15 de marzo de 2021 11:04 AM
Imprimir

La sequía y las altas temperaturas comprometen amplios sectores del área agrícola nacional

La mayor afectación es para los cultivos tardíos y de segunda, que transitan el período crítico. En nuestra región, las fallas en la polinización del girasol disminuirán la producción estimada desde el inicio de la campaña.

En un contexto de precios internacionales en alza, una vez más el clima está poniendo las condiciones respecto de la campaña agrícola nacional 2020/2021.

   La mirada es particular sobre la soja y el maíz, pero también afecta al girasol y al sorgo, especialmente en nuestra región. Así está reflejado en el Panorama Agrícola Semanal de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

   En el caso del girasol, a la última semana se ha recolectado el 26,3 por ciento de la superficie apta, manteniendo una demora interanual de —17,3 %.

   Desde el informe previo de la entidad, el ritmo de recolección cobró impulso en las zonas del sur del área agrícola, con rendimientos promedio de entre 20,2 y 28,1 quintales por hectárea.

   El registro de granos vanos por fallas de polinización y presencia de cancro del tallo (Phomopsis helianthi) provoca incertidumbre sobre los rindes que se obtendrán en los cuadros en pie, y podría comprometer la proyección actual de producción de 2,7 millones de toneladas.

   Las demoras en la recolección sobre el centro-norte del área agrícola nacional se sitúan entre —9 y —72 %.

   Sin embargo, esta región reúne el 3,3 % del área apta en pie, con lo cual se espera que la recolección de los lotes avance rápidamente cuando los cuadros alcancen la humedad de cosecha óptima.

   En la provincia de Córdoba, la cosecha del girasol avanzó sobre aproximadamente el 28 % del área, arrojando rindes de entre 15 y 30 quintales por hectárea.

El Núcleo Sur, pronto a finalizar la recolección de la oleaginosa, presenta un rinde de 26 Q/H en promedio, ubicándose como el segundo mejor de la última década.

   Mientras tanto, sobre las provincias de Buenos Aires y de La Pampa, el avance de cosecha —según la Bolsa de Cereales porteña— se ubica entre el 9 y el 15 % del área apta según la región.

   Respecto de los rindes, mientras en el norte de La Pampa-oeste de Buenos Aires los lotes recolectados arrojan entre 20 y 35 quintales por hectárea, en el sudeste del territorio bonaerense los valores oscilan entre 13 y 25 Q/H.

   De acuerdo con el equipo de técnicos de la Bolsa de Cereales, que encabeza el jefe de Estimaciones Agrícolas, Ing. Esteban J. Copati, esto se debe a fallas en la polinización y daños por cancro del tallo, que han dado lugar a granos vanos o de bajo peso.

   De mantenerse está situación en el área en pie, podría impactar negativamente en la proyección actual.

   En cuanto a la soja, definitivamente la interrupción de las precipitaciones, junto a las altas temperaturas de los últimos días, agravan el estado del cultivo sobre gran parte del centro y sur del área implantada.

   Dichas condiciones no sólo aceleran las mermas en los rendimientos, sino que también comprometen el área cosechable de soja de segunda para la presente campaña.

   A esta semana, un 40,8 % de la superficie de soja de primera inicia su llenado de grano (R5), mientras que un 14,9 % de los planteos de segunda se encuentra en plena formación de vainas (R4).

   La actual proyección de producción se mantiene en 46 millones de toneladas. Sin embargo, en función a las condiciones relevadas durante las próximas semanas, dicha cifra —según la Bolsa de Cereales— podría registrar ajustes.

   De todos modos, algunas lluvias relevadas en el inicio de la semana mejoran la oferta hídrica sobre el NOA, siendo las provincias de Tucumán y Santiago del Estero las más beneficiadas, mientras los cuadros más adelantados inician su llenado de grano (R5).

   Paralelamente, amplios sectores del NEA continúan informando una condición hídrica regular y dependen de las lluvias en el corto plazo para mantener las expectativas de rinde.

   A la reciente semana, un 21,3 % de los cuadros de primera sobre el centro del área agrícola se encuentra finalizando su llenado de grano (R6), mientras que, al mismo tiempo, un 18,7 % de los planteos de segunda están en plena diferenciación de vainas (R4).

   Se ratifica que las elevadas temperaturas registradas durante la última semana, junto a la interrupción de las precipitaciones, impactan negativamente sobre los rendimientos esperados de la soja y el área cosechable, siendo el centro-este de la provincia de Entre Ríos y el norte de La Pampa-oeste de Buenos Aires las zonas más afectadas.

