20 de marzo de 2021 00:16 AM
Imprimir

Sergio Urribarri: “Estamos preparando una misión científica y comercial para este año”

El embajador argentino en Israel dejó varias definiciones en una entrevista exclusiva con Aurora.

Sergio Urribarri fue designado embajador en Israel por el gobierno de Alberto Fernández. Exgobernador de la provincia de Entre Ríos, un destino importante de la emigración judía en el siglo XIX, el Pato, como le dicen desde chico, conversó con AURORA sobre la relación bilateral y las perspectivasa futuro.

Aurora: El primer viaje del presidente Alberto Fernández como tal fue justamente al país donde usted es embajador, ¿Qué nivel de prioridad tiene la relación con Israel dentro de la política exterior del gobierno argentino?

Sergio Urribarri: La visita de nuestro presidente constituyó un hito en la relación bilateral. Es considerada una señal política que marca el grado de prioridad e importancia estratégica asignado por las máximas autoridades argentinas a este vínculo y fue un gesto que sin dudas allanó el camino para nuestro trabajo aquí.

Influye sin dudas en esta consideración la importancia de Israel, que es un país muy próspero, con una economía integrada al mundo, una gran vocación hacia el comercio exterior y que se destaca a nivel mundial en el campo de la tecnología, y también por supuesto el vínculo entre ambos países y ambos pueblos que es muy profundo y data de muchos años.

En Israel viven aproximadamente unos 70 mil argentinos y descendientes de argentinos y en Argentina está radicada la sexta mayor comunidad de la diáspora, plenamente integrada y con aportes incalculables en todos los sectores.

A: Llegó a Israel en junio, en un año marcado por la pandemia. ¿Cuáles fueron los objetivos planteados por las autoridades argentinas en este contexto?

SU: A nivel político y diplomático, las instrucciones recibidas por parte de nuestro presidente y nuestro canciller, Felipe Solá, se orientan a potenciar al máximo y dar seguimiento a la revitalización que supuso para la relación bilateral la visita inicial de nuestro jefe de Estado y enfocarnos en dos áreas: el comercio exterior y la cooperación en ciencia y tecnología.

En cuanto a las exportaciones de Argentina a Israel, pese a las complicaciones producto de la pandemia, se expandieron en un 23 por ciento en 2020 respecto del año anterior y alcanzaron los USD 287 millones. El saldo comercial superavitario para la Argentina creció más aún: casi 59 por ciento respecto de 2019. En plena crisis sanitaria, logramos no solo sostener, sino expandir este mercado, lo que representa ingreso de divisas y generación de empleo para nuestro país.

En intercambio y cooperación en ciencia, tecnología y conocimiento, son varios los logros para mencionar. Destaco un programa de becas para investigadores argentinos que podrán capacitarse en el Instituto Weizmann en virtud de un trabajo que impulsamos desde la embajada y que llevamos adelante junto al Ministerio de Ciencia y Tecnología, el Conicet y la Asociación de Amigos del Weizmann en Argentina. También el intercambio de experiencias de distintas especialidades y de gestión sanitaria entre profesionales del Hospital Hadassah y nuestro Garrahan, que está en pleno desarrollo, y el convenio que motorizamos entre la Universidad Hebrea de Jerusalén y seis provincias argentinas para un programa de entrenamiento en cannabis medicinal. Además, junto a nuestro Ministerio de Defensa logramos renegociar un convenio que fue desactivado durante el gobierno anterior para modernizar 74 unidades del Tanque Argentino Mediano del Ejército Argentino. Y recientemente, luego de un trabajo conjunto de varios meses, se concretó a través de la firma de un acuerdo el inicio de una tarea de asesoramiento y desarrollo de proyectos entre la empresa de agua israelí Mekorot y el Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento de Argentina.

Una noticia reciente que generó gran expectativa es la propuesta que nos formularon las autoridades del Hospital Hadassah y del Instituto para la Investigación Biológica del Ministerio de Defensa israelí, que están desarrollando una vacuna contra el covid 19. Israel tiene un profundo interés en que Argentina sea socio en este proyecto por la consideración que tienen del nivel médico y de infraestructura farmacéutica. Puntualmente, están considerando realizar la fase 3 del desarrollo en nuestro país y en montar en Argentina la primera línea de producción del mundo de esta vacuna.

A: Actualmente Israel es uno de los destinos más importantes de exportación de carne argentina… ¿Qué otros sectores cree usted que se pueden potenciar para ganar volumen exportador?

SU: Si analizamos la canasta de productos que Argentina exporta a Israel, en su gran mayoría provienen del sector agroindustrial. Dentro de ella, efectivamente el producto estrella es la carne bovina, congelada y enfriada. Las exportaciones alcanzaron en 2020 un valor de USD 195 millones, lo que representa dos tercios del total de exportaciones a Israel.

