10 de diciembre de 2010 09:43 AM
Imprimir

Monsanto realizó el primer envío de maíz triple stack

La empresa Monsanto realizó, desde su planta ubicada en Rojas (provincia de Buenos Aires) los primeros despachos al interior del maíz triple stack, recientemente aprobado por el Ministerio de Agricultura de la Nación.

El nuevo material genéticamente modificado cuenta con tres genes apilados que le otorgan resistencia a barrenador del tallo, diabrótica y glifosato. Además de ofrecer un control adicional (contra el gusano de la raíz) contribuye con una mejor prevención contra insectos aéreos y malezas.

El acto realizado en la planta más grande del mundo que la compañía estadounidense tiene para el acondicionamiento de semillas estuvieron presentes el Líder del Negocio Internacional de Semillas de Monsanto, Jesús Madrazo; el presidente de Monsanto Latinoamérica Sur, Bernardo Calvo; el flamante vicepresidente de la filial, Pablo Vaquero; el Director de Manufactura de Semillas, Julio Cantagallo; y el director de Marketing y Estrategia de la empresa, Pablo Ogallar.

“Hoy, el compromiso de Monsanto de continuar mejorando los rendimientos alcanza un nuevo hito”, aseguró el titular de Monsanto Latinoamérica Sur, Bernardo Calvo, quien afirmó que el maíz Genuity VT Triple PRO, tal su denominación comercial, ya es una realidad y permitirá seguir ofreciendo a los productores un alto valor agregado.

La nueva tecnología combina la mayor protección frente a las principales plagas que afectan al cultivo de maíz en la Argentina, con el mejor sistema de control de malezas y la mayor energía disponible para transformarla en rendimiento. “El lanzamiento de maíz triple stack en el mercado argentino se enmarca en el compromiso de Monsanto de agricultura sustentable, que asumió globalmente en el año 2008”, indicaron desde la empresa.

El compromiso, que tiene como objetivo duplicar los rindes de maíz, soja y algodón para el año 2030, minimizar el uso de los recursos utilizados y mejorar la calidad de vida de los productores y las comunidades, se apoya en tres pilares básicos: biotecnología, mejoramiento genético y prácticas agronómicas adecuadas.

“La demanda de alimentos y combustibles seguirá creciendo en el mundo, y países como la Argentina se encuentran en una posición inmejorable para abastecerla” sostuvo Madrazo, líder del Negocio Internacional de Semillas de la compañía. El directivo aseguró que el semillero estadounidense está convencido de que la innovación en agricultura tendrá un rol clave y que se ha comprometido a colaborar fuertemente para que la región cuente con las mejores tecnologías de punta en materia de cultivos. Madrazo destacó que Brasil, con la reciente aprobación de la soja Bt RR2Y, una nueva tecnología desarrollada exclusivamente para países del Mercosur, está avanzando a grandes pasos. “En Argentina somos muy optimistas, porque creemos que se están dando las condiciones necesarias para avanzar con un nuevo modelo de negocios que reconozca la propiedad intelectual a las invenciones tecnológicas en soja y que permita a los productores experimentar los mismos beneficios que otros productores en el mundo”, indicó.

Nuevo vicepresidente. La empresa en Latinoamérica Sur anunció esta semana la designación de Pablo Vaquero como vicepresidente. El directivo ingresó en Monsanto en 1999 como gerente de Marca Dekalb. Durante los últimos cinco años se desempeñó como Director de Estrategia y Nuevos Negocios; director de aceptación comercial y director de Asuntos Corporativos para la región.

Casado y padre de dos hijos, Vaquero (45 años) ha participado activamente en entidades como Fundación Producir Conservando, Asociación Semilleros Argentinos, Asociación Argentina de Protección de las Obtenciones Vegetales, Asociación Maíz Argentino y la Federación Internacional de Semilleros.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *