10 de marzo de 2021 00:55 AM
Imprimir

Acecha carne argentina

México : Para variar el presidente López Obrador vio con buenos ojos la apertura del País a la importación de carne de esa nación sudamericana, la cual por cierto, tiene problemas de fiebre aftosa.

En la reciente visita a México del mandatario argentino Alberto Fernández hubo en las alturas un acuerdo comercial que ha puesto con los nervios de punta al sector ganadero mexicano y en especial al sonorense.

Para variar el presidente López Obrador vio con buenos ojos la apertura del País a la importación de carne de esa nación sudamericana, la cual por cierto, tiene problemas de fiebre aftosa.

Así que con la probable apertura, se pone en riesgo la sanidad del ganado nacional y del de Sonora. Por ende peligra la producción y exportación de reses y carnes, que en conjunto representan el cuarto generador de divisas agroalimentarias del País.

Para los empresarios del sector ganadero, este tema de abrir fronteras, no debe ser producto de ocurrencias (muy frecuentes en este régimen).

Sería catastrófico que al sector ganadero mexicano se le caigan las exportaciones ya que tenderían a desaparecer los criaderos, las engordas y hasta las plantas Tipo Inspección Federal (TIF) -rastros-.

Hoy por hoy México está dentro de los cinco países con mejor nivel zoosanitario en el mundo. Por tanto, este tipo de “negociaciones” no pueden ser solamente de corte político; se requiere el sustento sanitario y de inocuidad que no exponga al País, ni a los productores y ni a los mercados internacionales que ya se tienen.

Debe saberse que en 1946 la ganadería del País sufrió la enfermedad de la fiebre aftosa, lo que llevó a que Estados Unidos prohibiera la importación de ganado mexicano.

Ante tal bloqueo, los mexicanos tuvieron que sacrificar poco más de un millón de reses.

Con el ganado argentino en nuestro territorio, la historia de hace 75 años volvería a repetirse y los esfuerzos de sanidad e inocuidad de más de tres décadas en Sonora, desaparecerían en un abrir un abrir y cerrar de ojos. Las frecuentes ocurrencias le pegan a los diversos sectores económicos. En el primario, el agrícola sufre las inclemencias presupuestarias de la 4T, también el pesquero y ahora está en la mira el ganadero. Pero no obstante el cúmulo de travesuras, los de Morena quieren ganar elecciones.

Publicidad