10 de marzo de 2021 11:03 AM
Imprimir

En los últimos 3 meses, en San Luis la carne aumentó hasta un 30%

Pequeños negocios del rubro no descartan nuevos incrementos. Las ventas bajaron hasta un 30%. Los datos surgen de un sondeo que realizó este matutino.

A la hora de ir a la carnicería, los puntanos deberán contar con unos pesos extra, ya que desde diciembre los precios vienen en aumento. Según un sondeo que realizó El Diario de la República por los comercios, en los últimos tres meses la carne subió hasta un 30 por ciento y no descartan nuevos incrementos. Los trabajadores del rubro aseguran que se debe a la falta de hacienda en el mercado interno y a la alta importación.

El encargado de un local ubicado en calle 9 de Julio antes de Ituzaingó, Enrique Di Genaro, comentó que desde diciembre no paran de subir los precios. “Llegó a un punto que es imposible comprar. En tres meses aumentó hasta un 30 por ciento”, dijo Di Genaro, quien señaló que el kilo de algunos cortes ya roza los 800 pesos, como sucede con el de milanesas y el de asado.

En el último mes las ventas en su comercio cayeron un 30 por ciento. “No nos terminamos de acomodar a un valor que a los dos días lo tenemos que cambiar. Se hace imposible sostener”, dijo.

Sobre cuál es el motivo del incremento, explicó que hay una gran exportación de la mercadería, por lo que hay poca hacienda para vender en el mercado interno. “El gobierno nacional les tocó el bolsillo a los dueños de los campos, ahora son ellos los que ponen los precios”, resaltó.

Según Di Genaro la forma de comprar de los puntanos también cambió, ya que no llevan más por kilo sino para consumir en el día. Ayer hizo un nuevo pedido y le avisaron que tendrá un pequeño aumento. “Pedimos menos cantidad porque no la podemos tener parada más de dos días. Hoy un asado para una familia de cuatro personas ronda los dos mil pesos, sin contar la bebida”, precisó.

Ante la falta de ventas, de las dos heladeras vitrinas que tiene para exhibir la carne, solo utiliza una mediana. “No la ponemos en marcha porque no tiene sentido. Me sobra con la chiquita”, explicó el encargado. Asimismo, manifestó que absorben costos para mantenerse y buscan la manera de tener ofertas para los clientes.

La misma situación se repite en un comercio ubicado en 9 de Julio antes de Yrigoyen. Su propietario, Gustavo Calabrese, resaltó que esta semana subió un 3 por ciento, pero que desde las fiestas hasta ahora el incremento es del 20 por ciento. “Muchas explicaciones no nos dan, solo que no hay hacienda en el mercado debido a que se exporta. La gente cada vez compra menos porque la mercadería no deja de encarecerse”, acentuó y resaltó que las ventas bajaron un 30 por ciento.

Para ser competitivo, Calabrese absorbe parte de los costos, no traslada el total a los productos. “Hay algunas cosas que las tengo al mismo precio para vender, por ejemplo el kilo de asado surtido sale 449 pesos”, dijo.

“No sé hasta cuándo podremos vender carne, porque se hace insostenible. Hay que pagar empleados, aportes e impuestos. Los números no dan y la gente se asombra cada vez que llega al mostrador y ve los valores”, comentó.

El dueño de una carnicería ubicada en Pedernera entre Colón y Rivadavia, Pablo Félix, precisó que pensaban que a principio de año los aumentos iban a frenar, pero solo tuvieron un parate unos días. En su local en los últimos tres meses la carne subió hasta un 30 por ciento. “Cuando no es el flete, es el combustible. Ahora es la exportación. Hacemos lo que podemos para mantenernos”, comentó.

Publicidad