15 de marzo de 2021 11:47 AM
Imprimir

El humus extremeño de lombriz quiere conquistar el campo español

La localidad cacereña de Peraleda de la Mata, de unos 1.300 habitantes, alberga la que será la mayor explotación de lombricultura de Europa, con capacidad de producir hasta 20.000 toneladas de humus de lombriz anuales, con las que se pretende “conquistar” el mercado español. La adquisición por parte de la madrileña Nostoc Biotech, compañía especializada en la elaboración […]

La localidad cacereña de Peraleda de la Mata, de unos 1.300 habitantes, alberga la que será la mayor explotación de lombricultura de Europa, con capacidad de producir hasta 20.000 toneladas de humus de lombriz anuales, con las que se pretende “conquistar” el mercado español.

La adquisición por parte de la madrileña Nostoc Biotech, compañía especializada en la elaboración de fertilizantes naturales y control biológico, de la firma local Mundo Lombriz ha dado lugar a una rentable apuesta que busca, en primer lugar, la transformación de la agricultura tradicional, sobrecargada de químicos, en una actividad más sostenible.

Thank you for watching

Para ello, Nostoc ha invertido más de 600.000 euros en la compra, remodelación y profesionalización de la explotación, la cual se encuentra en el interior de una finca de 140 hectáreas dedicada a la cría de vacas y ovejas, con más de 3.500 cabezas de ganado, “lo que nos proporciona una gran cantidad de estiércol in situ para elaborar el humus”.

Así lo ha asegurado a Efe Guillermo Herrero, cofundador de Nostoc Biotech, sobre el terreno de la finca El Soto, dedicada a la fabricación de humus de lombriz, un fertilizante natural que, a la vez, permite combatir las plagas y enfermedades de los cultivos.

El humus de lombriz es el resultado de las deyecciones de una lombriz llamada “Eisenia foetida” o lombriz roja de california, una especie autóctona que se reproduce con mucha facilidad y que trabaja bastante bien a la intemperie.

“La lombricultura consiste a grandes rasgos en transformar el estiércol de vacas, ovejas y cabras en humus a través de distintos procesos que empiezan con una precompostación, seguido de la alimentación de los caballones donde están las lombrices y, tras un periodo de unos cuatro meses, se obtiene el humus, un producto fertilizante y protector de cualquier tipo de cultivo”, ha explicado Herrero.

Guillermo Herrero, que ha calificado de “sorprendente y prácticamente mágico” el proceso que se produce en el intestino de la lombriz, ha señalado que su llegada a Peraleda de la Mata no ha sido por casualidad “ya que la climatología templada de la zona favorece la cría de lombrices y, además, la cercanía con otras parcelas similares minimiza el impacto económico y medioambiental”.

“No ha sido fácil encontrar un terreno que aúne todo lo que necesitamos, pero al final tenemos el sitio perfecto, porque existen muchas ganaderías cerca que nos pueden abastecer de estiércol y así poder hacer frente a la demanda tan importante que tenemos de este material”, ha apuntado.

Herrero ha agregado que actualmente la empresa vende su humus de lombriz a Italia y Francia y la vez que ha reconocido “que todo el esfuerzo que hemos hecho aquí, en Peraleda de la Mata, ha sido para conquistar a España, aunque eso no quita que en el futuro podamos servir a nuevos mercados de fuera”.

En relación a la creación de empleo, un detalle de suma importancia en el mundo rural, en la explotación trabajan actualmente cinco personas, aunque uno de sus objetivos es seguir incorporando talento a la plantilla.

“El tamaño de la explotación permite crecer muchísimo a nivel productivo, lo que, con el tiempo, también se traducirá en nuevos empleos y así poder llegar a la veintena de puestos de trabajo”, ha asegurado Herrero.

De hecho, ha detallado que algunas de las últimas incorporaciones a la compañía son profesionales que, antes de la pandemia, se dedicaban a algunos de los sectores más afectados por la crisis, como el de la restauración.

“La agricultura siempre ha sido uno de los grandes motores económicos del país. Sin embargo, ahora es cuando la agricultura ecológica ha cogido más impulso y abre paso a establecer un modelo de producción más respetuoso con los cultivos y el entorno”.

Publicidad