17 de marzo de 2021 11:33 AM
Imprimir

La apicultora que sorprende al mundo al rescatar abejas sin equipo de protección

Erika Thompson, de Texas (Estados Unidos), tiene la misión de salvar a estos insectos que son indispensables en el equilibrio de los ecosistemas.

Una apicultora de Texas, Estados Unidos, se ha vuelto una sensación viral en TikTok. Se llama Erika Thompson y, a través de los videos que publica en la mencionada plataforma, demuestra ser capaz de rescatar abejas sin llevar equipo de protección. Ella reveló la razón por la que prefiere no ponerse un traje, además del motivo por el que las abejas no la atacan.

Tal como lo explica ella misma en uno de sus videos subidos a TikTok, recibió una llamada de los dueños de una casa que tenía colmenas debajo de las tablas del piso de un cobertizo. Según explica, los insectos llevaban allí dos años y, aunque el propietario quería llamar a unos exterminadores, la familia que rentaba la propiedad prefirió salvar a las abejas, por lo que se contactaron con ella.

Erika es dueña de Texas Beeworks, una empresa de apicultura en Austin que busca la preservación y protección de las abejas. Además, ofrece extracciones que pueden mover una colmena sin dañarlas o usar productos químicos nocivos.

Es justamente esto lo que ocurre en el video. En las imágenes, se puede ver que Thompson levanta la una parte del suelo y se encuentra cara a cara con una colmena gigante. Entonces, la apicultora, con total confianza, recoge a las abejas con sus manos para ponerlas en otra colmena que ha sido diseñada por ella.

En cierto momento del clip, se observa que Erika logra identificar a la reina. La puso en un lugar seguro y fue cuestión de tiempo para que las demás abejas terminen de trasladarse a su nuevo hogar.

En otro video, la apicultora explica cómo es posible lidiar con colmenas de abejas sin resultar herida. Según explicó, minutos antes de empezar su trabajo utiliza bocanadas de humo que reducen las feromonas de alarma que usan las abejas para comunicarse. La joven asegura que este proceso interfiere con el sentido del olfato de las abejas, pero no las daña. Sus antenas reanudan las respuestas normales después de unos 10-20 minutos, tiempo suficiente para que ella traslade a los insectos a un lugar seguro.

Por otra parte, dijo que solo utiliza un traje de apicultura cuando lo necesita, pero que es “una amante de los insectos” y que le encanta “sostener abejas”.

Agregó que “esto es lo que debería estar haciendo en este planeta, y cuando encuentras ese propósito, hay un efecto calmante natural”.

Publicidad