21 de marzo de 2021 14:01 PM
Imprimir

Campogrande del Acequión suma ya 11.000 hectáreas cultivadas

Son cerca de 10.000 hectáreas de olivos, 500 de granados y casi 500 de vides premium, ocupando espacios otrora desérticos en la geografía sarmientina al sur de San Juan.

Campogrande del Acequión encierra una historia similar a quienes doblegaron el desierto sanjuanino para transformarlo en un oasis, hace casi 5 siglos atrás. Así es que un grupo de empresarios provenientes del sector de servicios mineros, pensaron en diversificar sus actividades comerciales.


La historia de un borbollón de agua se remonta al año 2005 donde entre otros empresarios Ricardo Martínez, Josie Dumandzic y los hermanos Alberto y Osvaldo Sánchez Bustos buscaban zonas agrícolas para desarrollar de 100 a 200 hectáreas de olivos. 


Desde el INTA San Juan, aconsejaron zonas del oeste del departamento Sarmiento, entre otros el recordado ingeniero Omar Miranda, por las condiciones edafo climáticas del piedemonte alejado de posibles heladas y granizadas. 

Al sur de Media Agua Campogrande sumó 10.000 hectáreas nuevas a las 30.000 sarmientinas. Otros grupos inversores vecinos, nacionales e internacionales, como Olivum y Doña Carmen, invirtieron en 2.500 hectáreas más.

Allí descubrieron un borbollón de agua surgente, todo un acuífero y “por suerte, pensamos en grande”, suele decir el geólogo Ricardo Martínez. Así nació Campogrande que en dos años de trabajo, gestión e inversión continua en caminos y energía eléctrica, entre otros, conformó casi 55.000 hectáreas.


Desarrollaron su primera finca de 145 hectáreas e invitan a otros a invertir. Desde finales del 2005, las iniciativas y crecimiento han continuado en franca expansión, sumando hoy más de 20 fincas de grupos inversores de distintos puntos y orígenes en el país que han confiado en las bondades del otrora gran “desierto sanjuanino”.
Suplemento Verde de DIARIO DE CUYO es testigo casi desde el primer día de la gestación de este nuevo polo agroindustrial que hoy suma unas 10.000 hectáreas, fabricas, frigoríficos y también genera nuevos polos productivo de uno y otro lado del límite sur de San Juan, casi todos gestionados desde nuestra provincia y motorizando su economía.


La finca inicial, una plantación de 145 ha netas de olivar con variedades aceiteras, “Viñas Marsili SA”, sigue acumulando récords productivos desde implantación a fines del 2006; produciendo aceitunas y aceites de calidad desde 2010, llegando a exportar hoy a mercados diversos cientos de toneladas anuales de los mejores aceites vírgenes extra del país. 


Inversiones

Olivares del tipo intensivo y super-intensivo en densidad de plantación se han sumado, con la participación de grupos inversores nacionales, en general de la Pampa Húmeda, diversificando sus actividades en San Juan, apuntando a la calidad y rindes de nuestra olivicultura, especialmente en esta zona en los faldeos del Tontal Sur. Empresas como Olivares de Acequión SA, Fideicomiso Vail SA, Rolar SA, Olivaterra SA, Acequión SA, Celestemar SA, La Lucía SA, son nombres hoy familiares en la zona.


A mediados de 2008, se comenzaron a desarrollar pruebas y determinaciones asociadas a la posibilidad de plantación de granados para consumo en fresco, jugos, mostos y aplicaciones especiales de alta rentabilidad. La consultora internacional “TIKA Group”, vinculada al conocimiento y producción de granados, a través de relaciones comerciales y de gestión con centros de primer nivel mundial, especialmente Israel. En octubre de 2008, se implantó la primera finca de granadas de carácter industrial en Argentina, con el nombre “Granadas de los Andes”. Hoy varias empresas de Campogrande producen y exportan granadas a variados destinos mundiales. 


En la zona alta del proyecto, a más de 1.300 metros sobre el nivel del mar, en el 2008 comenzó el primer proyecto de vides de variedades premium como el Malbec, en la zona sur del Valle de Pedernal, por parte de la firma Callia -Salentein- con las primeras 90 hectáreas de vid. Hoy estos vinos ya han obtenido premios por su calidad y se producen vinos con denominación de origen “Valle Alto de Pedernal”. La firma Millan SA -Átomo- se sumó en 2012 con otro proyecto vitivinícola de altura y sus vides ya están en producción, con el nombre de “Fuego Blanco”. La firma Doña Luciana -Antonio Dumandzic- elabora varietales de calidad con la producción de sus fincas en la misma zona.



