7 de diciembre de 2010 13:14 PM
Imprimir

El 76% de agricultores en invernadero no invierte en asesoría técnica

Mexico : La producción bajo invernadero se abre como una alternativa ante los cambios climatológicos, sin embargo requiere de apoyo especializado, empero 76% de los productores de México no invierten en asesoría técnica por considerarla innecesaria o desconfiar de los asesores, que muchas veces no cuentan con la especialización requerida en este rubro

La producción bajo invernadero muestra una tendencia a la alza, pero 76 por ciento de los productores no invierte en asesoría técnica, por considerarlo innecesario o porque no confía en los asesores.Entre los productores agrícolas la mayoría prefiere hacerle caso a recomendaciones de proveedores de sustratos, semillas, fertilizantes y hasta de los propios invernaderos, sin distinguir que muchos de los comentarios que les hacen es sólo para cerrar un trato, lejos de ayudarles en verdad a incrementar su productividad.Un invernadero puede reducir gastos e incrementar la productividad de un cultivo, siempre y cuando se maneje de forma adecuada. Para tal efecto, es necesario contar con asesoría de técnicos especializados en la materia, así lo expuso Mario A. Lamas, especialista de la dirección de Agronegocios de FIRA (Fideicomisos Instituidos con Relación a la Agricultura).Matizó que la culpa de no invertir en asesoría técnica no sólo es de los productores, ya que México no cuenta con suficiente personal técnico capacitado en la producción en invernaderos. De igual forma, añadió, un productor con un espacio para la producción menor a cinco hectáreas, no cuenta con recursos suficientes para pagar el salario de un buen técnico.En el marco de la Expo Agroalimentaria Guanajuato 2010–que se realizó a mediados de noviembre pasado–, el especialista recomendó diversificar la producción bajo el esquema de agricultura protegida, puesto que la mayoría de los productores centra su interés en la producción de tomate y existen grandes oportunidades de negocio en la producción de lechuga, pepino, calabacita, berenjena, chile, pimiento, ejotes, melón y frutillas rojas (zarzamoras, cerezas, fresas, frambuesas).Estados Unidos –dijo– es el principal consumidor de las exportaciones agrícolas de México, y ese mercado muestra una tendencia a la alza en el consumo de productos agrícolas y orgánicos producidos en invernaderos. Esta preferencia se ve más marcada en la costa este de la Unión Americana, más específico, Nueva York, Washington, Boston, Florida.El principal competidor de México en ese mercado es el estado de California, que se encuentra a la misma distancia que los estados del centro de nuestro país. Esto significa que el gasto en la transportación de las mercancías es el mismo. Para los productores mexicanos el problema para la comercialización radica en que para poder colocar los productos se debe mejorar la eficiencia y calidad de la producción. Se le tiene que dar un valor agregado a lo que se produce: limpiarlos, lavarlos y procesarlos.Contar con una marca y un empaque es fundamental en el posicionamiento de la producción agrícola mexicana. De igual forma, buscar la certificación de los productos genera mayor confianza y certeza entre los consumidores.Mario A. Lamas también comentó que un impedimento para los productores mexicanos es que 80 por ciento de ellos cuenta con sólo una hectárea o menos para producir; por ello afirmó que los pequeños productores se deben asociar en organizaciones productivas e invertir en investigación para poder crecer.El perfil de los agricultores del centro del país es muy interesante, porque ya son gente joven, bien preparados académicamente, cuentan con un nivel de estudios de alrededor de 15 años y están dispuestos a innovar, refiere el especialista.Reconoció que para la actualización tecnológica y la competitividad en la comercialización se requiere inversión. Sin embargo, el acceso a los créditos y esquemas de financiamiento para la producción agrícola tanto del sector público como privado es complicado, hay muchas deficiencias.Crece exportaciones de hortalizas bajo invernaderoEn el marco de la Expo Agroalimentaria, el secretario de Agricultura,Francisco Mayorga subrayó queal mes de agosto las exportaciones agroalimentarias y pesqueras totales de México ascendieron a 12 mil 289 millones de dólares, es decir, 11.5 por ciento más que en 2009.
Un porcentaje importante de éstas proceden de la agricultura protegida, como en los casos de tomate, uvas, fresas frescas y congeladas o chile El funcionario federal destacó que este tipo de producción tiende a crecer porque México cuenta con ventajas competitivas.Recordó que en 2009 se tenían registradas 10 mil 500 hectáreas destinadas a la agricultura protegida y la Sagarpa estima que entre 2010 y 2012  se establezcan otras 3 mil hectáreas bajo este sistema de producción. Se planea establecer mil hectáreas por año y para ello se han invertido mil 200 millones de pesos en 2010.Dentro de la agricultura protegida, la producción en invernaderos permite a los agricultores tener mayor certeza sobre sus cosechas y los riegos de perder sus cultivos a causa de inclemencias climatológicas se reducen gracias a la protección física que representa esta modalidad de agricultura protegida.Hoy en día, se pueden encontrar invernaderos acorde a las necesidades de cada productor, tanto de espacio, de clima, de suelo y de producción. Muchos de ellos, cuentan con ventanas que permiten la ventilación de los cultivos y dejan pasar la luz natural que requieren las plantas.Hay modelos que tienen camas de aire laterales, que sirven de contención para las plantas ante los cambio bruscos de temperatura, como las heladas y olas de calor intenso. Esto es una gran ventaja, porque se puede tener total control del clima y al mismo tiempo, permite tener más de un ciclo agrícola al año.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *