21 de marzo de 2021 00:56 AM
Imprimir

La exportación de carne de porcino de Segovia crece un 61% en solo cinco años

De las 1.174 toneladas que se vendieron en 2016, se ha pasado a casi 2.000 el año de la pandemia. Los jamones y paletas curados representan los productos de mayor valor económico en el comercio exterior

La producción de porcino representa el principal pilar de la economía provincial desde el punto de vista de las exportaciones. En apenas cinco años, el volumen de productos que salieron de la provincia hacia otros países ha crecido de forma notable, pasando de 1.174 toneladas en el año 2016, a 1.892 toneladas el año pasado. Las ventas fueron aún más elevadas en el ejercicio anterior, 2019, en que se superaron las 2.000 toneladas.

En todo caso, los datos que se manejan en los dos primeros meses de 2021 apuntan hacia un optimismo, porque las ventas siguen siendo elevadas. Así lo revela el último informe de Interporc, la Organización Interprofesional Agroalimentaria del Porcino de Capa Blanca. En términos pecuniarios, la actividad exportadora del sector porcino segoviano representó unos ingresos de casi 14 millones de euros en la provincia en 2020. Pero el año anterior fue aún mayor, de casi 16 millones. La evolución creciente ha sido constante en estos últimos años.

El peso de Segovia en el conjunto de Castilla y León ronda el 4 por ciento en cuanto a volumen económico, y del 1,1 por ciento en cantidad de carne exportada. En este caso, los valores porcentuales han disminuido, lo cual significa que han crecido más otras provincias en cuanto a ventas en el exterior.

El producto vendido en el exterior que más dinero genera para la provincia de Segovia es el jamón, principalmente los jamones y paletas curados, que sumaron el año pasado más de 9 millones de euros en ventas. A ello hay que sumar los 611.000 euros de patas cocidas, y los 1,7 millones de euros de otros embutidos. Las carnes frescas o congeladas conllevaron unos ingresos de 2,1 millones de euros.

Las ventas de animales vivos también representa una parte importante en el comercio exterior. Las 2.265 toneladas generaron unos imputs de 2,8 millones de euros a los ganaderos segovianos.

Y es que Segovia continúa como una de las primeras provincias españolas en producción porcina, aunque lejos de lo que ha sido, pues le han adelantado otras zonas españolas. De acuerdo con el mismo informe de Interporc, la producción de carne de porcino en la provincia asciende a 23.080 toneladas, lo que supone el 3,6% de Castilla y León, y el 0,5% del conjunto de España. Los lechones representan casi 3.000 toneladas, más de la mitad de toda la región. Pero el grueso de la producción con destino industrial es el porcino denominado ‘de cebo’, del que se produjeron 19.627 toneladas, mientras que solo 469 fueron para consumo directo.

A nivel nacional, el año 2020 supuso para el conjunto de España un récord histórico en exportaciones, pues se comercializaron 2.971.320 de toneladas por un valor total de 7.628.850.000 de euros. Una tendencia positiva que se ha disparado el pasado año con un aumento del 22,2% en volumen y un 21,7% en valor respecto a 2019.

cuadro 2 WEB

De esta manera, el sector porcino, importante motor de empleo sobre todo en el medio rural, se convierte en el segundo sector más exportador del sistema agroalimentario español, solo por detrás del de las frutas. “Se han superado todas las previsiones que venían anunciando un excelente comportamiento de las exportaciones sectoriales en 2020, sin que en las mismas haya tenido aparentemente incidencia alguna, en términos globales del sector, la pandemia Covid-19”, asegura el segoviano Daniel de Miguel, director de Internacional de Interporc.

Los mercados extracomunitarios fueron por primera vez el principal destino de las exportaciones (57,3%) del porcino de capa blanca nacional con un aumento del 25% respecto a 2019. China fue el país que más carne de porcino blanco español importó durante el pasado año con 1.391.246 toneladas, representando el 47% del total de las exportaciones, un 109,6% más que en 2019. En total, el gigante asiático adquirió carne de porcino blanco por valor de 3.134.127.000 euros, un 117% en comparación con un año antes.

cuadro 1 WEB

Con Francia (291.220 t) e Italia (187.520 t) a la cabeza, el mercado comunitario acaparó el 42,8% de unas exportaciones de porcino de España. Un mercado, el europeo, que se ha comportado de manera “desigual”, según analiza De Miguel, quien añade: “El mercado europeo busca ahora la otra cara de la moneda de la Covid-19. Si el año pasado tocó lidiar con la pandemia, ahora el avance de la vacunación puede llevar a una reapertura de la restauración y una recuperación del comercio que debería traducirse en una mayor demanda cárnica”.

Desde Interpor han puesto en marcha una campaña denominada ‘Let’s talk about pork from Europe’ para destacar el aporte de proteínas que supone la carne de porcino de capa blanca y los estándares de calidad en el proceso de producción.

“Hay optimismo, pero también un alto riesgo”

Miguel Angel Higuera KAM9327
Miguel Angel Higuera

El director de la Asociación Nacional de Productores de Ganado Porcino (Anprogapor,), Miguel Angel Higuera, asegura que en el sector se vive con optimismo la evolución positiva de la actividad en estos últimos años. “Hay más demanda que oferta y eso permite que se venda bien y los precios se mantengan en niveles aceptables”, afirma.

En todo caso advierte de que la situación se enfrenta a un doble peligro: el hecho de que casi todas las ventas se orienten a un país, que es China; y la expansión por Centroeuropa de la PPA (Peste Porcina Africana). En ambos casos, un cambio podría doblegar la tendencia alcista que mantiene desde hace años el sector.

Higuera recuerda que China es un “inmenso comprador de carne de cerdo, y el grado de vinculación que tiene España con ese país es ya muy elevado. Con lo cual, donde tenemos la parte positiva también tenemos el mayor riesgo”.

El segundo riesgo al que se refiere el director de Anprogapor es el avance de la enfermedad de PPA “que nos preocupa mucho”. “Se están disparando los focos en varios países, incluido Alemania”, señala y alerta de que con la mejoría climática se produce un mayor movimiento de jabalíes salvajes y eso aumenta el riesgo de contagio entre los países.

El director de Anprogapor también recuerda que no todos los productores de porcino se han visto beneficiados por las exportaciones, pues quienes se dedicaban al cochinillo vieron cómo ese mercado se hundió por el cierre de la hostelería. “El 2020 fue bueno para el porcino de capa blanca, pero malo para el de cochinillos que tuvo que reorientar su producción hacia lechones”. De este modo, gracias a la mayor demanda de los cebaderos, estos ganaderos pudieron salir adelante en 2020.

Publicidad