EN NÚMEROS

360 millones de dólares son aproximadamente los invertidos al sur de San Juan entre cultivos e infraestructura agroindustrial.

Ingresos internacionales de olivicultura y geografía visitaron Campogrande del Acequión para estudiar las modernas tecnologías agroindustriales y la planificación y desarrollo de un polo agroindustrial.

Agua entre el desierto y el pedemonte


El distrito de Campogrande del Acequión comprende más de 50.000 hectáreas localizadas al Oeste de la ruta nacional Nº 40, en el departamento Sarmiento. Las explotaciones comenzaron en el sector oriental del campo, al Este de las vías del ferrocarril y zona baja de un acuífero con recargas desde las zonas superiores del proyecto provenientes de la Sierra del Tontal, sector Sur, como también existen aportes subterráneos de la cuenca del Río Mendoza, aún no cuantificados, pero importantes en cantidad y calidad, con zonas de rellenos cuaternarios de gravas, arenas y arenas finas, en espesores de hasta 1000 metros, según los estudios de geoeléctrica y los pozos de agua realizados, tanto en exploración como de producción. 


El sector occidental del proyecto, ubicado al Oeste de las líneas del ferrocarril, fue estudiado y desarrollado por el grupo inversor a posteriori de iniciadas las plantaciones en el sector oriental.


Durante 2006-2007 se desarrollaron estudios de aguas subterráneas con geoeléctrica, se llevaron a cabo sondeos exploratorios y de pozos en producción, consiguiendo excelentes resultados tanto en calidad como caudales de los ensayos de bombeo. 

Hoy conforma uno de los pulmones productivos más importantes de Argentina en olivicultura intensiva y granados, por extensión y calidad, sin olvidar la producción de vides para vinos premiados en el mundo.

Se ha desarrollado un sistema logístico de caminos y líneas eléctricas de media tensión -33kW- de más de 95 kilómetros, lo cual ha permitido la comercialización de propiedades en la zona y ha posibilitado que desde 2007 al presente, comenzara el desarrollo de dos polos productivos; uno de olivos para variedades aceiteras y granados en la zona entre 650 msnm y 1000 msnm, y otro para vides de alta gama en altura -1300 a 1500 msnm-, destinadas a vinos premiums.


Turismo


El desarrollo de la logística citada, la disponibilidad de agua y excelentes suelos, abre este sector ca más de 20.000 variadas en oportunidades de inversión en olivos y vides, nogales, pistacho, cerezas entre otros cultivos en los sectores mas altos.


Cabe destacar la llegada más recientemente de modernas plantas industriales para la producción y mejora competitiva de olivares y granados, con plantas de molienda, clasificadoras y frigoríficos. 

El Gobierno de San Juan se hecho eco del importante desarrollo de este polo productivo y desde junio 2017, con la visita del actual gobernador Sergio Uñac, se responsabiliza del mantenimiento y se encuentra finalizado el proceso de transferencia al dominio provincial de todas las servidumbres de paso de todo el proyecto privado y de esta forma se esta por licitar la construcción del camino interno desde la Ruta Nacional 40 hasta la Ruta Nac 153 (Pedernal-Uspallata) en una nueva ruta provincial, que atraviesa todo el proyecto como corredor productivo. Esto, ayudará a desarrollar proyectos turísticos y logísticos para una excelente conexión de la Ruta Nac. 40, con el corredor andino y sus salidas a Paso Libertadores, e integración provincial en la región sur de la Provincia.


Este polo productivo genera unos 500 puesto de empleo permanente y suma unas 6 fábricas de aceite de oliva instaladas. Al 2021, esto sumado en total, da una inversión total desde 2005 a 2021 de mas de U$S 360 millones.

Inversiones agroindustriales


20 millones de U$S se invirtieron en red logística, su mantenimiento, desarrollo agrícola e instalaciones agroindustriales.


200 millones de U$S se invirtieron en desarrollo de cultivos. U$S 20 mil sale implantar 1 hectárea de olivo sin el terreno.


140 millones de U$S se han invertido en el mantenimiento de los cultivos en riego, electricidad, fertilización, entre otras labores.

Fuente: Diario de Cuyo

Publicidad