8 de diciembre de 2010 07:08 AM
Imprimir

Qué se podría hacer para bajar la carne

En la autopista hacia Rosario, a la altura de Oliva, una pancarta clavada sobre el alambrado dice: "En 2008 se dijo lomo a $ 50, ¿se acuerda?".

En la autopista hacia Rosario, a la altura de Oliva, una pancarta clavada sobre el alambrado dice: “En 2008 se dijo lomo a $ 50, ¿se acuerda?”. La firma un “productor autoconvocado” y obliga a repasar el cartel en góndola que acusa, efectivamente, un lomo a 50 pesos. No es la excepción: la nalga cuesta 40, cuando en 2008 salía 14, y la molida está en 20, cuando en el año de la protesta agropecuaria costaba seis pesos.El gran estallido se dio en 2010. Pese a eso, el consumo de carne bovina por habitante cerraría 2010 con 57,4 kilos anuales, “apenas” 18 por ciento menos de los 69,9 kilos de 2009.La reducción de consumo vía precio tiene un límite. No hay soja, pollo o verdura que guste por igual. Claro que eso tiene su costo. Como la carne es cara y no nos resignamos a no comerla, somos más pobres, ya que muchos dejamos de comprar otros bienes para seguir consumiendo carne.¿Hay alguna manera de que baje? Los especialistas aseguran que pasadas las fiestas, lo hará por una cuestión coyuntural: hoy se retienen animales para no pagarle más a la Afip. Cierra el año impositivo y por cada animal de invernada que se compró a mil pesos, hoy se vendería a tres mil y se tributarían 700 pesos por animal. Venderlos el año que viene impactará en el siguiente ejercicio… y esa es otra historia.Pero eso podría durar un verano. De lo que se trata es de aumentar la oferta. Es sabido que nos venimos comiendo las madres (el stock ganadero pasó de 58 millones de cabezas en 2006 a 47 millones en 2009) y ahora no hay más terneros.Eso está cambiando por la sencilla razón de que ahora es negocio dedicarse a la ganadería. En 2010, los márgenes brutos ganaderos pasaron de 30 dólares por hectárea a 70. Hacer un animal cuesta de 4 a 4,50 pesos y se vende a 9. “En dos a tres años se va a notar la recomposición del stock ; tendremos 65 millones de cabezas porque se faena menos, se producen más terneros y se matan animales de 300 kilos, 100 más que antes”, dice Juan Carlos Grimaldi, productor e industrial frigorífico. Otros apuestan a subir la productividad del rodeo bovino, hasta superar la tasa promedio de 60 terneros cada 100 madres.Pero para todo eso faltan tres años o más. Néstor Roulet, titular de Cartez, aporta otra visión. Sostiene que el Gobierno partió de una hipótesis equivocada: novillo en pie barato, carne barata en el mostrador. “Así, subsidió los cortes de alto valor”, dice.Eso implicó que el Estado subsidiara el lomo y el peceto para el cinco por ciento de la población, “que con seguridad podía pagarlo más”, dice. Así, en tres años, trasladó 10 mil millones de pesos del sector primario (que recibía sólo 281 pesos por animal) a los de mayor poder adquisitivo.Para el dirigente, hay que hacer que la exportación subsidie el consumo interno: agregarle al menos 100 kilos al animal. Como se exportan 30 kilos (lomo, peceto y colita de cuadril) y se cobran muy bien, se podrían “dejar regalados” los otros cortes. Dice que le presentaron a Guillermo Moreno esta propuesta y no fueron escuchados.Hay otras alternativas, como eliminar el 15 por ciento de derechos a la exportación o el 10,5 por ciento de IVA que paga la carne o hasta fomentar la instalación de pequeños frigoríficos al pie de campos ganaderos en el norte, medida objetada por la industria, ya que sobra capacidad ociosa en los frigoríficos. Lo cierto es que por la misma plata, quien llevaba tres kilos hoy compra uno. Cualquier medida que se tome llevará mucho tiempo. Pero más vale tarde que nunca.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *