11 de marzo de 2021 12:14 PM
Imprimir

Las tecnologías digitales son claves para la construcción del nuevo ecosistema agrícola chino

CompartiremailFacebookTwitterLos agricultores desempeñan un papel vital para todos los países y comunidades. Mediante su ardua dedicación, logran producir alimentos y materias primas que todos necesitamos. La agricultura es la prioridad básica de una sociedad exitosa. “Todo lo demás puede esperar; la agricultura no”, aseguró Normal Borlaug, destacado agrónomo y Premio Nobel de la Paz por […]

Los agricultores desempeñan un papel vital para todos los países y comunidades. Mediante su ardua dedicación, logran producir alimentos y materias primas que todos necesitamos.

La agricultura es la prioridad básica de una sociedad exitosa. “Todo lo demás puede esperar; la agricultura no”, aseguró Normal Borlaug, destacado agrónomo y Premio Nobel de la Paz por su contribución a la “revolución verde”.

Entre todas las naciones del mundo, China tiene la población más numerosa. Por lo tanto, tiene la mayor cantidad de bocas que alimentar. El bienestar de nuestra propia gente depende de nuestra capacidad de producir alimentos seguros y nutritivos que se cultiven de manera sostenible. Esto no es fácil, dado que tenemos el 20 por ciento de la población mundial, pero sólo el 7 por ciento de toda la tierra cultivable del planeta.

En las últimas décadas, China ha desarrollado con éxito su sector agrícola, aunque este desarrollo también ha contribuido a la escasez de buenas tierras de cultivo y cierta presión sobre el suministro de agua. Más allá de nuestras fronteras, el mundo entero se enfrenta a una urgente necesidad de colaborar contra el cambio climático y a favor de la protección del medio ambiente.

Durante el 2020, la pandemia de COVID-19 también interrumpió la agricultura, resaltando la fragilidad de las cadenas de suministro de alimentos y su importancia para todos. Desde una perspectiva holística, es evidente que disponer de un enfoque estratégico en la agricultura es clave para el bienestar y la estabilidad de las sociedades humanas.

Los líderes de China están cumpliendo de frente con estos desafíos. Hoy en día, la seguridad alimentaria es el principal punto en la agenda agrícola del gobierno. En el XIV Plan Quinquenal (2021-25) está presente la necesidad de lograr avances en la revitalización agrícola, especialmente en la modernización tecnológica y el fortalecimiento de la integración de la agricultura con las tecnologías digitales de vanguardia.

Este año, que marca el inicio del XIV Plan Quinquenal, el primer documento publicado pone de relieve la necesidad de la revitalización rural y la importancia de modernizar la agricultura. Entre los principales objetivos de este año, el Gobierno Central se compromete en garantizar una producción adecuada de granos y en mejorar la calidad y la seguridad alimentaria de los productos agrícolas.

Mientras que los consumidores chinos y la sociedad prestan cada vez más atención a la calidad y la seguridad de los alimentos, atender mejor los cultivos se vuelve igualmente importante para mantener la confianza del consumidor. En consecuencia, hay que capacitar a los agricultores para que mantengan buenos rendimientos sin excederse en el uso de fertilizantes y pesticidas.

Esta es la razón por la que la construcción de un ecosistema agrícola moderno es tan importante. El uso de plataformas digitales y tecnologías de vanguardia pueden marcar la gran diferencia. Un ejemplo sencillo es que ahora podemos proporcionar información en tiempo real sobre los patrones climáticos locales y las amenazas de plagas e insectos. Con estos datos a la mano, los agricultores podrán reducir el uso preventivo de pesticidas.

Al disponer de plataformas moderna y tecnología inteligente dedicada a la agricultura como el uso de imágenes captadas por drones y satélites para el modelado de patrones, hoy somos capaces de proporcionar a los agricultores de todo el país el apoyo técnico que necesitan, convirtiendo a sus teléfonos móviles en valiosas herramientas inteligentes que integran los recursos ambientales del campo.

