19 de marzo de 2021 00:06 AM
Imprimir

El consumo de carne vacuna a nivel mundial aumentará un 2% durante 2021

Las estimaciones surgen del Departamento de Agricultura de Estados Unidos. Para el Mercado Rosario Ganadero si bien la recuperación económica pospandemia impulsará esta tendencia, existen limitantes en relación a la oferta disponible para satisfacer esta demanda.

El consumo de carne vacuna a nivel mundial aumentará un 2% durante 2021, según estimó el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés). 

Con esta información, el Mercado Rosario Ganadero (Rosgan) confirmó que si bien la recuperación económica pospandemia impulsará esta tendencia, existen limitantes en relación a la oferta disponible para satisfacer esta demanda.

En los principales países productores de ganado bovino, como Australia, Brasil y Argentina, los productores ganaderos transitan diferentes etapas en la recomposición de sus rodeos.

La entidad rosarina advirtió que “afecta, en diferente grado, el nivel de oferta disponible”. Este dato no es menor: entre los tres países mencionados, aportan cerca del 45% de las exportaciones mundiales de carne bovina.

En el caso de Australia, luego de tres años consecutivos de sequía, su stock vacuno llegó a caer al mínimo de los últimos 30 años. Tras la llegada de las lluvias y la consecuente recomposición de los campos a partir del 2020, los ganaderos australianos han iniciado la reconstrucción de ese stock ingresando a un claro ciclo de retención ganadera.

Con mayores precios de la hacienda y una fuerte apreciación del dólar australiano, quedan casi fuera de juego a la hora de exportar.

En Brasil, principal exportador de carne vacuna del mundo, se vive una situación similar, pero causado por otros factores. Los productores ganaderos de ese país incrementaron la retención de hembras, a causa del cada vez más seductor margen de rentabilidad que deja la cría. ¿El resultado? Se restringe la oferta para el mercado interno, situación que en el vecino país a llegado a paralizar la actividad de plantas frigoríficas.
A menor escala, en Argentina se registra una situación similar.

Si bien la industria frigorífica se mantiene en niveles altos de exportación, al igual que Brasil, en paralelo se mantuvo estable tanto el nivel de faena como la producción. En el semáforo amarillo, queda el consumo doméstico, que no logra repuntar y se mantiene en los niveles más bajos de los últimos quince años.

Publicidad