   A la escasa disponibilidad hídrica se le suman ataques de plagas como trips y arañuelas, característicos de ambientes secos, y escape de malezas, tales como yuyo colorado y rama negra.Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo

   Pese a registrar lluvias puntuales sobre el sur de la provincia de Córdoba, Núcleo Norte, centro-norte de Santa Fe y centro-este de Entre Ríos, importantes sectores del centro y sur del área implantada dependen de las precipitaciones —en el corto plazo— para frenar el deterioro de la soja.

   Respecto del maíz, las labores de cosecha —con destino grano comercial— se concentraron en el centro del área agrícola nacional.

   A la última semana, se logró cosechar el 1,9 % del área apta, luego de relevar un avance intersemanal de 1,1 %.

   Gran parte de los avances se corresponden con planteos recolectados en las zonas centro-norte de Santa Fe; centro-este de Entre Ríos y los Núcleos.

   La estimación de producción nacional para la campaña 2020/21 —de acuerdo con la Bolsa de Cereales— se mantiene en 46 M/T; 5,5 M/T menos que el ciclo previo, que marcó una producción de campaña 2019/20 de 51,5 M/T).

   Por otro lado, no se registraron lluvias de importancia en el este de nuestro país, mientras los planteos tardíos transitan el período crítico.

   En tanto, gran parte de los planteos tempranos del centro y sur del área agrícola nacional ya se encuentran culminando el ciclo fenológico.

   En cambio, los cuadros tardíos y de segunda ocupación, junto con el maíz del norte del país, transitan el período crítico de definición de rendimiento.

   Durante la última semana las lluvias se concentraron en el oeste del país, manteniendo el nivel de humedad de los cuadros.

   Diferente es la situación en el este del área agrícola, donde una combinación de altas temperaturas y escasas precipitaciones podría afectar el rinde potencial del cereal de persistir durante la próxima semana.

   Hacia el norte del área agrícola, la situación hídrica es dispar.

   En zona del NOA, las lluvias continúan reforzando las reservas hídricas de los lotes.

   Por otro lado, la región del NEA presenta un estado hídrico más ajustado, por lo cual son necesarias lluvias en los próximos días para mantener el estado de los cultivos.

   En las zonas centro-norte de Santa Fe y centro-este de Entre Ríos, la cosecha continúa brindando rindes por debajo del promedio de las últimas campañas.

  Finalmente, en el caso del sorgo, gran parte de los cuadros de granífero —incorporados en la primera etapa de la ventana de siembra— se encuentran llenando granos.

   De todas maneras, aún las expectativas de rinde se mantienen cercanas a los promedios de las últimas campañas en las zonas con mayor superficie implantada.

   Frente a este panorama, mantenemos la actual proyección de producción para el presente ciclo de 3.000.000 de toneladas, 500.000 Tns. más que las cosechadas el ciclo previo.

   Por otro lado, se continúan relevando controles de pulgón de la caña de azúcar en el centro y norte del área agrícola.

   Las precipitaciones relevadas en el oeste y norte del área agrícola nacional durante los últimos quince días, mantienen el buen estado —de acuerdo con la Bolsa de Cereales— de los cuadros del cereal de verano.

   A esta semana, los lotes más avanzados se encuentran transitando etapas fisiológicas entre grano lechoso y pastoso.

   La presencia de pulgones y gusano cogollero continúan requiriendo la aplicación de fitosanitarios para su control, particularmente en provincias como Entre Ríos, Santa Fe y Chaco.

   Sobre la región del centro-norte de Santa Fe, gran parte de los cuadros del cultivo de sorgo muestra una condición del cultivo de buena a normal.

   Hacia la zona centro-este de Entre Ríos, el ataque de pulgones comenzó a afectar el pajonamiento en los departamentos del norte provincial.

   En las regiones del NOA y NEA, los planteos sembrados durante este diciembre transitan las primeras etapas reproductivas.

En las zonas oeste de Buenos Aires-Norte de La Pampa, Cuenca del Salado y el Centro de Buenos Aires se relevan cuadros con reservas hídricas ajustadas.

   Hacia el sur del área agrícola, por su parte, son necesarias nuevas lluvias para mantener el estado de los cuadros más avanzados.

Fuente: lanueva.com

Publicidad