De hecho, luego de la República Popular China, con una población 150 veces mayor, y de Chile, país con el que compartimos una de las fronteras más extensas del planeta, Israel constituyó nuestro tercer destino mundial de exportaciones de carne bovina. Según datos todavía provisorios, las exportaciones de carne argentina a Israel pasaron de 24.415 toneladas en 2019 a aproximadamente 28.296 en 2020, aumentando en casi 16 por ciento.

Desde la Embajada trabajamos para ampliar la exportación de otros productos que componen la canasta en la actualidad: porotos y garbanzos, pasta de maní, manzanas y peras frescas, filetes de pescado congelado, productos con cacao, jugos de diverso tipo, vinos, etc.

Asimismo, continuamente estamos explorando nuevas posibilidades exportadoras, con énfasis en las industriales (autopartes, maquinaria agrícola), agroindustriales y en el sector servicios.

En ese sentido, desde la Embajada contribuimos en todo lo necesario de cara al proceso de negociaciones en curso entre el Mercosur (bajo Presidencia Pro Témpore argentina desde diciembre pasado) e Israel, orientado a profundizar el acuerdo de libre comercio firmado en 2007 y por lo tanto los intercambios de bienes y servicios.

A: Argentina es reconocida por el alto nivel de talento en materia de tecnologías de la información y la comunicación, y también de desarrollo de software. En Israel, estos sectores son vanguardia a nivel mundial…¿Cómo cree que se puede trabajar para acelerar la colaboración y la transferencia de know how?

SU: La historia del desarrollo socioeconómico nos marca que efectivamente la transferencia de conocimiento y know how entre sociedades y también al interior de los países es extremadamente desafiante. La posibilidad de no alcanzar resultados acordes a los esfuerzos y a los recursos destinados por parte de los sectores públicos y privados para concretar dicha transmisión siempre existe y no debe subestimarse.

Por ello, nos resulta sumamente interesante no solo conocer sobre la experiencia de Israel al momento de constituirse en un polo de innovación tecnológica y comunicacional global y en líder en gestión hídrica, sino también sobre los desafíos y obstáculos que se encontraron al momento de buscar transmitir, mediante la cooperación internacional, dichos conocimientos y aprendizajes a otros países.

Entiendo que la clave al respecto radica en analizar con sumo detenimiento de qué modo se pueden adaptar algunos aspectos del modelo científico, educativo y productivo israelí a la realidad de la Argentina y de nuestra sociedad.

Consecuentemente, nosotros queremos sobre todo multiplicar las instancias de trabajo conjunto entre argentinos e israelíes, ya sea desde los sectores públicos como entre nuestras respectivas sociedades civiles y empresas. Y queremos lograr que esos intercambios se sostengan en el tiempo.

Además, entendemos que al haber seleccionado áreas en las que Argentina también tiene mucho para aportar y capacidades consolidadas (como software, medicina, biotecnología, agricultura, análisis de suelos, satélites y georeferenciación, etc.), la cooperación con Israel se producirá a partir de una plataforma de know how propio relativamente alto, que podrá ayudar a ambos países a reforzar aquellos aspectos que resulten estimulantes en el espejo del otro.

A: ¿Hay en carpeta una nueva visita del Presidente Alberto Fernandez o miembros de su gabinete a Israel para este año?

SU: Una de las principales iniciativas que estamos buscando concretar a mediados de este 2021 es una misión comercial y científica de la que participarán por supuesto empresarios y representantes del sector científico tecnológico, y también importantes autoridades de nuestro gabinete.
A esta misión, que se está diseñando y coordinando desde Cancillería junto al Consejo Federal de Inversiones , han manifestado voluntad de sumarse el ministro del Interior, que tiene un interés especial en la gestión de los recursos hídricos israelí, gobernadores, el presidente de la Cámara de Diputados y también los titulares de las carteras de Agricultura, Ganadería y Pesca y Ciencia, Tecnología e Innovación, con quienes hemos trabajado intensamente en estos meses.

La misión se enfocó primero en las provincias de la Región Centro, que son Santa Fe, Córdoba y Entre Ríos, pero hay otros distritos que también están interesados.

Nos encontramos trabajando en una agenda para cada sector y en la logística de esta visita.

A: Por último, ¿Qué espera para este año en lo que respecta a la relación Argentina-Israel? ¿Cuáles son los planes y objetivos a trabajar?

SU: Los principales objetivos se vinculan, en primer lugar, a la agenda de salud en materia de tratamientos y de vacuna contra el covid-19. Seguidamente, a la cooperación educativa, científica, técnica y agrícola, en particular en lo referido a la experiencia y el liderazgo israelí en gestión hídrica y de generación de polos tecnológicos y hubs de innovación industrial y de servicios. Y, en tercer lugar, a la permanente búsqueda de ampliar las exportaciones argentinas. Naturalmente, estas metas no excluyen todas las otras áreas de trabajo actuales y potenciales.

Publicidad