15 de marzo de 2021 00:35 AM
Imprimir

México : Clarifican muerte repentina de ganado

CompartiremailFacebookTwitterTras la muerte de una decena de ejemplares de ganado en el ejido Jesús Garza y Francisco Villa del municipio de Villaflores, la Dirección General de Salud Animal del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) acudió a la zona a investigar la razón de la muerte repentina de ganado bovino y ovino, […]

Tras la muerte de una decena de ejemplares de ganado en el ejido Jesús Garza y Francisco Villa del municipio de Villaflores, la Dirección General de Salud Animal del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) acudió a la zona a investigar la razón de la muerte repentina de ganado bovino y ovino, con la finalidad de descartar la presencia de alguna enfermedad exótica para México.

Los técnicos de la Comisión México-Estados Unidos para la Prevención de la Fiebre Aftosa y otras Enfermedades Exóticas de los Animales (CPA), luego de realizar los análisis pertinentes, detectaron que las muertes son ocasionadas por el consumo de pollinaza.

El Senasica, como parte de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), explicó que la pollinaza es excremento de aves de engorda o de postura que se acopia desde su inicio hasta su salida a mercado, que puede mezclarse con desperdicio de alimento, plumas y materiales usados como cama, tales como paja o subproductos de origen vegetal secos.

Los técnicos aclaran que la pollinaza no es un alimento adecuado para los animales, en virtud de que no tiene control de calidad, por lo que puede estar contaminado con sustancias tóxicas que afectan la salud de los animales que la consumen, tales como restos de cadáveres de aves, origen de toxinas de bacterias altamente peligrosas que provocan el botulismo, metales pesados, sustancias químicas o antibióticos que afectan la inocuidad de productos como la leche y los quesos. 

Además la pollinaza, cuando recibe tratamiento térmico, es solamente útil para ser usada como fertilizante de los pastos ganaderos o los cultivos, en tanto que su uso como alimento de ganado debe ser considerado de riesgo por los efectos negativos que puede generar para la salud de los animales.

En tanto, el Servicio recomendó a los productores no alimentar su ganado con pollinaza o gallinaza, y en su lugar alentar la implementación de prácticas de conservación de forrajes como ensilados y henificados, así como la creación de bancos de forraje que ayuden a mantener la salud y bienestar de los animales en las épocas de estiaje.

Fuente:

Publicidad