7 de marzo de 2021 21:08 PM
Imprimir

Marcos Guigou: “Permanecer y seguir siendo pujantes es clave para ADP”

Marcos Guigou es director de Agronegocios del Plata (ADP), empresa familiar que cumplió 18 años y continúa siendo una fuerte impulsora de la agricultura de precisión y tecnologías de elite que mejoran la productividad y permiten producir con mayor cuidado del medio ambiente. El empresario analizó el negocio agrícola, los desafíos de las empresas uruguayas, sus fortalezas y algunos cambios productivos que, al igual que la siembra directa en su momento, pasarán a marcar un nuevo camino de crecimiento en el negocio. Dijo que “a diferencia de otros períodos de alta demanda de proteínas de origen vegetal, esta vez parece ser más duradera”…

Pablo Antúnez

-¿Qué balance realiza de estos primeros 18 años de Agronegocios del Plata (ADP)?

-Muy positivo en general. No estuvo exento de procesos complicados y períodos de adaptación con tantos cambios en el frente externo. Desde el punto de vista del desarrollo personal, de la gente que trabajó en el emprendimiento, donde algunos continúan, otros entraron y salieron, me parece que el proceso también ha sido bueno como aporte a la agricultura. En eso también la compañía marcó una forma de hacer las cosas que me parece positiva. A su vez, el hecho de haber permanecido con un emprendimiento es importante, hay empresas mucho más viejas, pero en este caso tiene un componente interesante de estabilidad en el negocio, que en agricultura es muy cambiante, muy sometido a turbulencias y cosas que no podemos cambiar. Permanecer y seguir siendo pujantes es una linda característica.

-La empresa, al incorporar tecnología de elite, mostró que el camino de la agricultura de precisión era posible. ¿Se esperaba volverse referente en ese sentido?

-No sé si se esperaba. De lo que pueden hacer las empresas en la interna, la introducción de tecnología de vanguardia es lo que puede otorgar mucha competitividad. El éxito en el desarrollo de los drones y esa tecnología de precisión no era esperado y nos vimos muy sorprendidos.

-¿Por qué?

-En una Expoactiva, en 2008, cuando mostrábamos esas tecnologías, vinieron integrantes de la Comisión Directiva a pedirnos por favor que no voláramos más los drones, porque le estábamos sacando público a las demás actividades de la muestra. Fue tremendo cómo pegó esa tecnología. Incluso en ese entonces el dron que utilizábamos no era nuestro. Luego tuvimos dos propios. Es sorprendente ese interés. A veces se trabaja fuerte para difundir algo y no se sabe qué impacto tendrá. El resultado de esa tecnología sí era esperado. Esa tecnología que está vinculada con el dron es la agricultura de precisión, la separación de las cosas por su productividad en el campo.

-¿La agricultura de precisión cambió el negocio?

-Para mi esa es una tecnología que después de la siembra directa, es la que más impacto tuvo y la que más impacto tendrá. Poder identificar dónde está el potencial del suelo y poner la cantidad de semilla y fertilizante justo, corregir los problemas. Eso fue como una caja de Pandora, porque en muchas cosas no teníamos la información para manejar tanta variabilidad.

-La tendencia a la innovación continúa.

-La tendencia es que la innovación y la adopción de esa tecnología innovadora es bastante común en nuestro rubro agrícola y en la empresa. Todos los años hay cosas nuevas que ya se hicieron, desde la adopción de nuevos cultivos y el impacto de la tecnología sobre la producción y las personas es apabullante.

-También fueron cambios grandes para técnicos y operarios la adopción de esa tecnología vanguardista. ¿Lo ve así?

-Claro. Las personas que llevan adelante las cosas precisan un conocimiento y una racionalidad en lo que hacen que es desafiante. No es para nada limitante, los que tienen interés y aptitud lo pueden hacer. Ese cambio está siendo muy imponente. Ver un tractorero o una persona que siembra, que parece que está haciendo la misma actividad que hace 15 años atrás, pero en una situación más cómoda. Cuando se analiza la cantidad de decisiones que toma, las situaciones que maneja y lo importante que son sus decisiones para el resultado de ese cultivo, es sorprendente.

-¿Qué nuevas tecnologías está probando hoy ADP?

-Demoramos mucho por la pandemia de Covid-19, pero estamos probando un equipo que aplica herbicida o lo que se quiera donde se necesite. El equipo va leyendo el campo donde hay malezas y aplica solo sobre la maleza. Eso impacta de forma fabulosa porque no sólo se usan productos menos tóxicos cada vez, sino que se pueden usar sobre el problema y no a nivel general. Toda esa tecnología va a un ritmo imponente y hace que inviertas, que estudies, que te adaptes a cómo se hacen las cosas, porque hoy se hacen de una forma totalmente diferente a como se hacían un año atrás. Que la gente se capacite, que vaya y aplique.

-¿Y qué nuevas tecnologías se vienen?

-No sé si podría saber por dónde van a pasar las cosas, pero tenemos esas ideas base para la empresa, y la convicción y el entrenamiento de adaptarnos rápido. Que el equipo esté dispuesto a cambiar ha sido un trabajo de años. Por lo general uno quiere cambiar algo y hay trabas, pero es importante que los equipos tengan la aptitud de cambiar. Ese es un valor.

