9 de diciembre de 2010 07:34 AM
Imprimir

La Comisión Europea diseña un nuevo plan para proteger a las abejas

Asturias, con 28.000 colmenas censadas, se beneficiará de las ayudas del programa.

El Ejecutivo comunitario ha anunciado nuevas medidas para reducir la mortalidad de las abejas en todos los países europeos, entre ellos España. El proyecto responde a las preocupaciones de los apicultores, porque en los últimos años ha aumentado la mortalidad de abejas a escala mundial, según explicaron fuentes de la Dirección de Sanidad de la Comisión Europea.

Entre esas ideas figura la decisión, aprobada en septiembre, de incrementar un 25 por ciento los fondos europeos destinados a los programas nacionales para mejorar el sector apícola durante el período 2011-2013, con lo que la contribución comunitaria anual será de un total de 32 millones de euros.

Los apicultores asturianos esperan que la región se beneficie especialmente de las subvenciones que llegan cada año. El Principado tiene un censo de 28.000 colmenas, con especial relevancia en concejos como Boal, Aller, Siero, Piloña y Parres. Un enjambre estándar puede tener hasta 100.000 inquilinas. Uno de los problemas que se encuentran los productores son las dificultades de comercialización, que se hace habitualmente en ferias y certámenes.

España es el primer productor de miel de la Unión Europea. En Asturias, el sector, que en el siglo XVIII sumó 65.000 colmenas, según el Catastro de Ensenada, avanza con fuerza en modalidades como la miel ecológica.

Desde hace años, el sector registra unos índices de mortalidad de abejas sin precedentes, lo que coloca a los apicultores en una situación económica difícil y es una amenaza para la biodiversidad. Para justificar el misterioso despoblamiento de las colmenas, algunos científicos aluden al cambio climático, los pesticidas, la calidad del polen e incluso las radiaciones de los teléfonos móviles.

El programa nacional constituye el único instrumento para compensar parcialmente la pérdida de abejas. Además, la apicultura asturiana se enfrenta a la varroa, que vive de la sangre de las abejas, y al nosema, que ataca el aparato digestivo de los insectos.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *