7 de marzo de 2021 11:38 AM
Imprimir

Rosana Negrini, la líder de una fábrica que no cree en la igualdad de géneros

La presidenta de una firma de maquinaria cordobesa cuenta que las mujeres se adaptan perfectamente al trabajo en planta y que están dispuestas a ocupar todas las posiciones.

Cuando se recibió de Contadora y Licenciada en Administración en la Universidad Nacional de Córdoba, Rosana Negrini decidió regresar a su Monte Maíz natal para trabajar en Agrometal SAI, donde su padre era presidente. En el año 1988 fue nombrada directora, en el 95 llegó a vicepresidente y cuando falleció el recordado Juan Carlos Negrini, en el 2000, Rosana asumió la presidencia de la empresa, puesto que ocupa hasta el día de hoy.

“No sentí resistencia porque yo y la empresa estábamos preparados para ello, a nadie le sorprendió, fue un proceso natural. No tuve dificultades especiales por ser mujer. Yo había recorrido el camino en la empresa y en todas las instituciones (cámaras sectoriales, Fundación Mediterránea, UIC, etc.) donde ya participaba desde hacía años. Por supuesto que en aquel momento las mujeres éramos muy pocas en esos lugares y hoy ya somos más, pero nunca me sentí discriminada”, afirma la empresaria en diálogo con Clarín Rural.

Negrini describe su liderazgo como “participativo”. “Soy de hacer equipos y trabajar juntos, intento que seamos eficientes y organizados. Mi rol actual es el de liderar a la organización en este tiempo tan difícil. Nosotros estamos con mucho trabajo pero con el virus rondando… y comenzando a enseñar mi experiencia a los jóvenes, aunque aprendo mucho de ellos porque los cambios son muy vertiginosos y debemos adaptarnos, y ellos me enseñan a mí”, comenta.

En Monte Maíz, la localidad de 7.000 habitantes en la que Agrometal fue fundada hace ya más de 70 años, el 24 por ciento de los empleados son del rubro metalúrgico. En ese sentido, Rosana dice que en su familia, y en la empresa, siempre están en juego los valores del impulso comunitario. “Cuando a mi padre le quisieron comprar la empresa no quiso venderla, porque le preocupaba la continuidad de trabajo de la gente. Por eso me alegró que recientemente, en una encuesta local la gente nos eligió como empresa representativa, sobre otras con mayores niveles económicos, porque estimaron la trayectoria de valores”, afirma.

Respecto a las cualidades específicas que las mujeres aportan a la organización, Negrini destaca la eficiencia y el famoso poder “multitasking” de hacer muchas cosas a la vez. “En planta desde hace unos meses incorporamos mujeres (ya hay 12) y la experiencia es fantástica, trabajan muy bien y se adaptaron rápidamente al ritmo de trabajo en planta”, cuenta, y remarca: “Creo que las mujeres estamos cada día más capacitadas y dispuestas a ocupar todas las posiciones y no dudo que lo estamos logrando. Personalmente no creo en la igualdad de géneros, considero que somos diferentes por naturaleza, pero nos complementamos y necesitamos para lograr equipos exitosos, no considero que se deban ocupar posiciones por ser mujer o varón, los cargos se ocupan por capacidad”.

Fuente: Clarin

Publicidad