21 de marzo de 2021 13:41 PM
Imprimir

“NO PUEDEN SEGUIR ORDEÑANDO LA VACA SIN DARLE DE COMER”

Federación Agraria Argentina alertó que la sequía pega con mayor fuerza entre pequeños y medianos productores. La entidad reclamó una actualización del Fondo de Emergencia Agropecuaria.

La Federación Agraria Argentina expresó hoy su profunda preocupación ante las fuertes mermas que se confirman en las cosechas ?especialmente de los pequeños y medianos productores agropecuarios que representa? que son consecuencia de la sequía y la falta de precipitaciones en momentos claves de la producción.

Esta situación ya se constata en la producción de trigo, maíz, lechería, ganadería, distintas producciones de economías regionales y, ahora, en soja. Asimismo, se destacó la afectación que padecen productores que fueron afectados por incendios y aquellos que soportaron intensas nevadas en el sur del país.

En este contexto, la entidad reiteró su alarma ante la desactualización e insuficiencia del fondo de emergencia agropecuaria, que continúa en 500 millones de pesos, pese a los pedidos formulados por FAA en los últimos años, en los diversos ámbitos de interacción con el gobierno.

Frente a este panorama, FAA destacó que, si bien se calculan ajustes en los rindes de la producción, esas cuentas son un promedio que no refleja la realidad de todos los productores. Porque cuando se analiza más detalladamente el impacto de esta situación, se confirma que afecta más fuertemente a los pequeños y medianos productores; muchos de ellos (tanto en Pampa Húmeda como en las producciones extrapampeanas) lo están perdiendo todo, sin tener quién los asista.

Federación Agraria Argentina, además, señaló que esta crisis forzará la salida del circuito productivo a más productores, así como también complicará la preparación de la nueva producción de trigo, tanto como las diversas labores culturales que deben llevarse adelante para producciones de las economías regionales.

Asimismo, indicó que la situación descripta, en el caso de productores ganaderos y tamberos, les impide realizar reservas de pasto (picado y rollos), o quienes pudieron hacerlo han tenido muy mala calidad de esos insumos, y esto afecta el modo en que podrán enfrentar el invierno, lo cual impacta directamente sobre la producción y rentabilidad de este tipo de producciones, que ya venían padeciendo, además, por el desfinanciamiento y los bajos precios que perciben por sus productos.

Al respecto, el presidente de la entidad, Carlos Achetoni, expresó que la situación causa una degradación productiva en cantidad y calidad, lo que provocará más complicaciones y se traducirá en menos producción, menos generación de alimentos, menos agregado de valor, menos empleo y menos ingreso de divisas al país”. Y agregó: “No podemos quedarnos callados mientras las autoridades se hacen las distraídas, porque se trata de un golpe muy fuerte a nivel económico, social y productivo, en una situación muy complicada de nuestro país. Y, como representantes de los productores, trazando un paralelismo, tenemos que decirles que no pueden seguir ordeñando la vaca y, sin darle de comer, pretender que produzca lo mismo que siempre, como si nada pasara”.

Publicidad