Estas transformaciones ya están teniendo lugar y ayudarán a los agricultores chinos a revitalizarse de forma rápida y eficaz, al tiempo que reducirán el uso de fertilizantes, pesticidas y ahorrarán recursos naturales como el agua.

Este avance también está en consonancia con las directrices del mencionado documento nº 1, que asegura que “(China ayudará) a ampliar los proveedores especializados de servicios agrícolas e implementar especies, insumos, tecnologías y equipos avanzados y adecuados para uso de los agricultores pequeños”.

Los planes del país para apoyar a los actores del mercado y establecer centros regionales que proporcionen servicios agrícolas integrales para toda la cadena de suministros han sido bien recibidos por todos los sectores de la industria.

A pesar del énfasis de China en la urbanización, un gran porcentaje de la población aún vive y trabaja en granjas rurales. Con la ayuda de la agrotecnología, los agricultores pequeños podrán beneficiarse de la robusta estructura de apoyo que abandera este nuevo modelo de gestión.

Con una agricultura revitalizada, la brecha de ingresos entre los residentes rurales y urbanos se reducirá aún más y se consolidan los resultados del alivio a la pobreza. Asimismo, a medida que se desarrolle aún más toda la cadena de valor de la industria, las regiones rurales se podrán beneficiar de una mayor cantidad de nuevos puestos de trabajo.

Todo ello ayudará a garantizar que llegado el 2025, China vea progresos sustanciales en la modernización de la agricultura y el campo. Y en el 2035 se materialice el gran objetivo de lograr progresos “decisivos” en la modernización básica de la agricultura y las zonas rurales, como bien indica el documento nº 1.

Los consumidores también experimentarán nuevas seguridades. Gracias a la digitalización se puede verificar la trazabilidad completa del producto con informaciones como la ubicación de la granja productora, fecha de cosecha y la sostenibilidad ecológica.

Hacer que la producción agrícola sea más sostenible y respetuosa con el medio ambiente, al tiempo que conecta digitalmente a los agricultores con los consumidores que consumen sus alimentos, no sólo representa la tendencia de la agricultura china, sino también el futuro del desarrollo agrícola mundial.

Sólo tenemos un planeta. Tenemos que prestar más atención a la protección de la salud del suelo y los recursos hídricos, para ayudar a que la vida en nuestro planeta coexista con el crecimiento y la protección de la biodiversidad.

El documento nº 1 hace hincapié en que el país debe mantener una “línea roja” de 1.800 millones de mu (120 millones de hectáreas) de tierra cultivable.

Es importante llevar a cabo y ampliar los proyectos de capacitación y creación de capacidades de rendimiento agrícola mediante la investigación y el desarrollo científicos y tecnológicos, de manera que los agricultores puedan ayudar a responder rápidamente a problemas como el cambio climático, las condiciones climáticas anormales y otros desafíos vinculados.

Para el sector agrícola de China, e incluso del mundo, la producción ecológica y la mejora de la calidad pueden ser posibles a través de la innovación tecnológica.

Mediante el rastreo y el análisis de los datos de toda China, sería posible garantizarle a los agricultores una buena formación y equipos con tecnologías y herramientas agrícolas modernas, cosechar productos agrícolas de mejor calidad con una menor tasa de utilización de la tierra, mejorar la tasa de utilización de fertilizantes y reducir las emisiones de carbono.

La agricultura desempeña un papel importante en la lucha contra las cuestiones mundiales frente al cambio climático. Ante el ambicioso objetivo de lograr la neutralidad de carbono, el sector agrícola y las empresas líderes tienen que asumir grandes responsabilidades, que a su vez generarán grandes oportunidades.

Permitir a los agricultores de todo el mundo que sean más productivos y más sostenibles desde el punto de vista medioambiental, más independiente y más resistente al riesgo frente a las condiciones climáticas y las enfermedades extremas es la clave para alimentar y proteger a todo el planeta.

Por Qin Hengde

El escritor es presidente del Grupo China Syngenta.

El contenido de este artículo es responsabilidad exclusiva de su autor.

Publicidad