4 de marzo de 2021 10:23 AM
Imprimir

El USDA estima una subida del 1,5% en la producción avícola de la UE para 2021

CompartiremailFacebookTwitterEl USDA ha hecho público un informe en el que pronostica que para 2021 la producción de carne de pollo de la UE crecerá un 1,5%, llegando a 12,55 millones de t, tras la caída de 2020 del mismo porcentaje ante los efectos de la covid-19 en el canal foodservice. La producción polaca fue la […]

El USDA ha hecho público un informe en el que pronostica que para 2021 la producción de carne de pollo de la UE crecerá un 1,5%, llegando a 12,55 millones de t, tras la caída de 2020 del mismo porcentaje ante los efectos de la covid-19 en el canal foodservice. La producción polaca fue la que más disminuyó dentro de la UE-27 + Reino Unido, ya que su industria se centra en exportar cortes de carne de pollo al sector foodservice de la UE. La producción española también se redujo como consecuencia del cierre de la hostelería y la baja del turismo.

La producción de carne de pollo en los Países Bajos también disminuyó, aunque su bloqueo no fue tan estricto como en otros Estados miembros de la UE-27, como Francia, España e Italia. El sector sufrió la caída de la demanda del Reino Unido y otros mercados y la creciente competencia de Polonia.

En otros países, como Italia y Francia, la industria pudo reorientar la mayor parte de la producción originalmente destinada al sector foodservice al sector minorista, lo que provocó un aumento constante o leve de la producción nacional. El aumento de las ventas minoristas también condujo a mayores ventas y producción de carne de pollo producida bajo ciertos esquemas de calidad, como orgánicos y de corral, ya que los consumidores son más sensibles a estas etiquetas en los mercados minoristas.

El cierre temporal de las instalaciones de sacrificio en varios países como los Países Bajos, Alemania y el Reino Unido debido a los casos de COVID-19 no tuvo un impacto significativo en la producción total, ya que las semanas de producción perdidas se compensaron con tasas de sacrificio más altas en las semanas siguientes y absorciones en otros establecimientos.

No se prevé que los brotes de influenza aviar altamente patógena de fines de 2020 y principios de 2021 tengan un impacto directo negativo en la producción de carne de pollo de la UE en el año fiscal 2021, con la excepción de Alemania, donde la mitigación de la influenza aviar altamente patógena incluye medidas sanitarias estrictas extendidas en los distritos afectados.

Sin embargo, el cierre de algunos mercados de exportación como Sudáfrica para los Estados miembros afectados por la influenza aviar altamente patógena puede llevar a los productores de carne de pollo a reducir la cuota de nuevos pollitos para la exportación. En la mayoría de los países de la UE-27 + Reino Unido, como España, Alemania y Francia, los gobiernos reforzaron las medidas de vigilancia y bioseguridad en las granjas avícolas, incluida la prohibición temporal de las granjas camperas.

Con el desarrollo del programa de vacunación COVID-19 y la posterior finalización de los bloqueos, los proyectos posteriores demandan crecimiento y conducen a aumentos de producción. Sin embargo, los precios más altos de los piensos, las regulaciones ambientales más estrictas, como en los Países Bajos y Bélgica, los altos costos laborales, como en Francia, las altas existencias comerciales, como en Alemania, mantendrán el crecimiento por debajo del 1,5%.

En cuanto las importaciones, bajaron un 15% en 2020 hasta las 609.000 t en 2020 sobre todo desde países como Tailandia donde bajaron un 21% o Ucrania que redujo sus ventas en la UE un 26%.

Frente a esto, las exportaciones bajaron también, un 4,6% y se quedaron en 1,45 millones de t debido a la combinación de prohibiciones totales o parciales de exportaciones relacionadas con la influenza aviar altamente patógena a Sudáfrica, China, Vietnam, Corea del Sur, Singapur, Japón, Taiwán, Emiratos Árabes Unidos y Filipinas, y las consecuencias de la caída de covid-19. en demanda en esos países.

Las exportaciones perdidas fueron reemplazadas parcialmente por el aumento de las importaciones de Sudáfrica desde España, Irlanda y Países Bajos. 

Fuente: Eurocarne

Publicidad