La inmensa demanda de granos abre un período de oportunidades, de aprender y hasta de crecer

-¿Mirando para adelante cuáles son las metas de ADP?

-Particularmente en lo que es liderazgo y dirección tenemos un período importante de cambio de generaciones en una empresa que siempre fue familiar. Llevar adelante una empresa familiar tradicional de gran escala, con este enfoque de innovación y ajuste, con una transición de generaciones es un desafío interesante. Va muy lindo, pero no deja de ser desafiante.

-¿Y qué otros desafíos?

-Tenemos como desafío maximizar las fortalezas de estar en el campo, de conocer la realidad. Para este tipo de negocio que es producción de alientos a cielo abierto es fundamental estar con los pies en la tierra, es una fortaleza. Estar apalancándose con alianzas estratégicas es algo que para adelante tiene mucha proyección. También estamos muy enfocados en participar más en la producción de genética para la agricultura uruguaya. En trigo somos líderes en estos años y tuvimos mucha participación en el mercado, pero en soja y maíz no hemos estado tan presentes. Queremos potenciar esa presencia. Y el otro punto fuerte es la sinergia entre producción de granos y proteínas animales, que para Uruguay es el punto más interesante en los próximos años, más allá que las proteínas de origen animal están siendo desafiadas por la carne sintética y eso tiene futuro, porque no creo que alguien como Bill Gates invierta si no tienen futuro.

-¿Considera que Uruguay tiene ventajas en la producción de proteínas animales frente a otros países?

-Las proteínas de origen animal tienen un camino muy interesante para países como nosotros que las pueden producir en forma muy equilibrada y que pueden hacer una contribución a la mejora del ambiente a nivel global, que no están desforestando. Siempre tenemos cosas para hacer mejor. Esa interacción en producción de granos y todo lo que transforme esa energía que está en los granos en alimentos para los animales, es importante. Creo que por ahí están los caminos. Las estrategias y las tecnologías cambian mucho.

-¿Cómo está viendo actualmente el negocio agrícola?

-El futuro es interesante por la demanda que hay. Casi todos los períodos anteriores que subieron los precios fue por problemas de sequía o problemas climáticos, en este caso no hubo fracaso de cosecha, es una demanda feroz que hace que uno sea bastante más optimista y que tenga un período más largo. Da la impresión de que la demanda está muy fuerte, eso es interesante. Lo otro que me resulta interesante es la cantidad de gente joven que hay en el sector agrícola y en el complejo ganadero. Esa es una muy buena combinación, un periodo que dé oportunidades de emprender, de crear empresas, de hacer proyectos y precios que ayuden, para Uruguay es fundamental por su tendencia a ser caro como país.

-¿Esa es una fortaleza de la producción uruguaya frente a otros países con alto potencial productivo?

-Considero que tener gente joven es una fortaleza y un potencial importante. Si miras hacia los países más desarrollados y de alto potencial productivo, probablemente una de las virtudes que tiene nuestro sector es el recambio generacional y la mayor presencia de gente joven. Ese recambio se está dando en muchas empresas y veo que ese recambio se está dando más rápido. No veo ese escalón de la generación anterior que sigue y sigue y los demás esperan. Eso quedó atrás.

Hay un mejor panorama para negocio del corral

-¿Cómo viene la campaña de soja?

-Despareja. Tiene manchas grandes con zonas que están buenas. Hay cultivos que tuvieron más lluvias y son los que están con un mejor desarrollo. Todo lo que es noreste está bien hasta Río Negro si se baja por Ruta 3. La zona más núcleo alrededor de Mercedes y Dolores tienen cultivos que también están muy bien, pero a pocos kilómetros hay chacras que la están pasando mal. Son cultivos que la están sufriendo mucho por la falta de precipitaciones. En el caso de ADP, nuestras áreas agrícolas están desparramadas y tenemos zonas que no están tan bien, junto con otras que están lindas.

-En el caso del negocio del corral, donde ADP desarrolló una marca de carne propia que ingresa en las góndolas de los supermercados de la Unión Europea, ¿visualiza un segundo semestre con mayor optimismo?

-Todas las señales indican que debería estar muy bien el negocio del corral, tanto por lo global, donde Australia está en proceso de recomposición de stock, Estados Unidos tiene mucha producción pero también mucha demanda. Mirando hacia Sudamérica, Brasil que es otro gran productor de carne, está bajando la oferta y Argentina consume mucho en su mercado interno, pero además, tiene más que nada muchos problemas en su economía. Parece que el panorama es mejor para el segundo semestre del presente año. En la medida que avance la vacunación en el mundo y en países como la Unión Europea y se reactive más el consumo de carnes, habrá mejoras importantes. Hoy todavía el circuito de grandes restaurantes está paralizado en muchos países. Desde diciembre de 2020, cuando la pandemia de Covid-19 desaceleró la demanda de carne, primero en China y luego en otros mercados que son fundamentales para Uruguay, el negocio del corral transita por una época difícil. Esperemos que venga una época mejor.

-Hay otra ventaja para el caso de empresas como ADP, como por ejemplo la fortaleza en el precio de los granos…

– Sí. Es que, más allá de los problemas que tiene el negocio del corral, el precio de los granos está muy sólido, muy firme y resulta una alternativa interesante. El tener alternativas, de por sí, mejora la actividad. Eso es claro.

Fuente:

Publicidad