un grado de?avance del orden del 97 % y de 9 puntos porcentuales intersemanales, pero con un?retraso de 3, en comparación a similar período de la campaña pasada.

Para el área norte de la provincia, finalizó el ciclo del cultivo, con un rendimiento promedio que fluctuó entre 16 y 18 qq/ha, en la zona centro 18, 20 y 23 qq/ha, con máximos de 27 qq/ha, con un 95 % de avance de la trilla y en la zona sur, los rindes oscilaron entre 19 y 21 qq/ha, con un avance del 85 %.

El enmalezamiento fue y continuó siendo el principal inconveniente en los distintos lotes, acrecentándose en el momento de la cosecha.

Los girasoles presentaron muy buena sanidad, sin inconvenientes, pero como en toda la campaña, en estadio de fructificación, continuaron observándose importantes daños, por ataques de palomas y de cotorras.

Maíz temprano

 Con el transcurso de los días, la estabilidad climática, las temperaturas medias diarias estables y la progresiva disminución de los porcentajes de humedad de grano, el proceso de cosecha del maíz temprano, sumó lotes y alcanzó un grado de avance del 20 % en la superficie con destino comercial y 18 puntos porcentuales intersemanales, con un retraso de 2, en comparación a similar período de la campaña pasada, con los siguientes rendimientos promedios en:

a) zona norte: departamento Nueve de Julio, General Obligado, Vera, norte de San Javier, entre 38 y 60 qq/ha, con lote puntual de 65 qq/ha;

b) zona centro: departamentos San Cristóbal, San Justo, Castellanos, Las Colonias y La Capital, entre 65 y 85 qq/ha, con lote puntual de 90 qq/ha y la

c) zona sur: departamentos San Martín y San Jerónimo, muy pocos lotes entre75 y 90 qq/ha, con lote puntual de 95 qq/ha.

 Los maizales con destino comercial no variaron sus estados, un 75 % de los cultivares se encontraron de buenos a muy buenos, algunos lotes excelentes, sin inconvenientes para su normal desarrollo, regular un 15 % y un 10 % pasó a malo, con marcados síntomas de estrés termo-hídrico y mortandad de plantas, sin recuperación.

Soja temprana

Continuaron los intensos monitoreos y evaluaciones de los distintos lotes, ya que la campaña se caracterizó por la detección temprana de la presencia de oruga militar (Spodoptera frugiperda) y oruga bolillera (Helicoverpa elotopoeon), generalizadas en toda el área de estudio. En los sojales más avanzados, se divisó un gran número de chinche verde (Nezara viridula).

En los últimos días se sumó el seguimiento de cualquier anomalía o irrupción de enfermedades de fin de ciclo, que ante las condiciones ambientales podrían presentarse.

En etapas de fin de floración y fructificación un 95 % de los cultivares de soja temprana presentó estado bueno a muy bueno, con lotes excelentes, como consecuencia de los escenarios climáticos muy favorables, de todo el mes de febrero, un 4 % regular y un 1 % malo, estos últimos se observaron en suelos con limitantes y menor aptitud agrícola, con predios que presentaron cierto marchitamiento por altas temperaturas y no uniformes, manchonados.

Maíz tardío 

 Un 93 % presentó estado bueno a muy bueno con lotes excelentes, un 3 % regular y un 1 % malo. Los cultivares de maíz tardío siguieron mostrando todo el potencial genético, como consecuencia de las condiciones climáticas, que favorecieron el desarrollo y el avance de los estadios fenológicos, sumándose su bienestar sanitario.

En particular, en los departamentos del norte, los maizales presentaron etapas de crecimiento menos avanzadas que en los departamentos del centro-sur, donde continuaron realizándose aplicaciones de fertilizantes post emergentes.

Fuente: El Litoral

Publicidad