6 de marzo de 2021 13:18 PM
Imprimir

Mitos sobre la carne de cerdo que son falsos

Desde la Interprofesional rebaten varias creencias acerca de esta carne

Muchas veces escuchamos afirmaciones sobre los alimentos y las creemos sin cuestionarlas porque se llevan diciendo desde hace mucho tiempo. Sin embargo, en muchas ocasiones pueden no estar del todo en lo cierto. Por ello, desde la Organización Interprofesional Agroalimentaria del Porcino de Capa Blanca, INTERPORC, desmontan, apoyándose en estudios científicos, aquellos mitos nutricionales sobre la carne de cerdo y otros en cuanto a su sabor o calidad.

Mito 1: La carne de cerdo es más insana que otras carnes. Falso:

En contra de lo que popularmente se piensa, los cortes magros del cerdo de capa blanca son aliados para reducir el exceso de peso, tal y como apunta el Dr. Miguel Ángel Rubio Herrera autor del informe ‘La carne de cerdo de capa blanca en la prevención y tratamiento de la obesidad’.

El valor energético de los cortes magros de la carne de cerdo de capa blanca se encuentra por debajo de las 150 kcal/100 g de porción comestible. “Y como la porción de proteínas se encuentra entre el 21% y 24%, este tipo de carne magra es idónea para planificar platos con una cuota proteica interesante”, explica el experto.

“La carne magra de cerdo, al igual que otros cortes magros de otras piezas de carne, deben incorporarse a las dietas hipocalóricas de los planes de alimentación para el tratamiento de la obesidad, para asegurar que las personas que siguen estas recomendaciones ingieran una cuota proteica adecuada de alta calidad biológica que permita una progresiva pérdida ponderal y mantenimiento del peso a largo plazo”, concluye el Dr. Rubio Herrera, del servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Clínico San Carlos.

Mito 2: La carne magra de cerdo no se puede comparar a otras carnes magras. Falso:

Se entiende por carnes magras aquellas cuyo contenido está por debajo del 10% de la grasa total. La composición de los cortes magros de cerdo como el lomo, el solomillo o la pierna se sitúan habitualmente por debajo del 5% de la grasa total. Por lo que los cortes magros del cerdo de capa blanca “se encuentran dentro de la misma categoría de carnes magras de pollo, pavo, codorniz o conejo”, afirma el autor.

Mito 3: La carne de cerdo es más seca. Falso:

La carne de cerdo es muy jugosa por su infiltración de grasa en el músculo, solo debes evitar cocinarla a temperaturas exageradas. La temperatura de cocción de la carne de cerdo está entre 71º y 72º.

Mito 4: La grasa de la carne de cerdo es de mala calidad. Falso:

“La carne fresca de cerdo está bien reconocida como una fuente principal de proteínas de alto valor biológico, del aporte de vitaminas del complejo B, de minerales como el hierro hemo, elementos traza y de otros componentes bioactivos con capacidad antioxidante. No todas las carnes ni todos los cortes son iguales”, explica el Dr. Rubio Herrera.

Mito 5: La carne de cerdo no debe formar parte de nuestra dieta más de dos veces a la semana. Falso:

Los expertos, según explican desde INTERPORC, recomiendan tomar entre tres a cuatro raciones a la semana.

Publicidad