10 de marzo de 2021 11:20 AM
Imprimir

Suma apoyos una propuesta de productores para recuperar Vicentin

El Banco Nación consideró “muy positiva” la iniciativa impulsada por productores, cooperativas y acopiadores damnificados. También expresó su respaldo la Bolsa de Comercio de Rosario.

El presidente del Banco Nación, Eduardo Hecker, consideró como “muy positiva”, la iniciativa que han formulado productores, cooperativas y acopiadores damnificados por el default de Vicentin, para recuperar la que hasta 2019 fue la principal exportadora nacional de granos y subproductos. 

Según Hecker, la propuesta permitirá recuperar la cerealera santafesina y reducir la millonaria deuda que ese grupo empresario mantiene con las entidades bancarias y con el resto de los acreedores.

Para Hecker, el salto cualitativo que supone esta propuesta es “se basa en tres pilares fundamentales: el reconocimiento de las deudas para todos los actores involucrados; la separación en la gestión de la empresa de quienes la condujeron al default y la participación, junto a los productores, del Estado provincial y nacional en la búsqueda de una solución sustentable en el tiempo y que permita la recuperación de la producción y los puestos de trabajo” 

“Desde ya, es solo un puntapié inicial y hay que trabajar en los puntos específicos de la propuesta”, remarcó Hecker, y anticipó que el Banco Nación estaría dispuesto a financiar a los productores originadores –como de hecho lo viene haciendo en algunos casos– si avanza esa iniciativa.

Asimismo, a pesar de que no existe un pronunciamiento público, Hecker aseguró que la opinión del BNA es compartida por el Banco Provincia de Buenos Aires, el Ciudad y el Bice que, en todos los casos, sostienen como objetivo la recuperación de los créditos y la reactivación de la actividad productiva. 

Sobre este punto, vale recordar que Vicentin mantiene una deuda con las cuatro entidades financieras estatales que supera los 500 millones de dólares. 

Apoyo rosarino

Del mismo modo, la Bolsa de Comercio de Rosario expresó la semana pasada que “toda solución consensuada y dentro del marco legal, que posibilite alcanzar una reestructuración de la empresa y superar su estado de insolvencia, permitiendo la continuidad de su actividad comercial e industrial, constituirá decididamente una salida superadora a la alternativa de liquidación, desguace, enajenación de activos y distribución final que conllevaría la quiebra de la empresa”.

De todos modos, la entidad aclaró que “para que la iniciativa tenga éxito, es necesario avanzar en un intento de restructuración de buena fe, en el que deben ser escuchadas y tenidas en cuenta todas las partes involucradas. Los acreedores concursales, tanto los comerciales como los bancos, nacionales y extranjeros, e incluso el Estado como acreedor fiscal, deberían extremar sus esfuerzos para arribar a una solución que impida la paralización productiva, que puede terminar en la desaparición de un actor en la comercialización interna y externa de productos agroindustriales, así como en la pérdida de numerosas fuentes laborales”.

En definitiva, la BCR consideró “de modo positivo que un grupo importante de acreedores intente nuevamente reflotar la posibilidad de una reestructuración ordenada que pueda ser presentada y aprobada por todos los involucrados. Esto sería beneficioso para evitar los efectos perjudiciales que el concurso y el transcurso del tiempo están ocasionando al mercado y a la economía regional”.

La propuesta

La iniciativa se presentó el pasado 25 de febrero y fue suscripta por más de 70 firmas agrícolas que, en conjunto, suman acreencias por más de 120 millones de dólares. Luego, se sumaron acopiadores, cooperativas y operadores de a Bolsa de Comercio de Rosario. 

Los principales puntos de la propuesta que, para los productores originadores, representa la “única alternativa” para volver a poner en marcha a Vicentín, son los siguientes:

• Capitalizar gran parte de las acreencias que generará la perdida de participación de los accionistas actuales. 

• Planes de pagos, a quienes no capitalicen, con quitas y/o espera. 

• Acuerdos con acreedores de granos para asegurar el abastecimiento. 

• Acuerdos con acreedores financieros para asegurar el capital de trabajo. 

• Separar de las decisiones y la gestión a los actuales directores y accionistas.

La iniciativa pone de relieve también:   

La importancia que una parte significativa de los acreedores capitalicen sus deudas y se comprometan a aportar granos y capital de trabajo. En la situación existente, es económicamente inviable que un nuevo accionista aporte el capital de trabajo necesario para la puesta en marcha de la compañía y además para cancelar pasivo. 

La relevancia del Banco de la Nación Argentina, demás bancos públicos y reparticiones del estado para viabilizar una solución virtuosa.

La necesidad de participación del Estado Nacional y de la Provincia de Santa Fe.

Fuente: AgroVoz

Publicidad