9 de diciembre de 2010 07:51 AM
Imprimir

La ternera pone una pica en Flandes

España : La marca Xata Roxa prepara el desembarco en los mercados de Bélgica, Holanda y Luxemburgo, a los que espera destinar el 10% de su producción.

La carne de la raza asturiana de los valles, que se comercializa bajo la marca Xata Roxa, prepara su desembarco en los Países Bajos (Bélgica, Holanda y Luxemburgo), adonde comenzará a exportarse a principios de año si dan el fruto esperado las negociaciones que se llevan a cabo esta semana en la capital belga.

María Fernández, directora técnica de la marca promovida por la Asociación Nacional de Criadores de Asturiana de los Valles, Aseava, confirmó ayer a LA NUEVA ESPAÑA, desde Lieja (Bélgica), que las conversaciones con los promotores de aquellos países marchan por buen camino.

Si todo sale bien, los Países Bajos recibirán alrededor del diez por ciento de la producción anual de ternera, estimada en 4.000 reses y 1,2 millones de kilos. Xata Roxa es también una de las marcas que se venden bajo el paraguas de la indicación geográfica protegida Ternera Asturiana. Actualmente aporta alrededor del 25 por ciento de la carne que comercializa la marca de calidad avalada por la Unión Europea. La peculiaridad de Xata Roxa es que todos los terneros que se venden con la marca son nacidos y criados en Asturias. Además, no han sido cruzados con ninguna otra raza y conservan todas las características de la raza cárnica autóctona de la región.

Aunque la crisis económica no favorece demasiado las «aventuras» empresariales, María Fernández indicó ayer que uno de los promotores más importantes que mueven mercancía asturiana a Bélgica y Luxemburgo encuentra un gran potencial en la carne de asturiana, porque se parece a uno de los tipos de carne más demandados en el mercado belga, apenas sin grasa. La gran ventaja de la asturiana es que es más tierna y más sabrosa, tal como explica María Fernández.

Maximino Ron, presidente de Aseava, añadió ayer que la carne de la asturiana de los valles tiene como precedente de éxito la buena acogida que recibe en Madrid, donde se comercializa actualmente alrededor del cuarenta por ciento de la producción total. Ron añade que la carne de las reses asturianas está considerada por los entendidos un producto «delicatessen».

Afirma que a pesar de las dificultades económicas es un momento para ampliar horizontes. «Estamos maduros y con una trayectoria que nos permite buscar nuevos cauces de venta», señala. Además de Xata Roxa, la asociación de criadores comercializa carne bajo la marca Aseava. En ese caso, se trata de animales que han sido criados fuera de Asturias por parte de ganaderos miembros de la asociación, radicados en comunidades autónomas como Cantabria o Castilla y León.

Ron explica que la posible exportación de carne a otros estados europeos no supondrá ningún problema de abastecimiento para el mercado asturiano. «En Aseava somos 4.000 socios y en este momentos hay alrededor de unos 300 esperando para sacrificar bajo la etiqueta de calidad», explica. Ron también hace hincapié en que los «experimentos» con los Países Bajos deben ser rentables. «Si no es así nos olvidaremos del tema». En Asturias la marca Xata Roxa se vende en la mayoría de las grandes superficies y en numerosas carnicerías tradicionales de toda la región.

La marca, que no admite ningún tipo de cruce de vacas asturianas con otras razas, fue creada en 2001 por la Asociación Nacional de Criadores de la Raza Autóctona Asturiana de los Valles.

Según un estudio realizado por el investigador, experto en producción animal Pere Alberti, en la carne de asturiana de los valles para una ternera de aproximadamente 215 kilos, el aprovechamiento de la canal es del 66 por ciento, con un rendimiento carnicero del 80 por ciento, del cual un 2,4 por ciento es extra y el 48,3 por ciento es de producto de primera categoría.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *